El bloqueo de Trump merma la operatividad de Salvamento Marítimo

La inoperatividad radar de búsqueda de Sasemar hace temer que no se estén detectando pateras

0

Madrid, SP.- Un problema burocrático respecto a la reposición y reparación de los radares de búsqueda instalados a bordo de los aviones de SASEMAR, que se encuentran desde hace 6 meses inoperativos, están afectando directamente la eficacia en la localización de las pateras en la zona caliente del Estrecho de Gibraltar, Mar de Alborán, etc… y explicaría el incremento de los fallecidos que están apareciendo en el mar en la zona. El bloqueo de la Administración Trump a estos indispensables elementos derivado de que la Normativa EEUU impide suministrar una vez reparados estos equipos a Airbus DS, dado que el fabricante europeo mantiene relaciones comerciales con países “no autorizados” explicaría la preocupante situación. La burocracia, una vez más, está suponiendo la pérdida de vidas humanas.

La flota actual de ala fija de Salvamento Marítimo (SASEMAR) es de tres unidades CN235-300 con capacidad completa para búsqueda y rescate (SAR) y lucha contra la contaminación (LCC). Sasemar 101 con base Valencia y área de acción para la costa Mediterránea, Cadiz y Huelva. Sasemar 102 con base Santiago de Compostela y área de acción costa Cantábrica. Sasemar 103 con base Gran Canaria y área de acción zona SAR Canaria.

Desde 2014 las horas de vuelo se dedican, cada vez más, a vuelos SAR en detrimento de vuelos LCC debido al incremento en el número de pateras en Alborán, Estrecho de Gibraltar y zona de Canarias. A día de hoy el avión está prácticamente dedicado al rescate de personas migrantes en situación de riesgo en el mar.

La principal herramienta en misiones SAR es el Radar de Búsqueda modelo TELEPHONICS OCEANEYE APS-143C(V)3 de fabricación norteamericana. Adicionalmente la cámara térmica FLIR permite la búsqueda en operaciones nocturnas, ya que suma la capacidad de discriminación de objetivos. 

Este radar de búsqueda permite detectar una patera de 6 metros a más de 20 millas de distancia (30 si el mar está en condiciones óptimas) mientras que el alcance visual no va más allá de las 2 millas. Esto se traduce en que, en términos cuantitativos, las probabilidades de detección se multiplican por 10 en el caso de disponer de este equipo.

Los tres aviones llevan operando desde verano de 2007. A partir de verano de 2017 el transmisor/receptor (T/R) de los tres aviones han empezado a dar fallos intermitentes cada vez más constantes. La situación actual es que sólo está operativo el radar de búsqueda del Sasemar 103, basado en Canarias. Tanto el Sasemar 101 como el Sasemar 102 llevan más 6 meses sin Radar de Búsqueda operativo (a excepción de un periodo de 1 mes en el que se consiguió un equipo que falló a las semanas de ser instalado). 

Debido a la situación de emergencia que se vive en el Mar de Alborán y el Estrecho, Sasemar ha decidido desplazar a los dos aviones, 101 y 102, a Málaga durante todo el Verano con la particularidad de que no funciona el radar de búsqueda de ninguna de las dos aeronaves.

Esta situación está suponiendo un déficit dramático en el número de pateras localizadas lo que podría estar relacionado con el incremento en el número de fallecidos/desaparecidos de los últimos meses (144 según Sasemar durante el tiempo que hemos estado sin radar de búsqueda). La localización temprana es vital en casos de embarcaciones tan precarias.

Adicionalmente está suponiendo que cada búsqueda-debido a la carencia de Radar de Búsqueda- se alargue hasta el límite de la autonomía de la aeronave (7 horas) con el incremento en el costo para las arcas del Estado que eso supone (unas 4000€/hora de vuelo), y en fatiga del personal de vuelo que, recordemos, opera H24 de forma ininterrumpida durante 15 días. El galimatías sin resolución hoy se está librando entre el operador Babcock, AESA y Salvamento Marítimo. Una presión añadida a estas tripulaciones que trabajan sin descanso en estas misiones vitales.

La justificación, lógica de Babcock es que el mantenimiento de los equipos los lleva Airbus DS, y que el radar ya está reparado y bloqueado en una aduana de los EEUU por una normativa que les impide vender/entregar material militar a empresas que tengan negocios con países no autorizados, como es el caso de Airbus DS. 

Al final de todo, un problema burocrático está causando pérdidas de vidas humanas en el mar. Pero precisamente para solucionar estos problemas es para lo que el contribuyente paga a la Administración, en este caso SASEMAR, Ministerio de Fomento, Ministerio de Asuntos Exteriores…

Deja un comentario