¡No somos el “Cártel del Fuego”!

Putaendo Uno/Juan José García Buergo (Piloto)

0

Volamos en aviones con las cabinas blindadas porque nos disparan desde el suelo para evitar que apaguemos los fuegos…”.-

Cauquenes, CL.- (Putaendouno.cl/Juan José García Buergo -Piloto-) No, si aún vamos a tener la culpa de los incendios en Chile, nosotros…
Ayer noche, llego a casa de unos amigos en Cauquenes, y entre chanzas y risas me reciben al grito de “corrupto, español culeao…”, y es que estaban emitiendo un reportaje en el canal Mega de la televisión chilena en el que asimilaban a toda la profesión a los casos de corrupción que hay en España por parte de las empresas de extinción de incendios forestales.
Específicamente Avialsa, Faasa y Martínez Ridao. Hacían un histórico de las denuncias y casos de corrupción económico- política de estas empresas y dejaban caer que aquí en Chile, las empresas filiales de aquellas que están trabajando con las grandes forestales, la CONAF y Onemi, eran básicamente lo mismo.
Yo, que escribo esto, y absolutamente todos mis compañeros, en los últimos 20 años en España, y aquí, hemos trabajado en la extinción de incendios forestales en todas esas empresas mencionadas.
Hemos volado todo lo necesario e incluso más en todas las ocasiones, con oficio y profesionalidad, nos hemos dejado a un montón de amigos y compañeros por el camino y hemos ganado honradamente nuestro salario.
También es verdad que cada vez ha habido mayores y mejores contratos por parte de las empresas, y que nosotros lo único que hemos tenido es más meses de trabajo para ganar lo que ganábamos hace 20 años.
A esto en España le llaman “oportunidades de negocio”, aquí en Chile le llaman “pitutitos”, y en todo el mundo a lo que pasa en muchas empresas en sus relaciones con los poderes políticos y económicos, se le llama sinvergüencería.

Todo esto de la televisión y la caza de brujas que se está organizando en Chile, después de unos incendios que han arrasado 600.000 ha, no es más que una cortina de humo para tapar lo que realmente pasa.
¿Qué pasa?

Pues es muy fácil de explicar: aquí unas mega empresas forestales, con la aquiescencia de todos los gobiernos desde Pinochet, se han dedicado a la industria forestal con unos usos descontrolados, unos modos que parecen copiados del nazismo y un desprecio por la población indígena y sus territorios que ha derivado en un odio y afán de revancha.
Aquí lo que tienen es un problema de terrorismo forestal. Todos estos incendios, y los que sufren las forestales al sur del río Bio Bio, en los últimos 8 años, son producto de lo mismo.
Este año, se han esmerado. Han subido al norte del Bio Bio, y sistemáticamente han quemado, en 21 días, casi todos los predios buenos de las forestales y de los grandes propietarios de plantaciones de pino y eucalipto, llevándose por delante las casas y asentamientos de la gente del campo y amenazando vidas y haciendas de todos los habitantes de tres regiones de Chile, la Sexta, Séptima y Octava.

¿Y nosotros los pilotos de incendios?
Pues nosotros, volamos todo el día, incluso algunas veces más de lo permitido y oportuno. Volamos en aviones con las cabinas blindadas porque nos disparan desde el suelo para evitar que apaguemos los fuegos. Tenemos zonas vetadas al sobrevuelo porque atentan contra nosotros y nuestros aviones; nos tiene que proteger los aeródromos el Ejército; tenemos zonas en las que ya está prohibido el combate aéreo y terrestre de los incendios; la DGAC nos amplía a casi el doble la actividad máxima de vuelo al mes por piloto y cobramos por mes, que ni las horas de vuelo extras nos pagan.
Y la culpa de todo esto, ahora resulta que va a ser nuestra?

¿Por qué no hay empresas chilenas que hagan el trabajo? ¿Por qué no hay pilotos chilenos que hagan el trabajo? ¿Por qué la CONAF tiene muy pocos aviones y ni siquiera encuentra pilotos chilenos que los vuelen?

No, señores, la culpa no es nuestra.

 

Dejar respuesta