Trabajadores del servicio PMR de Barajas, preocupados por el Ebola

0

Madrid, SP, 23 de octubre de 2014. No hay nada para limitar el alarmismo como la transparencia, inspirando confianza, y el convencimiento de la ciudadanía de que se están poniendo todos los medios para minimizar al máximo los riesgos de cualquier situación, sobre la premisa de que es practicamente imposible garantizar un nivel de seguridad del 100%. Cosa que por otra parte no sucede ni en la vida cotidiana. El evento de un caso sospechoso de Ebola, que finalmente resultó ser Malaria, la pasada semana en un vuelo de Air France que aterrizaba en Barajas, o el traslado desde la isla de Menorca, a la de Mallorca, en un helicóptero HEMS en septiembre, de otra persona, tambien sospechosa de Ebola, y tambien finalmente diagnosticado como Malaria, deben hacer, si ya no lo están haciendo revisar protocolos y procedimientos para estas situaciones con el fin de garantizar al máximo posible esa confianza ciudadana, y esa sensación de que todo está controlado al máximo posible. Fiscalizar esto, efectivamente es una de las misiones de nuestros Diputados y Senadores, por lo que resultan oportunas las preguntas que, de nuevo, Narvay Quintero lanza al respecto del caso del AF en Madrid-Barajas, y los “temores” que entre los trabajadores del servicio PMR han surgido.

Las cuestiones que Narvay Quintero plantea sobre los medios disponibles por parte del servicio de Sanidad Exterior, que actúa y tiene la potestad de hacerlo en estos casos, sobre cúales son sus funciones, sus recursos, sus horarios, parece precisamente en el sentido de inspirar la confianza en este servicio, un ejercicio de transparencia absolutamente necesario.

La crítica sobre las medidas de protección “mascarillas de papel y guantes de la marca Spontex, para manipular a personas PMR del vuelo de AF, resulta muy pertinente parece. Tambien los trabajadores deben disponer de toda la información, más aún cuando lo que está en juego es su propia salud. El sistema de subcontración, por ejemplo, no favorece el que en un momento dado por un criterio exclusivamente de tipo técnico-profesional, el trabajador pueda tomar una decisión sin la amenaza de la sanción o despido pendiendo de un hilo. ¿Qué habría pasado, por ejemplo, si esos trabajadores se hubieran negado a evacuar a esas personas PMR, al considerar que con una mascarilla de papel y unos guantes vinílicos o de “fregar platos”, como dice la pregunta, no se estaba minimizando el riesgo de contagio de una enfermedad infecciosa?. Esta es tambien otra cuestión. Por eso cada uno tiene que saber qué hacer, previamente a que suceda, en cada situación…

Deja un comentario