Aena asigna por carta ‘servicios express’ a los controladores bajo amenaza de sanción

0

Aena se comprometía el pasado 5 de febrero, en el real decreto en el que asumía total control en la organización de los controladores aéreos, a publicar los turnos por meses naturales y con una antelación de diez días. Sin embargo, la nueva programación que ya obra en poder de los controladores y debía ajustar la jornada no ha evitado urgencias puntuales. Y éstas se están solventado por carta, prácticamente de un día para otro, y bajo la amenaza de sanciones en caso de que no se cumpla la jornada necesaria para garantizar el servicio.

Según la misiva entregada en mano a tres controladores el pasado viernes 12 de febrero, a la que ha tenido acceso El Confidencial, Aena les asigna, "el día 15 de febrero de 2010, un servicio de T [tarde], con carácter de prestación obligatoria, al objeto de cubrir una incidencia sobrevenida en el servicio". Una carta con acuse de recibo. La ausencia en su puesto sin causa justificada "podrá acarrear las responsabilidades previstas en el mencionado real-decreto ley, en el I CCP [convenio colectivo] y demás normativa aplicables". Los controladores se han puesto en el peor escenario, recogido en el artículo 4 del citado real decreto.

"Los incumplimientos del personal al servicio del proveedor civil de servicios de tránsito aéreo se calificarán como muy graves cuando afecten negativamente a la seguridad o menoscaben de forma grave o reiterada la eficacia o la continuidad de los servicios", expone la norma. Estas conductas "serán causa de despido disciplinario", remata el texto. Es más, "si el proveedor de servicios tuviera que tramitar un expediente previo al despido disciplinario, el acuerdo de incoación podrá disponer la suspensión provisional de empleo y sueldo del trabajador afectado".

Para que no haya dudas de interpretación, la carta recuerda que este servicio express "tiene su causa en la obligación que establece el citado real decreto ley (…) del deber de realizar de manera inexcusable la jornada necesaria para garantizar la continuidad y sostenibilidad de dichos servicios y la obligación de Aena, como entidad prestadora de servicios de navegación aérea, de dar continuidad a la prestación de los mismos". En su propuesta a los controladores, Aena planteó programar los turnos con 30 días de antelación, frente a los 90 del convenio. El real decreto endurece incluso los planteamientos iniciales del gestor aeroportuario.

Nuevos turnos e 'imaginarias'

La necesidad de esas coberturas extra para el 15 de febrero podría tener que ver con que Aena, según el turnero para la Torre de Control de Madrid/Barajas que ya ha remitido a los controladores, advierte que no han sufrido modificación los servicios comprendidos entre los días 15 y 24 de febrero. Lo que se preguntan ahora los controladores es si las programaciones se van a seguir quedando cortas y los servicios asignados vía carta. La nueva hoja de ruta correspondiente a los días 25,26,27 y 28 de febrero de 2010 modifica los turnos que actualmente desempeñaban los controladores y establece servicios de guardia, las denominadas imaginarias, de mañana, tarde y noche.

"Los servicios de imaginaria tienen carácter obligatorio y conllevan la responsabilidad de estar localizado 30 minutos antes y 60 minutos después del horario del inicio del servicio", expone Aena. También obra en poder de los controladores la nueva asignación de descansos, un ejemplo claro de que el real decreto ley se ha implementado con rapidez. Según la nueva normativa, estos serán de un 25% de la jornada diurna, frente al 33% anterior, y de un 33% en la nocturna, frente al 50% recogido en el convenio hasta hace unos días en vigor.

Por su parte, el presidente de Aena, Juan Ignacio Lema, habló ayer sobre otro de los caballos de batalla en el conflicto. Aseguró que "entre seis y nueve aeropuertos " implantarán el sistema de control aéreo automático AFIS, pese a que el ministro, José Blanco, había avanzado que se aplicaría en doce. Muchos en todo caso para los controladores, que estiman que esa fórmula puede implicar problemas para la seguridad. Lema insistió en que no se compromete con la decisión, y expuso su intención de adelantar los plazos para su puesta en marcha. El real decreto daba a Aena dos meses para acometerlo.

Deja un comentario