Fomento o la cadena de alteración ficticia del precio de las cosas

0

Madrid, SP, 30 de septiembre de 2014.- Para este mes de octubre ha anunciado Fomento que registrará el folleto de la OPV de AENA, del 28% del capital social del Ente Público en el mes de noviembre. Esto tras elegir el próximo 8 de octubre los tres "agraciados" con el expolio patrimonial del 21% del capital "social" de todos los españoles. Hoy mismo Ana Pastor reconocía que ello es posible gracias a la "profunda transformación que el operador aeroportuario ha experimentado para volver a la rentabilidad". Pero nadie aún ha dado, y previsiblemente no dará, una explicación sobre el déficit mil millonario (hasta 15.000 según algunas fuentes 2006-2011) generado en pasadas legislaturas, tanto con gobiernos socioliberales (es decir de socios de los "liberales"), como conservadores del PPSOE. Evidentemente la falta de transparencia, nunca explicará por ejemplo, el error de cálculo de las expropiaciones de la T4 de Madrid Barajas, que según El País ayer encarecerá en 400 millones, nada menos, el desembolso de más de 2070 millones inicial. Todo esto se lleva arrastrando desde 1999, en que la previsión del Plan Director de Madrid-Barajas para expropiaciones era de 390 millones. ¿Quién calculó esto? y ¿a quién benefició esto? Desde Rafael Arias-Salgado (PP), que dejó el cargo el 27 de abril de 2000, pasando por Alvarez Cascos (PP), Magdalena Alvarez (PSOE), José Blanco (PSOE), hasta llegar a la actual Ministra Ana Pastor (PP), ambos partidos, se repartieron evidentemente el botín de los aeropuertos españoles.

Empezando por la ocurrencia de la ampliación de Madrid-Barajas, con el PP al frente, y terminando por el desamantelamiento en forma de quiebra del privilegiado eurodiputado José Blanco, parece evidente que los dos partidos han tocado pelo en el tema aeroportuario. Los dientes de la privatización le salieron a la casta con Arias-Salgado, y la muela del juicio le fue extirpada a AENA, en sus aeropuertos, con ANA Pastor. El círculo se cierra…, de momento.


Pero al margen del Plan expoliador que ya parece imparable, de momento…, evidentemente lo que no se ha aclarado es cómo depronto pasó la empresa de números verdes a los rojos de la quiebra. Y aquí, por ejemplo con el tema de los casi 2.500 millones tenemos una buena explicación de los pingües beneficios que las expropiaciones, ojo, !sólo en la operación Barajas! a algunos les repercutieron. El error de valoración de la propia Abogacía del Estado, que consideraba que los terrenos para la ampliación eran de naturaleza rústica, se vieron sobrepasados por el Tribunal Supremo que lo modificó, al entender que un aeropuerto "crea ciudad". AENA, se lava las manos de esa decisión en origen que ha traído estos lodos. Pero al contribuyente eso quizás no le convenza del todo. Eso de decir que es una "alteración ficticia", cuando quien lo dice es el Tribunal Supremo, es un reconocimiento de la absolutamente nefasta información previa de la Abogacía del Estado, pero sobre todo, rellena de un halo de sospecha interesada de esa operación. Por ejemplo. Algunos de los abogados intervinientes logicamente se habrán beneficiado de esta "alteración ficticia", y algunos propietarios agraciados por esa "alteración ficticia" del valor tambien. No estaría de más que alguien preguntara al respecto en sede parlamentaria…

Y volviendo a hoy. La privatización-expolio de AENA está directamente relacionada con la nefasta gestión económica de sus responsables históricos. Los distintos Ministros a la cabeza. El que ahora se esgrima como argumento la necesidad de privatizarla para garantizar su futuro, desde luego se mueve entre las cortinas del surrealismo, lo grotesco y sobre todo, el convencimiento de que el respetable contribuyente, entre otras cosas es imbécil directamente tragándose ese anzuelo… Dudo mucho que todos los contribuyentes lo sean. Pero lo que no resulta de recibo es, como tantas veces hemos apuntado, que no se explique exacta y precisamente cómo se ha llegado a este punto, y quiénes fueron beneficiados. Por ejemplo con las expropiaciones. Directa o indirectamente.

Deja un comentario