La ineficiente CIAIAC publica de nuevo un fallido Informe del accidente mortal en Serón (Almería)

0

Madrid, SP, 6 de abril de 2016.- Se publicaba el Informe Técnico 009/2014 del accidente sufrido por un AT802 EC-LCA, de Lucha Contra Incendios el 25 de mayo de 2014, en que que resultó fallecida la piloto, una experimentadísima profesional (Hrs.Vuelo 2787/1182TIPO), que había sido Instructora de ese tipo de aeronave, y en dos ocasiones obtuvo la máxima puntuación técnica (5/5) de las autoridades chilenas por su actuación en dos campañas de incendios. La ineficiencia evidente de los Informes de la CiAIAC se materializa de nuevo en la falta de Recomendaciones de seguridad tras un accidente, y especificamente tras uno de Trabajos Aéreos de Extinción de Incendios. La ratio de siniestralidad no parece que haga necesario para esta desautorizada Comisión de Investigación española, emitir Recomendación de Seguridad alguna, para cumplir con el máximo objetivo de cualquier Comisión que se precie, como es que se eviten en el futuro otros accidentes… Las recomendaciones parece ser además que las delegara en el propio operador “tras realizar un estudio de carácter interno…” (1.17) algo que no está de más, pero que evidentemente esas medidas mitigadoras deberían figurar entre las Recomendaciones que debería emitir el Informe y no dejarlo en manos o reflejar dichas medidas por parte del operador. Pero el Informe además donde cree que ha obtenido la clave para determinar las causas, es en el estado emocional de la piloto fallecida en el momento del accidente. Algo tan discutible, como insustancial según las propias investigaciones declaradas en el Informe. Demasiadas lagunas según expertos consultados por este medio. Por ejemplo no aparece en el Informe si colacionó o no la orden de regreso a base, algo que sí figura en el Informe repetidamente, y sobre lo que tambien hemos consultado a nuestros expertos.

Una cuestión no menor es la de la enorme carga de trabajo para las tripulaciones en Extinición de Incendios. Esto, a lo que no hace referencia el Informe de la CIAIAC, podría solventarse con la presencia de copiloto, cosa que sí sucedía hace años.

Tambien el Informe hace mención del motor, pero no de las pruebas practicadas, de su funcionamiento, si es que las hubo.

Tampoco “cuadra” a nuestro experto consultado la parte donde señala el Informe el tonel completo realizado por la aeronave hasta impactar con el terreno. Pero la parte que según nuestra expertización del Informe realizado por CIAIAC menos cuadraría aún, es cómo se da una explicación que luego tiene como resultado que “se encontraron las palancas en posición de vuelo normal”, lo que podría contradecir Punto2.2/ParteI, la maniobra de evasión, y Punto2.3 párrafo 4º/ParteII, requiere aumento de solicitud de potencia del motor (palancas).

Finalmente señalar que los protocolos de Extinción de Incendios, obligan a colacionar todas las órdenes recibidas, como medida de seguridad. En este sentido, no aparece en el Informe que se colacionara la orden (que sí aparece en el Informe) de regresar a base. Medios de comunicación como Noticias de Almería se atreven a titular que la piloto fallecida “desobedeció la orden” de regresar a base, “porque quería localizar el fuego”. Lo resumen así: “En los aspectos relacionados con factores humanos, la CIAIAC señala que el que la piloto fallecida tuviese “dificultad para encontrar dos de los objetivos” y “el no ser conocida profesionalmente en la zona”, pudo llevarle a “encontrarse en un estado emocional en el que lo único que contaba era la localización del fuego y la realización de la descarga” como, a su juicio, “demuestra el hecho de que hubiera vuelto al lugar aún cuando se le había indicado que regresara a la base“.

Esos aspectos sobre los FFHH que pueden haber intervenido en este accidente, evidentemente en el Informe aparecen como meras especulaciones no constatadas de la situación “emocional” de la piloto sobre la que se aventura este Informe Técnico como explicación, y el estrés, sin que exista equilibrio respecto a si su actuación pudo estar motivada por otros factores respecto a la aeronave que no aparecen constatados en el propio Informe por ejemplo.

La piloto decíamos al principio que había sido Instructora, nos consta su gran profesionalidad refrendada por la puntuación obtenida tras sus campañas en Chile por el riguroso cliente del Verano Austral. La posición normal de vuelo de las palancas, la ausencia de referencia a si hubo colación o no tras la orden de regreso a base, la extraña figura del avión invertido, sugieren, según nuestros expertos consultados todo un abanico de cuestiones que el Informe Técnico debería haber resuelto, clarificando cuestiones básicas que cualquier piloto se pregunta ante la descripción de hechos factuales. No hay respuestas, como tampoco Recomendaciones. Demasiados Informes fallidos, casualmente, demasiadas veces en el mundo de los TTAA de extinción de incendios. Esto hace que el objetivo esencial de la investigación de los accidentes aéreos quede sin cumplirse, y por lo tanto, todas las amenazas latentes, sigan presentes para el futuro de estas complejísimas operaciones aéreas. La baja calidad de los Informes, la falta de Recomendaciones de Seguridad, son en sí mismas una amenaza añadida a todas las demás que quizás no se hayan detectado, analizado, tampoco en este accidente.

Deja un comentario