¿ERE “encubierto” en Babcock?: Llega la avisada tormenta

NP SLTA

2

Madrid, SP.- Ya avisamos que con la firma del I Convenio de empresa de Inaer no iban a llegar buenos tiempos en el Sector de los TT.AA, para algunos, sin embargo, desde el SLTA no podíamos imaginar que BABCOCK MCS, heredera de la extinta Inaer, iba a atreverse a aplicar una reducción salarial tan brutal como la que están viviendo en sus carnes un colectivo tan experimentado y formado como son los pilotos de incendios.

Esta semana, cualquier piloto que no tenga previsión de cumplir el 85% de su jornada máxima a final de año, como es el caso de la mayoría de los pilotos de incendios, ha podido recibir una carta en la que se le informa de que tiene que tomar una decisión vital en sus carreras profesionales, o bien se van al paro , pasando a formar parte del colectivo de trabajadores fijos discontinuos y se esperan a que la Dirección de Operaciones tenga a bien volverles a llamar, o bien aceptan una reducción salarial tan salvaje como inaudita. De ahora en adelante, cualquier piloto que trabaje en BABCOCK MCS y debido al carácter cíclico de su actividad no supere el 85% de su jornada máxima anual, pasará a cobrar 1.148 € brutos al mes en caso de ser comandante o 600€ al mes para los copilotos.

Esta notificación se ha hecho llegar a pilotos de altísima experiencia con décadas de servicio a sus espaldas en el servicio. Hemos sido informados de que estas cartas se han enviado incluso a trabajadores que, por haber estado de baja, no han cumplido con el mínimo establecido. Esta acción no puede ser vista de otra forma que como un intento por parte de BABCOCK MCS de adelgazar su plantilla de pilotos a coste cero.

El SLTA ya avisó de las consecuencias que podrían conllevar los párrafos ocultos de este Convenio. Es más grave aún si consideramos que esta reducción puede aplicarse a cualquier piloto que no alcance el 85% de su potencial, algo relativamente frecuente en este sector. Así que no deberíamos dudar de que en el momento en el que BABCOCK MCS considere que le sobran tripulantes en otro de sus servicios, como es el caso de la extinción de incendios en la actualidad, no le va a temblar el pulso en repetir esta propuesta.

La empresa se ampara en el Anexo IV del I Convenio de empresa para llevar a cabo esta acción. (Por cierto convenio que la propia empresa ha denunciado)Todo apunta a que esta decisión ha sido tomada en consenso con lo que queda del caducado “comité de empresa”, que la empresa sigue considerando un interlocutor válido para con los trabajadores. Saben muy bien que unas inminentes elecciones sindicales podría ponerles enfrente un comité de empresa mucho menos colaborador y por eso están dando rienda suelta, todavía que pueden, a numerosas políticas que no pretenden otra cosa, que precarizar aún más los derechos tanto laborales como económicos a sus trabajadores.

Tras uno de los veranos más negros que se recuerdan en España y con las cenizas calientes de los incendios que han arrasado los montes gallegos, BABCOCK MCS apuesta por desincentivar a sus pilotos encargados de extinguirlos. Parece, a priori, una decisión enormemente desafortunada.

Desde el SLTA hemos iniciado las acciones oportunas para frenar esta situación que, de continuar adelante, podría terminar con decenas de pilotos altamente cualificados en la calle.

2 Comentarios

  1. La incomprensible situación laboral de un piloto de incendios ¿Se merecen otra cosa?

    Un piloto de incendios, singularmente un comandante, es un noprofesional que:
    1.- Durante 2 años dedicó tiempo y dinero para conseguir su licencia de vuelo.
    2.- Durante otros 6-8 años dedicó trabajo sin ganar dinero para conseguir ser Comandante de vuelo (los copilotos trabajan y apenas ganan un salario que les permita mantenerse).
    3.-Para realizar su trabajo se desplaza fuera de su lugar de residencia, normalmente a una comunidad distinta, durante los 4-5 meses que trabajan cada campaña. No son profesionales, son trabajadores eventuales, temporeros.
    4.-Para realizar su trabajo permanece de guardia en un local que apenas cumple las condiciones mínimas de habitabilidad durante 12 horas al día, hasta 23 días al mes (pudiendo llegar legalmente llegar a los 46 días) de forma continuada sin diferenciar laborables de festivos.
    5.- Durante su guardia ha de estar listo para salir a volar en menos de 10 minutos desde que recibe el aviso de salida.
    6.-Durante su trabajo de extinción realiza vuelos al límite de las capacidades de su avión/helicóptero, afrontando riesgos cuyos índices de siniestralidad mortal es probablemente el más elevado del país, pues alcanzan el 0,75% de la plantilla anual (el equivalente a que falleciesen 350 trabajadores en España cada día del año, todos los días, laborables y festivos incluidos).
    7.- Finalizada su campaña ingresan en el paro (cada 3 años adquieren el derecho a un subsidio de 4 meses).
    8.- El salario percibido en la campaña supone menos de 1.800 €/mes anual (a fin de ahorrar durante el desplazamiento de campaña muchos de ellos duermen en su lugar de trabajo).
    9.- Cada año los pilotos deben revalidar su licencia para poder trabajar, para ello pasan un curso y pruebas de pericia.
    10.- Cada año los pilotos deben pasar un reconocimiento médico.
    11-La no superación de las pruebas anteriores les incapacita para poder trabajar (perderían su profesión).
    12.- Las necesidades de pilotos por parte de las Empresas durante la campaña de incendios apenas se cubre, pues no hay pilotos suficientes.
    13.- El que a pesar de tanta exigencia personal se mantengan estas condiciones laborables se debe a que los pilotos son incapaces de ponerse de acuerdo para reclamar mejoras laborales, no se sindican, van cada uno a lo suyo.

    • Muy buenas Seki; como compañero piloto, no puedo estar más de acuerdo contigo tras años en TODAS las situaciones que has mencionado. Aún así, en efecto, GRAN parte de la culpa está motivada en nosotros mismos en no ponernos de acuerdo en motivar una situación normalizada y madura sobre una mejora de condiciones para TODOS y eso como es obvio solo se conseguiría con un poquito de esfuerzo por nuestra parte, aunando fuerzas.

Deja un comentario