22.2 C
Madrid
mayo, lunes 23, 2022

Los servicios aeroportuarios deben prestarse por los estados exclusivamente

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

BrasilBuenos Aires, 12 de febrero de 2012.- Por Aero Latín News, se difundió un informe de IATA en el que se critica la privatización de aeropuertos en Brasil "…Así fue como la industria de las aerolíneas del mundo reaccionó ante el proceso en Brasil, atacando abiertamente al gobierno por haber adoptado un modelo que amenaza con perjudicar la industria aérea y además con no resolver el problema de la eficiencia de los aeropuertos nacionales…"

Si bien la crítica pareciera ser puntual para el caso de Brasil, creo que da pie para volver a la cuestión aeroportuaria.

Considero que hay una evidencia lo que llamaríamos estructura aeroportuaria de un país y del mundo es monopólica, es decir es una actividad en la que no es posible generar "competencia" por su propia naturaleza.

Es impensable que EZEIZA compita con los aeropuertos Charle De Gaulle o Kennedy o de Madrid, como también sería absurdo que una misma ciudad construya varios aeropuertos para atender el mismo tipo de servicios ya deberíamos analizar si no llegó el momento de unificar EZE y AEP, con esa unificación cuanto ahorro podría producirse y además se facilitaría las conexiones entre el interior y el exterior.

La excepción estaría dada por un nivel máximo de congestión, que no es el caso de Buenos Aires ya que no es necesario ser experto para demostrar que actualmente EZE estaría lejos de un nivel alarmante de congestionamiento como podría ocurrir con AEP según consta en la resolución que excluyó a LAN para operar sus servicios regionales.

Personalmente pienso que las actividades monopólicas por naturaleza deben ser explotadas por el estado ya que en ese tipo de actividad no se puede pensar en el lucro sino en la calidad de un servicio o de una prestación administrativa por parte del estado.

Ello es aplicable sobre todo aquellos servicios que requieren incesantes aportaciones de capital.

Un ejemplo del dispendio aeroportuaria nos lo puede dar España que pese a su población y la magnitud de su turismo tiene más de 50 aeropuertos, muchos de ellos con un mínimo de actividad y otros de funcionamiento solo virtual porque dos o tres vuelos diarios es sinónimo de inactividad.

Además en el caso de España habría que ver que varios de esos aeropuertos secundarios han generado actividad por el pago de subsidios a algunas líneas aéreas, especialmente a las "low cost" que de ese modo no solo generan un tráfico no sustentable sino que además originan perdidas al resto de las líneas aéreas que no participan de esos "beneficios".

No podemos ocultar que el low cost alimenta el turismo y el incremento de los ingresos que produce esta actividad, pero una parte de esos ingresos provienen del propio estado.

España tiene en los últimos años un ingreso anual que ronda alrededor de los u$s 50 mil millones de dólares por turismo, pero lo que no sabemos y habría que descontar que parte de ese ingreso corresponde o se debe al subsidio que pagan algunas comunidades.

Volviendo al tema aeroportuario más de una vez nos referíamos a las tasas por el uso de aeropuertos.

La existencia de los aeropuertos hoy es una necesidad imperiosa de los estados ya que no es posible imaginar, no ya a un país, sino a ciudades importantes sin aeropuertos porque ello implicaría su aislamiento; basta como prueba el perjuicio que sufrieron ciudades de la Patagonia Argentina por la caída de tráfico aéreo consecuencia de las "cenizas volcánicas", esa caída impactó fuertemente en la actividad económica de esas ciudades algunas de las cuales quedaron en virtual estado vegetativo.

En mi opinión los aeropuertos deberían sustentarse con impuestos y la actividad económica que puedan generar consecuencia del mayor tráfico aéreo, pero cobrar tasas a una persona para abordar un avión parece un absurdo.

De alguna manera me viene a la memoria que recientemente un tribunal de España declaró con toda justicia, ilegítimos los cargos por emisión de billetes que cobraban las líneas aéreas, es como si un restaurante percibiera un cargo por "comer" o "por tener hambre" o "por usar una mesa y sus sillas" o por preparar los diferentes platos, además de su precio.

Reitero la actividad naturalmente monopólica debe ser prestada directamente por el estado. Ello no impediría que se conceda a privados la prestación de determinados servicios aeroportuarios, pero de ningún modo debería concederse la explotación de un aeropuerto.

En esos casos resulta obvio que el servicio concesionado seria pagado por el Estado, no por los usuarios por lo menos directamente, ya que finalmente el pago de esos servicios se financiaría con impuestos.

En el caso de Brasil Aero Latín dice: "…Por otra parte, los contratos de concesión estipulan inversiones de R$ 16.200 millones (US$ 9.402 millones) en los 3 aeropuertos (Guarulhos, Viracopos y Brasilia). Para IATA, no habrá forma de recuperar estos recursos sólo con la explotación de la licencia de los aeropuertos, y el resultado será el aumento de los impuestos para todo el mundo…."

De lo que no queda duda es que la "privatización" de esos aeropuertos genera un costo mayor para los usuarios en beneficio exclusivo del concesionario y en perjuicio de las líneas aéreas y del público usuario.

Por otra parte el negocio aeroportuario por ser monopólico es un negocio sin riesgo y adviértase que ciertos empresarios como el caso de "CORPORACION AMÉRICA" han volcado su actividad casi exclusivamente a este tipo de negocios monopólicos en los que paradójicamente luego el estado se lamenta por el poder dominante de algunos proveedores que condicionan su política tarifaria.

En Argentina recientemente se dispuso un incremento de las tarifas de los servicios de cabotaje en un promedio del 40% debido a que tres proveedores del Jet A 1 tienen poder dominante en el mercado, entre los que se cuenta REPSOL YPF generando… "… un importante perjuicio para el ESTADO NACIONAL, las aerolíneas y los pasajeros…" (Resolución 23/12 de la Secretaria de Transporte de la Nación) y por otro lado nada se dice del poder dominante del concesionario aeroportuario.

Los servicios aeroportuarios no solo benefician a los usuarios propiamente dichos sino a la comunidad o zona de influencia, dicho en otras palabras la existencia y buen funcionamiento del sistema aeroportuario contribuye al bien común.

Por un lado se estaría proponiendo la expropiación de REPSOL YPF, dueña del 65% del mercado argentino y por otro se tolera el monopolio aeroportuario. Incoherencias.

Una vez más propongo que a nivel de los estados se vuelva una vez más a revisar estas cuestiones y se desista de privatizar actividades no susceptibles de generar competencia.

El caso de España creo que nos proporciona una abundante experiencia en esta materia de dispendio aeroportuario y especialmente el fracaso estrepitoso del aeropuerto de CIUDAD REAL que pretendió competir con MADRID y que ha generado pérdidas cuantiosas y de alguna manera contribuyó a la crisis que se padece.

No nos olvidemos que gracias al transporte aéreo se sustentan actividades muy rentables, pero como se suele decir la gallina de los huevos de oro es el transporte aéreo que en definitiva es el único castigado con el incremento incesante de los costos que mas impactan y es grave también que siendo protagonista esencial del negocio aeroportuario no tenga voz ni voto…porqué ¿para qué sirve un aeropuerto sino llegan aeroplanos…?

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies