Francia y Alemania esperan que España se sume al nuevo avión de combate europeo

AM para Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- El programa SCAF (avión de combate), que dirigen Airbus y Dassault, al que se sumarán decenas de empresas. Es el mayor reto que tiene la industria europea.

Francia y Alemania han dado un paso más en el acuerdo para el lanzamiento del Sistema de Combate Aéreo del Futuro (SCAF), que tiene como objetivo la construcción de un nuevo avión de combate que desarrollarán Airbus -grupo en el que participa España a través de la Sociedad Estatal de Paraticipaciones Estatales- y la francesa Dassault, entre otras compañías. Ambas empresas -Airbus y Dassault- dirigirán el equipo que diseñará el ´sistema de sistemas´, la pieza clave que controlará también el funcionamiento de otras aeronaves, drones, así como diversas plataformas no tripuladas, que formarán parte del programa.

Si bien ambos países ya firmaron en junio en Le Bouget dos cartas de intenciones respecto al avión y el motor, ahora están acelerando el proceso para que el complejo desarrollo pueda cumplir el calendario que los países promotores están fijando -se espera comenzar con la etapa industrial a comienzo de 2019. Con ese fin, se están alcanzado acuerdos relativos al diseño y construcción del SCAF, que posibilitarán además la entrada de otras empresas en el proyecto.

En esta línea, el acuerdo suscrito el pasado lunes entre las ministras de defensa de Alemania,Ursula von der Leyen, y de Francia, Florennce Parly, pone en marcha -y se  intenta que ya sea de una forma efectiva y real- un programa que puede ser el mayor reto que ahora tiene ha la industria europea y en el que la tecnología relacionada con la inteligencia artificial tendrá un gran peso.

El estudio pactado definirá el contenido técnico y la organización industrial, y servirá para determinar lo que será exactamente el sistema de sistemas, tanto para el avión como para los drones que ayudarán a las misiones de defensa. En este contexto ambos países van a lanzar en enero un  nuevo compromiso sobre los objetivos para los dos próximos años. Y con el horizonte del 2025 para que el SCAF comience a competir en este restringido mercado.

En aquella ocasión, en junio, la alianza entre Francia y Alemania se interpretó como que tanto a España como a otros posibles socios se les relegaba de este macroplan, que tiene como meta reemplazar los aviones de combate franceses Rafale y los Eurofighter Typhoom. El nuevo modelo quiere rivalizar, con tecnología europea, con el F-35 de la estadounidense Lockheed Martin.

España, que ha sido observador, puede unirse en fechas próximas al programa SCAF, según medios franceses. Antes de fin de año se espera una reunión del alto nivel, para después, antes del primer trimestre, el Gobierno español se una a través de la firma de una carta de intenciones.

 

Deja un comentario