La notificación en la Seguridad Operacional (SMS)

Rosalía Rodríguez es Directora Gerente de Crew Total Training. Experta en CRM, Factores Humanos y SMS.

2

Madrid, SP.- Imaginen una película de ciencia ficción como “Minority Report”, donde el protagonista detiene al asesino antes de que este mate al poder visualizar los acontecimientos futuros. Por ahora esto es algo irreal y no tangible pero es un buen ejemplo para comprender y escribir sobre el Sistema de Notificación de Sucesos (SNS): detectar fallos que, de no ponerles freno, pueden derivar en un incidente o accidente donde todos seriamos parte activa en el caso de víctimas. Su regulación está reflejada en el reglamento (UE) 376/2014 y hace referencia a cualquier acontecimiento relacionado con la seguridad que ponga en peligro una aeronave o sus ocupantes o cualquier otra persona, incluidos, en particular, los accidentes o incidentes graves.

Rosalía Rodríguez

Como podéis ver, todos formamos parte activa del SNS. Es una herramienta necesaria y obligatoria en prácticamente todos los ámbitos aeronáuticos y me atrevería a decir en cualquier organización donde los fallos tengan un coste elevado y a su vez puedan ocasionar bajas humanas (hospitales, militares, etc.).

En nuestra profesión la seguridad operacional (SMS) es de obligado cumplimiento y su instauración está recogida en el Anexo 19 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Y aunque la notificación es un deber hay que puntualizar que este procedimiento no es una denuncia sino una medida de carácter eminentemente preventivo que contribuye a poner una barrera en un error. Y si no se le pone una solución a tiempo puede derivar en pérdida de vidas o graves perjuicios económicos muchas veces inasumibles por la organización.

Para que este sistema de notificación funcione, tiene que cumplir una serie de requisitos.

  • La notificación debe de ser totalmente confidencial. Sin datos personales.
  • No se castigará ni se tomarán otro tipo de medidas contra el notificante o las personas mencionadas.
  • Se tiene que asegurar que una vez solucionado el suceso. Se destruye la información.
  • Se revisará las notificaciones por un equipo experto y multidisciplinar.
  • Se creará una base de datos para poder analizar las carencias de la organización y así poder conseguir estándares de seguridad mayor.
  • Y, el más importante para mí: el equipo que conforme este, será personal en el que los trabajadores confíen con carisma (líderes). De esta forma conseguiremos una mayor y más fidedigna participación.

Podéis ver que todo son ventajas. La seguridad es algo que es responsabilidad de todos y cada uno de los participantes que comprenden una operación aérea en esa pirámide donde quien preside la cúspide es la propia administración reguladora, la que dictamina la norma a seguir, pasando por la gerencia de la compañía, mecánicos, instrucción y, por último y más importante, los pilotos. Importantes porque son los que en último término deciden si las circunstancias climatológicas, mecánicas o de normativa son idóneas para emprender el vuelo.

Está claro que siempre que se produce un accidente se buscan culpables y los pilotos, en un elevado número de ocasiones, tienen muchas papeletas para ser el blanco de la responsabilidad. No olvidemos que sobre el papel son los máximos responsables del personal que lo ocupa y de los equipos de emergencia que lo componen. Es por ello que cuando desgraciadamente se produce un accidente la cadena de culpabilidad muchas veces les señala.

Por todo ello, el SMS es una eficaz herramienta para la toma decisiones correctas, y para poder dejar por escrito la causa por la que se aborta una operación y poder tener una defensa ante futuras responsabilidades.

He dejado para el final la acuciante necesidad de implementar la obligatoriedad de un sistema de notificación de sucesos (SNS) a las brigadas helitransportadas ya que su labor sería mucho más segura y serviría como un termómetro valioso con el que medir cómo se encuentra la seguridad en su organización.

TODOS SUMAMOS. ¡NOTIFICA!

2 Comentarios

  1. Interesante y apropiado artículo, pero sólo una puntualiza uno:
    Mientras estuve como jefe de la Vocalia Técnica (actual Departamento Técnico) de SEPLA realizamos junto con AESA, COPAC, SNS y empresas del sector, multitud de presentaciones en distintos puntos de la geografía española para explicar en qué consistía el SNS y el Sistema de Reportes de SEPLA (SRS) con el fin de concienciar a la mayor cantidad de pilotos de los beneficios de dichos sistemas.
    Muchas de las presentaciones las jornadas las hicimos en bases de helicópteros, con el fin de que también ellos notificasen sucesos, y de hecho el ejemplo que siempre usábamos era como, en base a sus notificaciones, conseguimos que los helicópteros de la UME luciesen colores de alta visibilidad, ya que al principio de sus operación de extinción de incendies lucían los habituales colores de camuflaje de FAMET.

    Confío en que esos cursillos o charlas tuviesen el efecto deseado por todos. Desde luego que la Seguridad Aérea siempre fue nuestra prioridad, en TODOS los trabajos aéreos, no sólo en el transporte aéreo comercial.

    Un saludo.
    Ariel Shocrón

  2. Corrijo el texto publicado, pues he visto que había varios errores, cosas de escribir desde el móvil, supongo..:

    Interesante y apropiado artículo, sólo una puntualización:
    Mientras estuve como jefe de la Vocalia Técnica (actual Departamento Técnico) de SEPLA realizamos junto con AESA, COPAC, SNS y empresas del sector, multitud de presentaciones en distintos puntos de la geografía española para explicar en qué consistía el SNS y el Sistema de Reportes de SEPLA (SRS) con el fin de concienciar a la mayor cantidad de pilotos de los beneficios de dichos sistemas.
    Muchas de las jornadas las hicimos en bases de helicópteros, con el fin de que también ellos notificasen sucesos y, de hecho, el ejemplo que siempre usábamos era como, en base a sus notificaciones, conseguimos que los helicópteros de la UME luciesen colores de alta visibilidad, ya que al principio de sus operación de extinción de incendios lucían los habituales colores de camuflaje de FAMET.

    Confío en que esos cursillos o charlas tuviesen el efecto deseado por todos.

    Como es lógico, la Seguridad Aérea siempre fue nuestra prioridad, en TODOS los trabajos aéreos, no sólo en el transporte aéreo comercial.

    Un saludo.
    Ariel Shocrón

Deja un comentario