Informe Final accidente Antonov 74TK-100 de Cavok Air

AM para Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Un avión de carga Antonov 74TK-100, operado por Cavok Air, sufrió daños irreparables al salirse de la pista en el Aeropuerto de la Isla de Santo Tomé (TMS), Santo Tomé y Príncipe.

El avión llegó el 28 de julio de 2017 a las 02:25 en un vuelo de carga desde Stavanger (Noruega), a través de Luxemburgo y Ghardaia (Argelia). A la mañana siguiente, la aeronave estaba preparada para un vuelo en posición a Accra, Ghana.
La Torre de Santo Tomé inicialmente autorizó al vuelo 7087 de Cavok Air para rodar hacia la pista 11, la que correspondiente según las condiciones de viento. Sin embargo, la tripulación solicitó la pista 29 para la salida. Esta solicitud fue aprobada por el controlador y la aeronave fue autorizada nuevamente a rodar a la pista 29 para la salida. La Torre de Santo Tomé no proporcionó a la tripulación de vuelo la información sobre la posible presencia de aves en el aeropuerto, en particular, en la pista.

A las 09:05, el avión comenzó el despegue. El primer oficial estaba a los mandos (PF), mientras que el comandante monitoreaba la operación (PNF). Los parámetros de los motores y sistemas se reportaron normales.

En la primera mitad de la carrera de despegue, el capitán observó cinco o seis águilas que se levantaban del suelo y volaban peligrosamente cerca del avión. Se solicitó al ingeniero de vuelo que verificara si las luces estaban encendidas y que comprobara los parámetros de motor. La  aeronave aceleraba hasta una velocidad de 180 km / h. En ese momento la tripulación notó una bandada de águilas por delante. El capitán tomó el control de la aeronave y decidió, después de evaluar la situación en 4 segundos, que la mejor opción para la tripulación era abortar el despegue.

En ese momento, la tripulación escuchó un estallido, y sugirieron que podría ser un golpe de pájaro. A esto le siguieron alertas auditivas y visuales, como “Falla del motor izquierdo”, “Vibración peligrosa” y “El despegue está prohibido” y el comandante inmediatamente inició un aborto de despegue e instruyó al ingeniero de vuelo para que desplegara las las reversas. La cancelación de la maniobra se inició unos 5 segundos después de avistar a las aves, a una velocidad de 220 km / h. Según el capitán, su decisión se debió a la posibilidad de perder varios motores debido al impacto de las aves si continuaba el despegue.

El comandante dijo que presionó los pedales del freno por completo inmediatamente después de iniciar la cancelación de la maniobra de despegue, posteriormente evaluó la acción de frenado como no efectiva y usó el frenado de emergencia a una velocidad de unos 130 km / h. Al darse cuenta de que la aeronave no se detendría dentro de la longitud de pista restante junto con la presencia de un barranco al final, el comandante viró intencionadamente hacia la derecha para ampliar la distancia de parada de la pista y también evitar el barranco. El avión se salió de la pista a una velocidad de aproximadamente 76 km / h. Cuando la velocidad de la aeronave decayó a 60 km / h y justo antes de que la aeronave saliera de la pista, el comandante ordenó al ingeniero de vuelo que cerrara la llave de emergencia de combustible. El avión recorrió una distancia de aproximadamente 95 m desde el punto de salida antes de sumergirse en el barranco. En el proceso, el fuselaje delantero se separó del mamparo ubicado inmediatamente después de la sección de la cabina.

El avión sufrió daños irreparables, pero solo uno de los seis miembros de la tripulación sufrió heridas leves.

Una investigación mostró fragmentos de plumas de aves en los motores, pertenecientes al Common Honey Buzzard.

Para más información, consultar informe oficial: https://reports.aviation-safety.net/2017/20170729-0_AN74_UR-CKC.pdf

 

 

 

 

Deja un comentario