Pilar Vera: “Mi lucha es encontrar un significado a tantas muertes”

Diario de Avisos/Juan Carlos Mateu

0

Santa Cruz de Tenerife, SP.- (Juan Carlos Mateu/Diario de Avisos) Sobre el escenario del Teatro Guimerá alzó al cielo el Premio Taburiente, concedido por la Fundación DIARIO DE AVISOS, un gesto que emocionó al patio de butacas y que mereció la portada del periódico al día siguiente. La imagen de la presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 resumía la noche en la que los sentimientos dictaron el guion de una gala que abarrotó el emblemático recinto de la capital tinerfeña.

Pilar Vera acababa de llegar de Montreal (Canadá), donde participó en la cuadragésima asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que integran 193 países. Asistió como presidenta de la Federación Internacional de Víctimas (primera asociación global constituida oficialmente) y en la que el pleno aprobó una nota de estudio suya (paso previo a la normativa) para establecer, a escala mundial, el Día de las Víctimas de Accidentes Aéreos y de sus Familias.

Tras desecharse la propuesta del 27 de marzo (fecha de la mayor tragedia aérea de la aviación comercial, ocurrida en 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos), al no considerarse oportuno elegir el aniversario de una catástrofe, se optó por el 20 de febrero, “porque el 20 fue nuestra tragedia (el accidente del avión de Spanair en Barajas) y porque ese día de febrero es el único en el que no hay ninguna conmemoración en el mundo”, explica Vera, que se muestra “complacida” por tal decisión a la espera de que sea ratificada, previsiblemente este mes, por el Consejo de la OACI.

La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 y de la Federación Internacional de Víctimas perdió a su sobrina Ana en el accidente de Madrid del 20 de agosto de 2008 en que el fallecieron 154 personas. Desde entonces emprendió una lucha sin cuartel por conocer, hasta el último detalle, las causas que provocaron la catástrofe y por cambiar los protocolos que rodean las investigaciones de los organismos oficiales en España. Aclara que la justicia que persigue “no es solo por los que se marcharon, que ya no pueden volver, sino por los próximos, porque habrá unos próximos, y los canarios tenemos más papeletas que los demás, ya que el avión es elemental en nuestras vidas”.

INVESTIGACIÓN NEUTRAL

Pilar Vera no ceja en su empeño para lograr dos objetivos: que cambien los procedimientos de seguridad de la aviación civil y que se cree un órgano neutral de investigación ante una catástrofe aérea. “Lo que más me ha hecho llorar de impotencia ha sido ver el informe de la autoridad holandesa de investigación del accidente del MH-27, el avión que derribó un misil ruso en Ucrania. Cuando leí las conclusiones rompí a llorar y no hacía sino preguntarme por qué en España no podemos hacer lo mismo o algo parecido. Holanda se enfrentó a lo habido y por haber, demostró que el misil era ruso y que se disparó desde territorio ucraniano. Al final murieron casi 300 personas por una guerra de países. Desde ese día me dije: esto lo tengo que traer a España. Los ciudadanos que mueren inocentemente en un siniestro aéreo deben estar seguros de que su muerte no va a ser en balde. Al final, mi lucha es encontrar un significado a tantas muertes y eso solamente lo puedo encontrar si consigo que los procedimientos y la forma de investigar cambien”.

Reconoce que actos como la entrega del Premio Taburiente de la Fundación DIARIO DE AVISOS, “nos ayudan mucho a seguir adelante” en su propósito de llegar al fondo de lo que ocurrió realmente en la cabina del avión de Spanair que despegaba hacia Gran Canaria. La justicia archivó la causa amparada en el informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), que atribuyó el siniestro a un fallo humano de los pilotos al no desplegar los flaps y los slats, que funcionan como alerones en las alas del avión y que le ayudan a elevarse.

A la pregunta de si la justicia podía haber hecho otra cosa distinta que apoyarse en la investigación oficial, Pilar Vera no duda en asegurar que “lo ocurrido con esta tragedia a nivel judicial no tiene parangón en la historia de ningún país del mundo. Y lo digo yo ,que he acudido a multitud de seminarios y me he entrevistado con no se sabe cuántos responsables de investigación. No dan crédito a lo que pasó aquí.

El juez del Juzgado número 11 no tenía recursos para investigar una tragedia de esta magnitud, y lo que hizo fue hacer caso al informe oficial de la CIAIAC, donde hay muchas dudas e incógnitas sin despejar. El juez no tuvo ningún inconveniente en pedir a la Audiencia Provincial de Madrid que se celebrara un juicio oral y esta lo que hizo fue hacer caso a ese informe, que lo que dice es que los pilotos habían sido los culpables. Los propios juristas penalistas no lo entienden, porque cuando hay indicios para investigar tiene que haber un juicio”.

PERMISO DE VUELO

Entre esas dudas a las que alude, la presidenta de la asociación cita una avería en el Tows, la alarma que tenía que haber advertido a los pilotos de un defecto en la configuración de la aeronave y que no sonó. Pero también extiende sus sospechas al proceso seguido para renovar el permiso de vuelo a la nave. “En febrero de 2008 el MD siniestrado acababa los tres años que tenía para seguir volando y se le amplió al 20 de julio, una fecha que ya no podía extenderse más. Se inventaron la prórroga del 20 de julio al 20 de agosto. Y para poder hacer esa prórroga salió una circular, que el director general de Aviación Civil, Enrique Sanmartí, que es el que figura como firmante de esa circular, reconoció ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados que pidió recursos para poder inspeccionar las compañías aéreas y no se los dieron. Y como no contaba con ellos, él cree recordar que firmó esa circular y que estará en algún cajón. Pero esa circular, realmente sustituyó a la negativa de recursos que le dieron para poder investigar las compañías aéreas. Mi convicción moral es que esa circular se hizo después de que el avión se estrelló”.

Para Pilar Vera, las causas del accidente del JK5022 siguen latentes. No se han corregido. “El actual responsable de Aviación Civil me ha dicho que confía en que las conclusiones de la comisión de investigación del Congreso sirvan para empezar a cambiar las cosas. Pero es tremendo que la sociedad civil tenga que hacer un trabajo que no le corresponde. ¿Qué pasa en este país que no se aprende de las tragedias y se está esperando que ocurra la siguiente? La aviación civil comercial se deteriora por segundos y estamos todos conformes”. Asegura que las comparecencias en el Congreso “lo que hicieron es aumentar las dudas sobre un sistema de la aviación civil española que está como hace 50 años”.

Se define como una “viajera empedernida” desde que tenía 12 años. “Soy de Gran Canaria, vivo hace más de 40 años en Madrid, he viajado por todo el mundo, he recorrido Asia, África, América y Europa y nunca se me perdió una maleta. Jamás pensé que mi sobrina fuera a morir en un siniestro aéreo”. Desde aquel fatídico día Pilar Vera eligió vivir sin rencor, “porque es una mochila que no conduce a nada. Me prometí que nadie más puede pasar por esto”.

IMPOTENCIA

La presidenta de la asociación admite haber “llorado de impotencia después de tanta derrota sufrida”, pero anuncia que seguirá con su lucha el tiempo que haga falta, aunque “hay días que se me hacen muy duros, porque siento una soledad infinita”. En esos momentos más complicados rescata de su memoria las palabras de su hermano, compañero de tantos viajes, fallecido hace siete años, que le aconsejó: “Siempre que te canses, acuérdate por lo que empezaste, porque eso te permitirá seguir adelante y terminar lo que estás haciendo”.

Deja un comentario