Pilotos españoles: Un deprimente estado anímico-profesional generalizado

0

PasadoGuadalajara, SP, 24 de enero de 2013.- La consultora IPSOS Loyalty, junto con el COPAC, que lo ha encargado, presentaba ayer el resultado del estudio sobre la percepción de los pilotos de su entorno profesional y laboral el pasado año 2012. Sobre una muestra de 649 profesionales, y realizada en noviembre de 2012, los resultados esclarecen, en buena medida, cúal es el ambiente laboral y profesional que perciben en las cabinas de los aviones españoles, o pilotados por españoles. En el estudio se valoran las compañías en las que trabajan, las instituciones y organizaciones aeronáuticas y la situación del sector.

Valoración de la compañía
En la valoración positiva que hacen, sobre 10, sólo hay dos resultados que aprueban para estos profesionales, compuestos mayoritariamente por pilotos de aviación comercial: La dirección de mantenimiento de las compañías (6,4) y la Dirección de Instrucción (5,9). Esta última valoración ha bajado respecto al "Aerobarómetro 2011", que no había sido presentado. Suspende tanto la Dirección de calidad y seguridad, como la de Operaciones y la menos valorada es la Alta Dirección.
Pero se valora tambien la percepción en los Trabajos Aéreos de estos distintos aspectos. En su valoración por ejemplo de esta Alta Dirección suspenden en este aspecto, como en tantos otros.
Adjuntamos el estudio completo, en el que se pueden apreciar todos los detalles valorados por los pilotos españoles.

Algo muy significativo, por ejemplo, es el caso concreto de la mayor compañía operadora de helicópteros INAER que no sólo sale trasquilada con el estudio, sino que se evidencia que sus pilotos tienen una nefasta percepción de la misma. Por ejemplo, la valoración casi se ha reducido a la mitad con un 2,8 sobre la Dirección de Operaciones.

Los pilotos no sienten la presión a la hora de cargar el combustible "más seguro" para la operación (7,7), pero por otro lado 6,2 creen que existe en la compañía una lista que fiscaliza esas cargas de combustible, en opinión del decano de COPAC, sin saber muy bien con qué finalidad. Pero suspende la percepción con respecto a los tiempos de programación de escalas, límites máximos de actividad o la atención que se presta a la prevención de la fatiga. En este último caso con un 2,9 de valoración muy significativo.

La Dirección de Calidad y Seguridad suspende por ejemplo en las tres principales compañías aéreas españolas, Iberia, Air Europa y Air Nostrum, pero existe un descenso desde la percepción en positivo del año 2011, respecto al negativo del 2012, muy significativo en Air Europa que se sitúa con un 4,3, aunque por encima claramente del 3 de Iberia. En Trabajos Aéreos en general casi tiene esta dirección el aprobado con un 4,9, pero si nos fijamos otra vez en INAER especificamente disminuye hasta el 3,6.

Afortunadamente la Dirección de Mantenimiento tanto en la aviación comercial como en Trabajos Aéreos aprueban, de nuevo con la excepción de INAER.

Valoración de las instituciones/organizaciones

La menos valorada curiosamente es la DGAC, que no supera el 3. Pero AENA, CIAIAC y AESA no superan el 3,3. Desde 2011 practicamente la percepción ha permanecido invariable, tanto entre los pilotos de aviación ejecutiva, como de trabajos aéreos o de línea aérea. Esto no varía en su negatividad.
Por líneas aéreas la peor percepción que tienen los pilotos de AESA, es entre los de Iberia.
Pero si nos vamos a Trabajos Aéreos, no deja de resultar una vez más significativo, que en INAER sólo obtiene una valoración de 3,4, en helicópteros un 3 y en Trabajos Aéreos 3,1. Es decir los pilotos de este sector específico, el de más alta siniestralidad, no se sienten protegidos por la Agencia que debería velar por la seguridad de la operación en absoluto.
Perciben, como es lógico, que la ausencia de pilotos en AESA, es algo que más de 9 de cada diez pilotos españoles consideran necesario. Quizás por ser los sujetos "pacientes" de la gestión de AESA. Pero que 6,5 de cada pilotos indiquen que la Agencia Estatal de Seguridad no preserva la seguridad del transporte aéreo, no protege los derechos de los pasajeros y la sociedad, no promueve la cultura de la seguridad, no presta un servicio eficaz, eficiente y de calidad (1,7), o no supervisa de manera adecuada las operaciones de vuelo(1,7), así como que no atiende y gestiona adecuadamente y sin demora los trámites (1,2), resulta preocupantemente significativo. Vamos como para tomar nota, y aportar soluciones.

La DGAC, la que regula, no pasa del 2,8 en su valoración general. Ni entre los pilotos de líneas aéreas, ejecutiva o trabajos aéreos. La crítica perceptiva se centra en la ineficacia y lentitud en el cumplimiento de sus funciones.

AENA, el proveedor de servicios, no pasaría del 3,3. Entre los pilotos de Air Europa, no pasa del 1,9. Aquí logicamente, parece que los pilotos de Trabajos Aéreos se ven menos afectados, dado que su valoración mejora entre este colectivo hasta un 4, si exceptuamos la percepción de un 2,5 en Instrucción. El resumen que se hace es que se sigue percibiendo como poco comprometida con la sostenibilidad del sector, mala gestora y poco eficaz a la hora de controlar la security de las tripulaciones.

Y llegamos a la CIAIAC, la que de su trabajo depende evitar nuevos accidentes en la aviación española. Su labor no supera el 3, entre los pilotos de líneas aéreas. Curiosamente aumenta algo, hasta el 3,8 entre los de Trabajos Aéreos. Si nos viene a la cabeza los recientes accidentes de helicóperos, donde baja hasta 3,5, o en el caso de INAER, donde sigue bajando hasta 3,3 estaríamos siempre en el entorno del deficiente o muy deficiente. Pero si profundizamos en la siguiente cuestión tenemos un resumen negro sobre más negro de lo que perciben de la gestión de su trabajo los pilotos. No consideran que dedica suficientes esfuerzos a investigar los accidentes, ni elabora sus informes en un plazo razonable-por no decir legal-, no es totalmente independiente (1,7), y algo más que significativo, como es la discriminación al no dedicar los mismos insuficientes esfuerzos, si se trata de investigar accidentes o incidentes de trabajos aéreos o de pasajeros. De vergüenza ajena si esta percepción se ajusta a la realidad de este cuestionadísimo organismo.

Muy interesante es la desconfianza en reportar incidentes por los distintos sistemas. 8 de cada diez pilotos desconfían de hacerlo a la propia AESA, que sería el canal lógico si tuviera cierta independencia o asepsia. El doble prefieren hacerlo por el sistema de su propia compañía, y la mayoría 76 a través de COPAC o 62 SEPLA. La confianza hacia las instituciones no existe. El porqué se contesta en la siguiente pregunta. La mayoría piensa que su compañía tomaría represalias, que los jueces ante un despido por reportar temas de seguridad no cobijarían esa decisión profesional, y casi 9 de cada diez perciben que AESA no respalda a los pilotos españoles.

Los pilotos que trabajan en el extranjero valoran mucho mejor a las autoridades aeronáuticas de esos países en los que trabajan.

Situación del sector
Con todos estos mimbres logicamente la percepción que tienen en este momento del sector no podría ser muy halagüeña. Casi la mitad de los pilotos 49 de 100, buscan trabajo en el extranjero. El 43% creen que se está dando un deterioro profesional, y es esta su consideración como principal problema del sector aéreo en España.


Deja un comentario