27.9 C
Madrid
octubre, lunes 3, 2022

30 años de los 10 días que conmovieron Madrid-Barajas

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Madrid, SP, 7 de diciembre de 2013.- Con 10 días de diferencia dos accidentes aéreos coincidían en el tiempo en Madrid-Barajas, y sus alrededores (Mejorada del Campo). El pasado 27 de noviembre se cumplía el triste XXX Aniversario del vuelo AV-011, de Avianca, un B747-283B, matrícula HK-2910X a 12 kilómetros de Barajas. 181 personas perecieron y 11 sobrevivieron. Un día como hoy, 7 de diciembre (era míercoles) dos aviones impactaban en la pista 01/19 del aeropuerto de Barajas, un B727-256 de Iberia, matrícula EC-CFJ, vuelo IBE350, y un DC9-32, matrícula EC-CGS, vuelo AO134. Como resultado perecieron 51 de los 93 pasajeros de la primera aeronave, los 42 de la segunda. El pasado jueves, día 5 de diciembre uno de esos azares de la vida, el DL415, sufría un accidente, en esta ocasión, afortunadísimamente sin ningún tipo de daño personal. Hemos de decir, que tambien con mucha probabilidad la pericia del piloto, la coordinación con los ATCs de servicio, los Servicios de Emergencia, en esta ocasión se alinearon y taparon los temidos agujeros de Reason, y la "fortuna" entrenada, hizo que la negra estadística no sumara más almas a esos diez días que conmovieron a Madrid-Barajas. Del trabajo de la CIAIAC dependerá en el futuro, que esos agujeros se sellen con el "Araldit Extra", que deben ser las Recomendaciones del Informe Técnico. Muy al contrario de lo sucedido alrededor del JK5022, en esta ocasión, los pilotos podrán testimoniar, y la cultura de "echar la culpa al muerto" no tendrá cabida pues afortunadamente están entre nosotros para defenderse. Pero tampoco ha tenido su espacio, la avalancha mediática y los honores que a priori debería haber recibido la tripulación del DL415 tras el feliz desenlace. Somos así. Yo diría que así de destructivos, cuando las cosas salen bien.

Prueba de cómo somos, son los 5" que la televisión pública, TVE1, dedicó, a partir del minuto 36 de su Telediario del mediodía a este accidente aéreo. Y aquí quiero hacer una reflexión.


Texto aparecido en portada del diario ABC el día 8 de diciembre de 2013, al día siguiente de producirse el accidente en el aeródromo madrileño
En la balanza evidentemente, tras una situación como esta, está la alarma social que se puede crear si se disparan las informaciones incorrectas, sesgadas, víctimas de la inmediatez en las redacciones, el daño se puede exponencialmente disparar. Sobre todo y fundamentalmente a las familias. En este caso, en el que no ha habido víctimas, era suficiente a nivel informativo, con que cuatro horas después de este accidente, se le diera relevancia a un mensaje positivo, veraz y contundente: "No ha habido desgracias personales en el accidente del DL415".

Claro que de nuevo entra la balanza de la responsabilidad de los medios en juego. Si se habla de que no ha habido desgracias personales, se estará indicando que pudo haberlas, o lo que es lo mismo, el objetivo hecho factual de que se ha producido un accidente aéreo.

Si alguien, no puedo asegurar que así fuera, impartió instrucciones sobre el tratamiento de este accidente aéreo, que si que lo fue, en el sentido de silenciar al máximo el hecho que se producía sobre las 11 22LT-Madrid, erró en su mensaje a la opinión pública, por el sencillo motivo de que una vez contrastado y requecontrastado que no se habían producido víctimas, inmediata y simultaneamente se debería haber lanzado el mensaje de que todo este magnífico resultado se debió a que todas las personas que intervinieron en este suceso lo hicieron como se esperaba de ellos, a la perfección. El mensaje debería ser desde el primer momento algo así como "La increíble pericia de la tripulación evitó la tragedia del DL415", o ampliando el foco "La perfecta coordinación de pilotos, controladores y aeropuerto doblegaron el accidente del DL415". Es decir, se trataba de aprovechar la ocasión para transmitir confianza. CONFIANZA con mayúsculas.

Intentar tapar una información produce justo el efecto contrario. La desconfianza. El "cuando no hablan de ello es que algo ocultan…", etc… Tan nuestro, tan visceralmente nuestro.

La transparencia ante una situación de crisis, transparencia fundada en hechos factuales, no creo que haga más daño que el hecho en sí. Mucho me temo que el horizonte privatizador, el vil metal, estuvo rondando este accidente, muy por encima del propio Derecho a la Información veraz de los ciudadanos. Por cierto, al que se refiere el Art.20 de nuestra Constitución, que ayer viernes cumplía 35 años.

Como ciudadano esos 5" que dedicó TVE1 a este accidente, me parecen absolutamente vergonzosos. Un suceso como este en el mayor aeropuerto del país, creo que merece una relevancia informativa de mucho mayor alcance. Abrir el Telediario con esta noticia, desde el punto de vista de un medio público de comunicación, habría sido lo suyo. En lugar de ésto, se dedicaron numerosos minutos a la corrupción nacional y a otras cuestiones que no representaban la mayor actualidad del día informativamente, sino más de lo mismo, la cotidaneidad habitual.

Si el accidente y el final feliz de éste se hubiera producido en el JFK, ¿qué creen Vds. que habría sucedido? ¿Recuerdan el acuatizaje en el Hudson?

Y ahora viene lo que como ciudadano me ha llamado más la atención de este tratamiento informativo. Una odiosa comparación. Mientras en esta ocasión TVE1 se la cogía con papel de fumar, escondiendo esta noticia relevante al minuto 36, y la despachaba en 5", cuando el 20 de agosto de 2008 se producía allí mismo, en Barajas, el accidente de Spanair, desde el minuto 0 los medios en tromba acosaban a los familiares de los afectados en los aeropuertos de Las Palmas y Barajas, sin ningún tipo de filtro, ni ningún tipo de mesura en la información y su tratamiento antes de bombardear a la opinión pública y a los afectados fundamentalmente. El daño que se infligió en aquella ocasión, contrasta con la delicadeza del tratamiento mediático del pasado jueves. ¿Porqué?

Quizás las cosas hayan mejorado en este sentido, pero mucho nos tememos que la balanza de los medios se inclina siempre hacia la trascendencia del luto como noticia, en lugar de amplificar a los héroes, y a los villanos de estas historias aeronáuticas, cuando la tragedia ronda nuestras vidas. La industria y el poder tienen una mano muy alargada en este tipo de noticias.

Afortunadamente la satisfacción de poder contar lo que informativamente sucedió con el DL415 el pasado jueves, no empaña el respeto con el que pretendimos informar tambien de la tragedia del JK5022 el 20 de agosto de 2008, o en tantas ocasiones en las que la información de un accidente aéreo es necesaria, aunque sólo sea como pequeño consuelo ante lo doloroso de un accidente aéreo para otros semejantes. La información proporciona la compañía del conocimiento de lo que ha sucedido, y aunque sólo sea por eso, merece la pena dedicarse a esta actividad. Esa misma información que no entendemos muy bien debido a qué oscuros mecanismos han intentando que no trascendiera demasiado el pasado jueves en Barajas. Algunas fuentes nos han señalado que incluso se desataba una caza de Brujas por parte de las autoridades del aeropuerto sobre las fotografías, cuando tristemente recordamos cómo ante el JK5022 no se siguió ni mucho menos semejante procedimiento. Sólo hay que recordar la filtración del video desde la TWR de Barajas. Nos tememos que el tópico de que "una buena noticia no vende…" se ha cumplido al pie de la letra una vez más. Y nos tememos mucho de que una buena noticia aeronáutica, como ha sido esta del Delta415, ha pesado menos que cualquier otra con resultados trágicos. En esta balanza, extraña el respeto silencioso de una u otra ocasión.

Quizás hay algunos temas de mayor profundidad que no se quiere que salten a la opinión pública, como por ejemplo, me lo decía esta misma tarde un experimentado piloto hablando de la pericia de su compañero del vuelo de Delta que "En EE.UU. se ha modificado en los últimos años mucho la normativa sobre la experiencia de las tripulaciones, su entrenamiento y su profesionalidad, y este debate es el que debería surgir tras un accidente como éste…" ¿Tenemos los mismos estándares en Europa? o ¿Una tripulación, controladores, servicios de emergencia fatigados habrían resuelto de la misma manera esta situación? Esto es lo que una sociedad sana se estaría preguntando en estos momentos, gracias a que los medios hicieron su trabajo adecuadamente. Aunque la noticia fuera la gran escapada del Puente de la Constitución, o alucinantemente hoy, una nueva visión de TVE1 sobre el conflicto del cierre patronal del espacio aéreo español el 3D2010, donde se comienza a poner el acento en que lo que esa misma TVE informaba el día de autos está, informativamente, a kilómetros de distancia del cierto atisbo de objetividad que hoy aparecía en el Telediario. Algunas cosas van cambiando, esperemos que a mejor…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies