Marcha atrás de EEUU para las llamadas a bordo de aviones

Europa Press

0

Washington, USA.- La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) ha retirado una propuesta del año 2013 que, aunque no llegó a aprobarse, permitía el uso de teléfonos móviles para realizar llamadas durante los vuelos de media distancia, según ha informado el diario estadounidense ‘The Washington Post’.

Las llamadas de teléfono en los aviones, en realidad, nunca han estado permitidas. El uso de la red de datos desde cualquier dispositivo electrónico podría interferir con las comunicaciones de radio de la cabina, por lo que es necesario emplearlos en ‘modo avión’, es decir, desconectados de la red. Algunas aerolíneas han intentado solventar esta carencia añadiendo WiFi en sus modelos más recientes de aviones, aunque el servicio aún no está lo suficientemente extendido y su funcionamiento suele ser lento.

En 2013, durante el Gobierno de Barack Obama, parecía que la regulación podría dar un vuelco. Tom Wheeler, el por aquel entonces presidente del principal regulador de las telecomunicaciones en Estados Unidos, la FCC, aprobó una iniciativa que permitiría las llamadas en vuelos nacionales de media distancia, alegando que “las tecnologías modernas pueden proporcionar servicios de móvil en el aire de forma segura”, según recoge el informe de la comisión.

No obstante, la llegada de Trump a la Casa Blanca ha significado la marcha atrás en este aspecto. Ajit Pai, el nuevo presidente de la FCC, aprobó el lunes una nueva iniciativa en la que paraliza la aplicación del proyecto de su predecesor, que considera que estaba “mal concebido”.

A pesar de el conflicto entre republicanos y demócratas, las llamadas en los aviones nunca llegaron a estar permitidas debido a que la propuesta de Wheeler no llegó a aplicarse y a que la decisión habría recaído en las aerolíneas, contrarias a la idea por las molestias que podría causar en los viajeros.

En su escrito del lunes en la FCC, Pai ha manifestado precisamente su decisión de “apoyar a los pilotos de las aerolíneas, los auxiliares de vuelo y los viajeros” en contra de la iniciativa de su predecesor. “Descartar este proyecto permanentemente será una victoria para los ciudadanos que, como yo, valoran un momento de tranquilidad a 10.000 metros de altura”, ha defendido.

Deja un comentario