Marsans reclama a Argentina 1.800 millones por Aerolíneas

0

El grupo Marsans busca en Argentina una tabla de salvación que le rescate de su delicada situación financiera. En medio de la renegociación de su abultada deuda con la banca acreedora y en pleno proceso de venta del buque insignia del holding, la red de agencias Viajes Marsans, el grupo de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual reclamará al Gobierno argentino una indemnización que rondará los 2.500 millones de dólares (unos 1.820 millones de euros) por el perjuicio económico que supuso la expropiación de Aerolíneas Argentinas a finales de 2008. Ver artículo completo en EXPANSION.

El Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner nacionalizó Aerolíneas Argentinas y su filial Austral Líneas Aéreas a cambio del pago de un peso en 2008. Marsans, que entiende que el Gobierno de Buenos Aires procedió a una confiscación que roza la ilegalidad, ha presentado una reclamación ante el organismo de arbitraje internacional del Banco Mundial (CIADI) en la que exigirá una compensación de entre 2.000 y 2.500 millones de dólares, según confirmaron a EXPANSIÓN.COM fuentes próximas al proceso. La cuantía final de la reclamación no está fijada de forma definitiva, pero se situará en torno a estos baremos.

El grupo copresidido por Pascual y Díaz Ferrán, presidente a su vez de la patronal CEOE, reclama al Gobierno argentino una indemnización acorde al perjuicio económico sufrido antes y después de la nacionalización de Aerolíneas Argentinas. Por un lado, Marsans exigirá el pago de 500 millones de dólares por la participación del 95% que controlaban en la aerolínea en el momento de su expropiación, basándose en una valoración independiente de los activos de la compañía.

Por otro, el grupo español reclamará entre 1.500 y 2.000 millones en compensación por el impacto en las cuentas de Aerolíneas por la congelación de tarifas impuesta durante seis años por el Gobierno argentino y para afrontar los costes asumidos por Marsans por la adquisición de 70 aviones a Airbus destinados en su mayoría a Aerolíneas y Austral. Un contrato que el Ejecutivo de Fernández de Kirchner no reconoció tras la nacionalización del grupo aéreo y cuyo coste tuvo que asumir la filial aérea de Marsans, Air Comet, que finalmente quebró el pasado diciembre.

Marsans presentó en diciembre de 2008 la demanda ante el organismo del Banco Mundial a través de Teinver, la sociedad patrimonial de Díaz Ferrán y Pascual que era la propietaria directa del 95% de Aerolíneas. Este mismo mes se celebrará una vista para fijar el calendario del proceso y, previsiblemente, dentro de entre tres y seis meses tendrá lugar la primera vista oficial en que Teinver y el Gobierno argentino acudirán con sus propios peritos que determinarán sendos importes para una eventual indemnización.

¿La solución a los problemas financieros?
Una eventual resolución del CIADI favorable a la solicitud de Marsans resolvería de un plumazo los problemas financieros por los que atraviesa el holding, fruto fundamentalmente del colapso de la aerolínea Air Comet y del juego de préstamos cruzados entre empresas del grupo. Sin embargo, los plazos no acompañan a los intereses de Marsans: CIADI podría tardar cuatro años en resolver el caso y la compañía lidia con la presión de préstamos millonarios que vencen a corto plazo. La única vía para adelantar la resolución del contencioso sería que ambas partes alcanzaran antes un acuerdo amistoso.

El grupo turístico ultima estos días un acuerdo con sus bancos para dotar de liquidez a Viajes Marsans, la joya de la corona del grupo, al tiempo que busca un comprador que asuma los mandos de la red de agencias. Díaz Ferrán y Pascual pretenden cerrar con sus quince bancos acreedores una línea de crédito de 40 millones de euros para que pueda seguir operando Viajes Marsans, con problemas de liquidez por las millonarias aportaciones realizadas al resto de empresas del grupo Marsans.

Los bancos exigen como condición para habilitar la línea de crédito que los principales acreedores no reclamen el cobro de las deudas de Viajes Marsans hasta que concluya el proceso de refinanciación. Toda vez que se faciliten los 40 millones requeridos, la agencia de viajes tendría que renegociar su deuda bancaria, por valor de 120 millones de euros, para aplazar los pagos de devolución.

Asimismo, los bancos acreedores han solicitado a Díaz Ferrán y Pascual que vendan alguno de sus negocios para eliminar las deudas cruzadas en diferentes compañías del grupo. Viajes Marsans ha concedido avales por 200 millones de eruos y ha prestado 240 millones a otras filiales, fundamentalmente a Teinver, la sociedad patrimonial de ambos empresarios que ahora reclama 1.800 millones de indemnización al Gobierno argentino.

"Si CIADI diera la razón a Teinver y reconociera esa compensación, la sociedad podría cancelar sus deudas con Marsans y se resolverían rápidamente los problemas", explican las fuentes consultadas. Sin embargo, esa posibilidad se da casi por perdida. "CIADI tardará años en resolver la reclamación. Hay que buscar una solución independiente para Viajes Marsans. Y hay que buscarla ahora". Y la solución, de momento, parece que pasa por su venta.

Deja un comentario