Estamos seguros que si los “liberados sindicales” cobraran puestos de estructura, el acuerdo hubiera sido otro.

0

ASEPANEstimados compañeros: Como de sobra es conocido por todos, el "referéndum de urgencia" convocado por los sindicatos CCOO, UGT y USO, para ratificar, o no, el preacuerdo de garantías firmado por ellos con la empresa el pasado 16 de marzo, se saldó, según los números que se han filtrado, con una amplia abstención, que vino a sumarse al NO y a los votos en blanco. En particular en los Servicios Centrales.

Tanto más significativos resultan estos datos, en cuanto que el "referéndum" fue convocado por los sindicatos que propugnaban el SI, sin respetar las garantías que el Estatuto de los Trabajadores establece (artículos 77, 78 y 79) para considerar válido el mismo. Lo que nos hace pensar que de haberse convocado con todas las garantías que establece dicha Ley Orgánica, los convocantes hubieran cosechado todavía peores resultados.

Pues bien – con independencia de la falta de validez del referéndum como manifestación de la voluntad de las Asambleas de trabajadores de los Centros de trabajo de AENA – el resultado, por más maquillado que se presente, muestra el rechazo generalizado a la privatización de AENA en la forma en que ha sido planteada.

Aunque sólo fuera por la patente falta de capacidad de los impulsores del proyecto de privatización para presentar, como ha exigido ASEPAN, un "estudio de viabilidad económica" del proyecto de modificación del modelo de gestión de AENA, que justifique, entre otras cosas que, con ello, se bajarán las tasas aeroportuarias y de navegación aérea y se mantendrá la inversión, sin merma de la calidad con que se vienen prestando, hasta ahora, los servicios públicos por parte de la Entidad Pública.

Y sobre todo, que garantice a todos los agentes económicos (operadores turísticos, empresas de transporte, comunidades autónomas, ayuntamientos y usuarios) la neutralidad del sistema aeroportuario, como garantía de la libre competencia, de la cohesión territorial y de los derechos de todos los ciudadanos a no verse penalizados por vivir en una u otra zona del estado español.

Neutralidad, que resultará gravemente perturbada por la implantación de concesiones en régimen de monopolio, en manos privadas, ignorando cualquier otra solución.

Y decimos "ignorando", porque todavía no consta públicamente que se haya hecho reflexión alguna en este sentido. Ni siquiera nos consta, a los trabajadores de AENA, lo cual, justifica ampliamente el rechazo al proyecto y a que, de forma tan frívola, se juegue a la "ruleta rusa" con el patrimonio público y se mercadee con nuestros derechos como ciudadanos y como trabajadores de AENA.

Si algún valor ha tenido la "marmita" de las urnas que, "a su manera", han manejado (cocinado) los sindicatos convocantes del "referéndum" ha sido para acreditar que es muy difícil hacernos comulgar con "ruedas de molino" y menos en un Centro de Trabajo que, como es el caso de los Servicios Centrales de AENA, cuenta con una plantilla de trabajadores muy cualificada y que, por tal razón, en su mayoría (técnicos administrativos, ingenieros, economistas, licenciados en derecho, médicos, etc.), ocupan, han ocupado y ocuparán, en un momento u otro, puestos de estructura, lo que les hace especialmente vulnerables a un acuerdo como el que CCOO, UGT y USO han firmado, que no garantiza una parte muy significativa de las remuneraciones que les corresponden (porque de esto no se ha "acordado" nadie).

Estamos seguros que si los "liberados sindicales" cobraran puestos de estructura, el acuerdo hubiera sido otro.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Deja un comentario