22.2 C
Madrid
mayo, lunes 23, 2022

La Torre más antigua de España se encuentra en Guadalajara, no en Cuatro Vientos

La Torre de Avistamiento del aeródromo militar de Guadalajara, se construyo tres años antes que la de Cuatro Vientos. 

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Guadalajara, SP.- El pasado 4 de enero se publicaba en el BOE la incoación de un Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural a favor de la Torre de Señales del Aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid.

Ni que decir tiene que eso es lo tiene que hacer la Administración, en este caso la Dirección General de Bellas Artes, para la protección de nuestro glorioso Patrimonio Aeronáutico. Sobre su excepcional valor, como testigo histórico de la aviación militar en España, no cabe duda alguna y en absoluto se puede cuestionar.

1917. Al fondo a la derecha hangares ya terminados. A la izquierda Chalet de Pilotos y Torre de Avistamiento en construcción (CEFIHGU. Colección Latorre y Vegas)

Pero las alarmas han saltado en la Cuna Aeronáutica Española, Guadalajara, y en general en la Sociedad Civil española sensible a nuestra historia aeronáutica, al ver como en el Boletín Oficial del Estado literalmente se afirmaba sobre la Torre de Cuatro Vientos: «cuya imagen se proyecta al carecerse de otra referencia de torres de control en la época, radicando así su importancia en ser la primera Torre de Señales de España y probablemente del mundo, siendo incluso anterior a la londinense del aeródromo de Croydon, realizada el 25 de febrero de 1920…«

Rápidamente ciudadanos, entre los que se incluyen numerosos profesionales que van desde la arquitectura, al control aéreo, el pilotaje, la historia, etc… procedieron a preparar un Escrito de Alegaciones ante la Subdirección General de Gestión y Coordinación de Bienes Culturales de la Dirección General de Bellas Artes, dependiente del Ministerio de Cultura y Deportes, para aclarar este clamoroso error cronológico que figura en un documento tan oficial como es el BOE, con el fin de evitar que se perpetúe.

Instalaciones recién terminadas del Aeródromo Militar de Guadalajara. A la izquierda Chalet de Pilotos y Torre de Avistamiento. Centro hangares. Derecha caseta de combustible (CEFIHGU Colección Latorre y Vegas)

Ayer 1 de febrero de 2022 se procedía en tiempo y forma a presentar en Registro del Ministerio, por parte del Arquitecto D.Andrés García Bodega, Profesor emérito de la Universidad de Alcalá de Henares, el Escrito de Alegaciones, para que se rectifique evitando que persista dicho error argumental en el Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural que afecta a la Torre de Señales de Cuatro Vientos en lo referente a su antigüedad.

De paso, este Escrito debería llamar la atención sobre la posibilidad de declarar la protección, ante el lamentable estado actual de la Torre de Avistamiento, o Chalet de Pilotos hoy en pie en Guadalajara, también utilizada como «Torre de Señales» del Aeródromo Militar, desde su construcción en 1917, es decir entre dos y tres años antes de la puesta en servicio de la de Cuatro Vientos más bien en 1920.

Actualmente se encuentra integrada la Torre de Avistamiento guadalajareña, en el Acuartelamiento «Capitán Arenas«. Muy probablemente esta Torre de Guadalajara se encuentre entre las más antiguas del mundo, con una función más bien tipo «Aeródromo AFIS», desde donde se trasladarían señales a los aviones en vuelo mediante banderas o telegrafía óptica. En cualquier caso tanto la londinense de Crydon, como la de Cuatro Vientos podemos confirmar son posteriores.

Al escrito se han adherido numerosos ciudadanos mediante su firma, muchos de ellos vinculados con la historia de nuestra Aviación Militar, como la familia del primer Jefe de la Aeronáutica Militar, Pedro Vives Vich o la de la primera Licencia de Piloto español, Benito Loygorri Pimentel. El director y el editor de Aviación Digital, se han sumado, como no podía ser menos, también a esta iniciativa ciudadana desde su inicio.

ESCRITO DE ALEGACIONES

ALEGACIONES:

 Que consideran el valor excepcional de la Torre de Señales del Aeródromo de Cuatro Vientos y su calificación como un bien del Patrimonio Histórico Español, de interés tanto histórico como científico y que por tanto debería ser declarado como bien de interés cultural. No obstante y sin que ello reste mérito alguno al bien referido, debería suprimirse la referencia a la primacía dentro de las torres de control de la época en España, ya que, como justificamos en el Anexo I que adjuntamos a esta alegación, se construyó una torre de avistamiento en el aeródromo militar de Guadalajara, contiguo al Polígono de Aerostación, tres años antes que la de Cuatro Vientos. 

 Que, si no se suprime la referencia, debería citarse, como precedente, la torre de avistamiento del aeródromo de Guadalajara.  

ANEXO I: BREVE HISTORIA DEL AERÓDROMO MILITAR DE GUADALAJARA Y SU TORRE DE AVISTAMIENTO

En 1912, los cursos de formación de pilotos y las actividades complementarias que se desarrollaban en las instalaciones de Cuatro Vientos, llevaron al coronel Pedro Vives a proponer al Ministro de la Guerra la creación de “una estación permanente de aeroplanos en el polígono de Guadalajara…podría ser la residencia de una escuadrilla para realizar las prácticas previas y serviría para desahogar el aeródromo de Cuatro Vientos”1.

El 19 de diciembre de 1912, Alfonso XIII firmaba la Real Orden que permitía la creación de un campo de aterrizaje en el Polígono del Henares, y disponía de una partida presupuestaria de casi cien mil pesetas para la adquisición de los terrenos necesarios y para la ejecución material de las obras. Nacía así el Aeródromo militar de Guadalajara2.

El 30 de marzo de 1913, el periódico local de Guadalajara “Flores y Abejas” informaba del inicio, el 1 de abril, del concurso de prácticas previas de Aviación al que concurrían: dos oficiales de Estado Mayor, cuatro oficiales de Infantería, tres oficiales de Caballería, dos oficiales de Artillería, cuatro oficiales de Ingenieros, un oficial de la Guardia Civil y tres oficiales de la Armada3.

2022. Estado actual de la Torre de Avistamiento de Guadalajara.

La Escuela Práctica de Aviación de Guadalajara mantuvo su actividad, siempre en contacto con la de Cuatro Vientos. El 27 de junio se realizó, con los MF-7 elegidos dentro del Plan de Material para el Servicio de Aeronáutica Militar, un vuelo de ejercicio en escuadrilla entre Cuatro Vientos y Guadalajara4.

En su libro de memorias el teniente Gómez Lucía cuenta su experiencia como miembro de la escuadrilla que tuvo su base en el aeródromo de Guadalajara: “En 1916, se constituyó en la Península la primera escuadrilla de Aviación que tenía las características de unidad militar, es decir, uniformidad de material, plantilla de personal y ubicación. Su residencia fue Guadalajara; su campo de vuelo un triángulo de 400 metros de altura y 100 de base, comprendido entre la vía férrea y la carretera; su material volante siete aviones Farman, con equilibrador; su personal, un jefe (comandante observador Zamora y cinco pilotos, Riaño, Balseyro, Sandino, Montero y yo), una plantilla de mecánicos y un hangar que difícilmente cobijaba a los siete aviones”5

Revisión antes del vuelo de un avión Farman. A la izquierda Torre de Avistamiento. (CEFIHGU Colección Latorre y Vegas)

El 25 de noviembre de 1916, el Coronel de Ingenieros solicita al Ayuntamiento de Guadalajara permiso para la construcción de unos barracones y un chalet en el aeródromo, licencia que se concede el día 16 de enero de 19176

Plano de ubicación de las instalaciones. Archivo Municipal de Guadalajara
16 de enero de 1917 Documento del Archivo del Ayuntamiento de Guadalajara en el que se autoriza la construcción de «unos barracones, un chalet,…»

Los barracones, hangares para los aviones asignados al aeródromo, se levantaron inmediatamente, el chalet se construyó el mismo año. “Esta Casa-Chalet se compone de dos cuerpos perpendiculares para dependencias formando una “L”, y de un pórtico en el flanco oriental que dibuja una planta casi cuadrangular de 13 por 15 metros. En el alzado se deja de manifiesto esta composición tripartita; así, el módulo del pórtico sólo cuenta con una planta; la pastilla occidental se completa con una altura más bajo la cubierta a tres aguas, de la que se descuelga un amplio faldón que cubre el pórtico y las dependencias anejas; mientras que la pastilla septentrional se eleva sobre todo lo demás con dos plantas y una terraza con balaustres entre mochetas. De la misma manera, el tratamiento de los huecos de iluminación de las estancias, así como el otorgado al encuentro entre los paramentos de la fachada y las cubiertas, alertan de esta compartimentación…su posición respecto al campo de vuelo, la existencia de esa amplia terraza –de más de 50 metros cuadrados– para avistar los aparatos en las maniobras de despegue y aterrizaje y para examinar la destreza de sus pilotos, así como la dimensión y protagonismo de la escalera de acceso a la misma, han permitido identificar y denominar a esta Casa-Chalet para oficiales como Torre de Avistamiento”7.

1919. Bristol F2b de la RAF en el Aeródromo Militar de Guadalajara con la Torre de Avistamiento al fondo. (CEFIHGU Colección Latorre y Vegas)

La Torre de Avistamiento del Aeródromo Militar de Guadalajara debió ser, desde 1917, una instalación fundamental de la Escuela Práctica de Aviación, allí ubicada, donde se iniciaban las pruebas de piloto de segunda categoría (elemental), que podían completarse con las pruebas de piloto superior o de primera categoría en Cuatro Vientos. Allí la Torre, según el General GOMA (“balcón que domina la Tierra Santa del primer aeródromo de España”. La TORRE debe ser considerada como la “Sala de Doctores” que examinó a los pilotos de entonces, emitiendo sus sabios veredictos: “vuela bien”, es bueno;”vuela regular, es un piloto mediano; “vuela mal”, se matará.)8. La terraza de la torre de Guadalajara permitió, unos años antes, adelantar esos veredictos. 

NOTAS:

1-AEROPLANO. Revista de Historia Aeronáutica Nº31. Año 2013. p. 17. La Aviación Militar española: su partida de bautismo. Cecilio Yusta Viñas. Miembro de número SHYCEA.

2-El Aeródromo Militar de Guadalajara y los orígenes de la aviación a través de la prensa alcarreña (1909-1932). Libro de Actas del XV Encuentros de Historiadores del Valle del Henares, Guadalajara. pp. 285-300. Pedro José PRADILLO Y ESTEBAN. Dr. En Historia. Técnico de Patrimonio del Patronato Municipal de Cultura. Ayuntamiento de Guadalajara.

3-Flores y Abejas. Revista semanal. Guadalajara 30 de marzo de 1913.

4-AEROPLANO. Revista de Historia Aeronáutica Nº4. Noviembre 1986. p. 40. Los Farman de los primeros años. José Warleta Carrillo. Coronel Ingeniero Aeronáutico.

5-Historia de la Aviación Española. IHCA. p.68.

6-Archivo municipal de Guadalajara.

7- Pedro José PRADILLO Y ESTEBAN. Op. cit.

8- AEROPLANO. Revista de Historia Aeronáutica. Nº6. Marzo 1989. p.52. Datos históricos sobre el Aeródromo de Cuatro Vientos. José R. Sánchez Carmona. Coronel de Aviación.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies