10.6 C
Madrid
marzo, domingo 7, 2021

Estudio de Allianz GCS: El 70% accidentes mortales debido al error humano, y la fatiga el mayor factor contribuyente

Nuestros monogáficos

- Publicidad -

Madrid, SP, 4 de diciembre de 2014.- ¿Qué es más “barato”, invertir en seguridad en una compañía aérea, o hacerlo en asegurar mediante una póliza la operación?. Desde el punto de vista humano, ni que decir tiene. Pero para tener una respuesta clara a la segunda cuestión, y para despejar dudas o tentaciones de cualquier tipo sobre el destino de la inversión, un Estudio de Allianz Global Corporate & Specialty, GCS, lo tiene claro, han de estudiarse tanto los factores de seguridad, como las principales causas de las pérdidas, las diferencias regionales, el cada vez más incidente binomio hombre-máquina, y los retos del futuro, y otros aspectos como los accidentes por fase de vuelo, daños causados por objetos extraños, rampas y el futuro de la gestión del tráfico y la seguridad. Es decir, de forma “encadenada”. El Estudio realizado por la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, independiente, tiene por objeto buscar soluciones a problemas reales en colaboración con la industria aeroespacial. Acceda al Estudio completo PINCHANDO AQUI y un Resumen Ejecutivo del Informe adjunto a este artículo.

Allianz GCS presenta un estudio sobre la seguridad en aviación

El cielo es más seguro, pero el nuevo entorno de riesgos y el aumento de los costes de las reclamaciones son todo un reto para la industria de la aviación

  • Las pérdidas de la aviación de este año contradicen la ya larga tendencia de menos de dos víctimas mortales por cada 100 millones de pasajeros en vuelos comerciales.
  • La complejidad cada vez mayor del diseño de los aviones influye en los costes. Los nuevos materiales, los daños a equipos de tierra y el riesgo de inmovilización son factores adicionales de exposición al riesgo mientras que el coste de las reclamaciones de aviación va en aumento.
  • El aumento de los valores de las flotas y el incremento de pasajeros propulsará el valor de la exposición al riesgo más allá de la barrera del billón de dólares en un futuro próximo.
  • Norteamérica y Europa encabezan la mejoría de la seguridad, mientras que África se queda a la zaga.
  • Los ciberataques son percibidos como riesgos crecientes debido a la confianza en los sistemas interconectados.

Madrid – 4 de diciembre de 2014 – Las catástrofes sucedidas en el sector de la aviación este año contradicen la mejoría a largo plazo de la seguridad en el sector con menos de dos víctimas mortales por cada 100 millones de pasajeros en vuelos comerciales, según un nuevo informe de la aseguradora Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), que presta su servicio al sector de la aviación. Comparativamente, durante una de las primeras décadas de la era de los reactores (1962-1971) se registraron 133 víctimas mortales por cada 100 millones de pasajeros.

Sin embargo, los exitosos resultados de la gestión de la seguridad en el sector de la aviación seguirán poniéndose a prueba en el futuro por una serie de nuevos casos de riesgo posibles, como son el aumento de la probabilidad de que se produzcan ciberataques, o una mayor dependencia de la automatización y el crecimiento anticipado de drones de uso comercial, según el estudio de AGCS sobre seguridad en aviación internacional. Dicho informe ha sido publicado en colaboración con la Embry-Riddle Aeronautical University e ilustra mediante gráficos la mejora del historial de seguridad del sector de la aviación desde los albores de la era de los aviones de reacción en 1952.

Factores de seguridad

El estudio demuestra que durante los últimos 60 años, el cielo se ha vuelto mucho más seguro. Hoy en día, se calcula que existen más probabilidades de morir alcanzado por un rayo (1 entre 10,5 millones) que de fallecer en un accidente de avión en Estados Unidos y Europa (1 posibilidad entre 29 millones). Y eso que el sector crece sin cesar: se estima que este año volarán 3.300 millones de pasajeros, nada que ver con los 106 millones que volaron en 1960.

“La seguridad aérea ha mejorado sustancialmente, favorecida por la tecnología, los sistemas de navegación, el perfeccionamiento de los motores y las nuevas tecnologías de diseño, como los criterios de diseño a prueba de fallos y el control del pilotaje por mandos electrónicos (fly-by-wire)”, explica David Garrido, Head of Aviation Underwriting Spain & Portugal en AGCS. Al mismo tiempo, la calidad de la formación de la tripulación y la gestión de la seguridad han mejorado notablemente. “Las últimas innovaciones, entre las que cabe destacar los sistemas de comunicación mediante mensajes digitales —que permiten a los pilotos y controladores enviarse mensajes de texto entre sí— están reforzando todavía más la seguridad de la aviación”.

Principales causas de pérdidas

A pesar de haber mejorado tanto la seguridad, el coste de las reclamaciones que recibe la aviación va en aumento, debido al uso generalizado de nuevos materiales en el diseño de las aeronaves, así como por la normativa cada vez más exigente y el incremento de los litigios por responsabilidad. “Hoy se producen menos catástrofes o daños en cascos que antes en términos generales, pero surgen nuevos tipos de riesgos y pérdidas, tales como las reparaciones de materiales compuestos, los daños en equipos de tierra o el riesgo de inmovilización, que se suman a los demás factores de exposición al riesgo”, explica Henning Haagen, director general de aviación para EMEA y Asia-Pacífico en AGCS. Cabe esperar que el aumento del volumen de las flotas y del número de pasajeros traiga consigo a su vez un aumento del valor de la exposición al riesgo superando la barrera del trillón de dólares de aquí a 2020, quizá incluso antes.

De acuerdo con un análisis de reclamaciones cuantiosas cuyos importes ascendían a más de 1,36 millones de dólares (1 millón de euros) la conclusión es, como cabría esperar, que los accidentes de avión son la principal causa de pérdidas en cuanto al número de reclamaciones generadas (23%) y su valor subsiguiente (37%). Sin embargo, casi el mismo número de reclamaciones en el sector de la aviación (18%) se refiere a la asistencia en tierra y el 16% a fallos mecánicos.

Diferencias regionales en materia de seguridad

Mientras que Norteamérica y Europa registran los mejores récords de seguridad, África registra los peores. En 2012, el 88% de todas las muertes en accidentes de aviación del mundo se produjo en África (45%) y Asia (43%). África utiliza actualmente el mayor porcentaje de aeronaves de segunda generación (más del 50% de toda la flota analizada). La renovación de la flota de las compañías aéreas con aviones actuales es una de las iniciativas por la seguridad que han rebajado la tasa mundial de accidentes. En algunos lugares de África, los niveles de seguridad y formación son comparables a los hace 50 años en Estados Unidos o Europa.

Hombre / máquina

En las operaciones de aviación comercial, se calcula que el 70% de los accidentes mortales se debe a un error humano, y de ellos, el cansancio del piloto es el más frecuente. Iniciativas, tales como la gestión de recursos de la tripulación y las cabinas automatizadas, han mejorado la seguridad, pero la automatización puede ser un arma de doble filo. Algunos incidentes han planteado la cuestión de si los pilotos confían demasiado en la automatización de la cabina. “Se debería hacer más hincapié en la formación continua con pilotos que vuelan con y sin automatización. Una destreza aeronáutica básica sigue siendo fundamental para pilotar cualquier aeronave con seguridad y muy especialmente si, por cualquier motivo, no se dispone de la automatización”, declara Sébastien Saillard, director de reclamaciones de aviación, AGCS.

El aumento de la seguridad hace que muchas personas que trabajan en el sector de la aviación no se hayan visto involucradas en un accidente grave. Esta falta de experiencia es uno de los mayores problemas en lo que respecta a la preparación para enfrentarse a emergencias.

Los retos del futuro

Está apareciendo una serie de nuevos casos posibles de pérdidas. Por ejemplo, la probabilidad cada vez mayor de ciberataques, el esperado aumento de los drones (vehículos aéreos no tripulados o UAV) de uso comercial, la reducción prevista en un futuro de mano de obra cualificada, como son los pilotos, y las previsiones de aumento de las turbulencias que genera el cambio climático. Concretamente, hay una preocupación cada vez mayor por los ciberataques. “Los aviones de nueva generación están muy expuestos al cibercrimen debido al uso generalizado de redes de datos, sistemas informáticos incorporados y sistemas de navegación. Las violaciones de datos y los ciberataques son percibidos como riesgos crecientes”, explica Ludovic Arnoux, director general de consultoría sobre riesgos en la aviación de AGCS.

Otros aspectos destacados del estudio sobre seguridad en aviación internacional de AGCS son:

  • Accidentes por fase de vuelo: El análisis realizado durante 10 años (2003-2012) demuestra que la mayoría de los accidentes se produce durante el descenso y el aterrizaje (57%), seguidos de la fase de ascenso del vuelo (24%). Sólo el 9% se produce durante la fase de crucero. El análisis demuestra además que no puede hablarse de que dentro de un avión haya un asiento más seguro que otro, puesto que no hay dos accidentes comparables.
  • Los daños causados por objetos extraños siguen planteando un problema para el sector de la aviación, siendo éste el quinto generador de reclamaciones en lo que a número se refiere. Los impactos de aves son una causa considerable de pérdidas en este ámbito, en el que se presentan también reclamaciones por incidentes con otros animales, como cebras y vacas.
  • Los accidentes asociados con las rampas aeroportuarias pueden llegar a costarle a la industria de la aviación 10.000 millones dólares al año. Una comunicación deficiente es la causa principal de la mayoría de los incidentes. En el contacto entre aeronaves y equipos de servicio de tierra radica más del 80% de los incidentes.
  • El futuro de la gestión del tráfico y la seguridad: La trágica pérdida del MH370 pone de manifiesto los retos que presenta la gestión del tráfico aéreo para realizar el seguimiento de más de 30 millones de vuelos al año. La seguridad exige una estrecha cooperación entre órganos reguladores, compañías aéreas y demás partes interesadas. Innovaciones tales como una caja negra basada en la nube representan un gran salto hacia delante, permitiendo a las aeronaves transmitir información en tiempo real sobre los sistemas de las aeronaves que generalmente son grabados por las cajas negras a bordo.

Acerca de Embry-Riddle Aeronautical University

La Embry-Riddle Aeronautical University es la mayor universidad del mundo totalmente acreditada, especializada en aviación e industria aeroespacial. Se trata de una entidad independiente sin ánimo de lucro que ofrece más de 70 programas de grado, posgrado y doctorado en sus facultades de Arte y Ciencia, Aviación, Empresa, Ingeniería y Seguridad e Inteligencia. Embry-Riddle forma a estudiantes de los campus residenciales de Daytona Beach, Fla., y Prescott, Ariz., a través de la red Worldwide Campus, que cuenta con más de 150 centros en Estados Unidos, Europa, Asia y Oriente Medio, así como programas online. La universidad es un destacado centro de investigación, que se dedica a buscar soluciones a los problemas reales en colaboración con la industria aeroespacial, otras universidades y agencias gubernamentales.Para más información, visite: www.embryriddle.edu

Acerca de Allianz Global Corporate & Specialty SE

Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) SE es el proveedor especializado de seguros empresariales y especialidades de Allianz Group. AGCS ofrece seguros y consultoría de riesgo en todo el rango de especialidades, transferencia alternativa de riesgo y negocios empresariales: marítimo, aviación (incluso espacial), energéticos, de ingeniería, de líneas financieras (incluso origen y destino) y de seguros de responsabilidad y de bienes (incluso programas de seguro internacional). A escala mundial, AGCS desempeña sus actividades en 28 países con unidades propias, y en más de 160 países mediante la red de Allianz Group y sus socios. Emplea a más de 3.500 personas y proporciona servicios de seguro a más de la mitad de las empresas de la Fortune Global 500, lo cual representa cobertura por un total de EUR5.000 millones en todo el mundo al año (2013). AGCS tiene una clasificación AA en Standard & Poor's (noviembre de 2013) y A+ en A.M.Best (julio de 2014).

Para más información, visite: www.agcs.adllianz.com, o síganos en Twitter@AGCS_Insurance

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies