La improvisación de AENA, podría producir “inconvenientes” operativos en Barajas en plena Semana Santa

0

Sistema cerebralSegún ha podido saber AD de fuentes de Aena, está previsto que en medio de la Semana Santa el VOR "BRA", que sirve de apoyo para las rutas estándares instrumentales de salida del Aeropuerto de Barajas, así como para las maniobras de aproximación frustrada, va a ser puesto fuera de servicio a fin realizar labores de mantenimiento y calibración. A esto, se podría sumar el cambio horario del fin de semana.

Esta incidencia, la del VOR, ha llevado a los profesionales del ente público a diseñar, no sin cierta prisa, alrededor de 50 maniobras de procedimientos de salida y de aproximación frustrada que aún no han sido difundidas a las compañías aéreas ni puestas a disposición de los controladores de Barajas ni del TMA de Madrid.

Nos llama la atención, que el gestor público de la navegación aérea española cambie con tanta prisa unos procedimientos y los vaya a sustituir por otros de forma urgente sin haber utilizado el procedimiento de publicación NOTAM según un ciclo estándar seguido a escala internacional por el cual las publicaciones se realizan con 28 días de antelación en lo que se conoce como AIRAC.

No haber procedido así va a tener dos claros efectos:
Por un lado, la experiencia dice que habrá compañías aéreas que con tan poco espacio de tiempo es probable que no hayan incorporado en sus sistemas de gestión de vuelo esos procedimientos, lo que afecta a la agilidad de las comunicaciones ATC y a la correspondiente gestión del tráfico aéreo. Y, por tanto, a la seguridad. NI que decir de los controladores, que probablemente tengan que contar con esos procedimientos en sus pantallas radar y haber recibido algún tipo de información al respecto.

Y, por otro, esas deficiencias pueden generar algún tipo de demora que el público achacaría inmediatamente a los controladores aéreos, como parece que se pretendió con la calibración del 7 de febrero. En esa ocasión, según la opinión expuesta en este medio por uno de los pilotos del avión calibrador -llamamos la atención que de forma anónima, por lo que hay que tomar esto con las debidas reservas aunque parece verosímil-, esa calibración podría haberse retrasado a otro día ya que había margen de tiempo de sobra y se hizo ese día según manifiesta para presionar a los controladores, según opinaba de forma anónima en este medio.

Esperamos, que nuestras fuentes se hayan equivocado y que Aena no cometa el error que se describe en esta noticia. Y si sucede, los ciudadanos ya saben hacia donde tienen que mirar.

Deja un comentario