Trump intenta ahora desmontar todo lo conseguido por los familiares del Colgan Air 3407

Aviaciondigit@l

0

Buffalo, USA.- Con apenas un año en la Casa Blanca el presidente de EEUU D.Trump va paso a paso deshaciendo los logros pasados en distintos aspectos de la vida social nortemaericana, ante los atónitos ojos de un mundo global, y de sus propios conciudadanos. Si hay un accidente aéreo paradigmático por la influencia de la fatiga y la propia formación/experiencia como amenazas materializadas en forma de tragedia, nos encontraremos delante el del Vuelo 3407 (Continental Conection) operado por Colgan Air, ocurrido en Buffalo el 12 de febrero de 2009. En él perecieron 50 personas al impactar contra el terreno el Bombardier Dash 8 Q400. En agosto de 2010 el presidente Obama firmó la extensión de la “Airline Safety and Federal Aviation Administration” en Ley PL 111-216, como culminación de los 15 meses de esfuerzos de los Familiares de los fallecidos en el accidente, para la mejora de la seguridad de las operaciones aéreas, con la que se pasaba, entre otros aspectos normativos, a requerir 1.500 horas para convertirse en piloto comercial de línea aérea (ATP).

Ahora D.Trump, y de ahí viene la polémica desatada en EEUU, propone precisamente que se nombre a Bruce Landsberg como vicepresidente de la NTSB nada menos. Todas las alarmas han saltado entre los Familiares del Vuelo, y la comunidad aeronáutica norteamericana profesional. El candidato además de representar ciertos intereses, se manifestó contra la mejora y logro de los familiares de los fallecidos, del requisito de capacitación de las tripulaciones de las 1.500 horas de experiencia de vuelo en lugar de las 250 que estaban en vigor con anterioridad. En 2010 Langsberg señalaba que no había “apoyo fáctico para exigir el requisito de las 1.500 horas…” lo que provocó una inmediata reacción de los Familiares en primera instancia y posteriormente de los profesionales del sector en USA.

La polémica está servida logicamente. En un país serio aeronáuticamente hablando de “safety”, y se profundiza en estas cuestiones, ante lo que rapidamente los legisladores, en el Senado, reaccionan, independientemente de la adscripción republicana o demócrata de éstos. Téngase en cuenta la importancia que se le da a un nombramiento como este, ya que es el propio presidente de los EEUU el que propone un candidato que debe ser posteriormente ratificado por las cámaras legislativas del país. Y ahí es donde tras conocerse el sujeto propuesto comienza una verdadera auditoria de su pasado y su presente, sin ambigüedades.

El candidato de Trump a vicepresidente de la NTSB no piensa mucho en un requisito clave como es el de la experiencia del piloto en el caso del accidente del 3407 de Colgan Air“, en gran parte consecuencia de errores en la gestión de una situación por parte de la tripulación, en gran parte mal gestionados tanto por la fatiga acumulada, como por un cúmulo de despropósitos en el sistema laboral de los vuelos regionales en EEUU para las tripulaciones. Langsberg, a pesar de ser un experto en seguridad aérea, como señalan los medios en USA, o además de ello, se quejaba en dos ocasiones al menos  sobre una de las disposiciones claves de la Ley de Seguridad de la Aviación que el Congreso aprobó en 2010 bajo la presión de las Familias del Vuelo 3407 de Colgan.

Además de lo señalado, de su opinión publicada en un blog, sobre las 1.500 horas como requisito, en 2012 “reincidía” en su postura calificando ese requisito de la experiencia del piloto como “no problemático”.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles E. Schumer, que apoyó la postura de las Familias del 3407 se sorprendió de la opinión de Langsberg. Se trata además de un general de la USAF, pero a los familiares que lo han perdido todo, y en absoluto esto frena su lógica visión del asunto. La mejora de la seguridad por encima de cualquier otra cuestión es su consuelo… No en vano el slogan de la NTSB reza “Extraer de la tragedia para la mejora del bien común…, aproximadamente.

Es aterrador pensar que el Sr.Landsberg, quien está nominado para servir en el máximo órgano de seguridad del país, pueda creer honestamente que la capacitación de los pilotos no es un problema“, señaló el senador Schumer, añadiendo al Buffalo News, el medio local que ha seguido este accidente desde el principio “…los familiares del Vuelo 3407, pelearon demasiado tiempo y muy duro para aprobar la mejora de la legislación sobre seguridad, como para ser socavados esos avances y ninguneados por alguien que debe servir para la mejora de las normas más importantes precisamente sobre la seguridad de los distintos modos de transporte del país“.

Pero Landsberg que entonces era Presidente de la Fundación de Propietarios y Pilotos de Aeronaves, explicó en 2010 y 2012 su punto de vista sobre el requisito de las 1.500 horas, en varios blogs, de forma bastante clara. Esto es lo que 7 años después los Familiares han tenido que volver a recordar con la candidatura propuesta por el esperpéntico Trump.

El Informe del accidente, señalaba Landsberg entonces, como factores contribuyentes la fatiga, la escasa experiencia y la deficiente capacitación en la aerolínea, hoy extinta, Colgan Air. Ante esto, el cuestionado candidato de Trump, señalaba literalmente que “en ninguna parte del Informe son las horas de vuelo del piloto al mando señaladas como causa o factor, sin embargo, una Ley ha aprobado abordar un tema como este que no es problemático“, y añadió “Esta reacción fue causada por el comprensible dolor y la indignación de las familias que perdieron a sus seres queridos en el vuelo. De alguna manera se les hizo creer que el copiloto estaba subcualificado y que eso era una causa próxima del accidente”.

Landsberg un funcionario dedicado a la seguridad durante toda su vida con una organización que representa a pilotos privados de vuelos recreativos, regresó en 2012 a pronunciarse sobre ese tema de la experiencia de las tripulaciones. Entonces se vieron realmente los “intereses” de fondo de dicho punto de vista… Entonces señaló que ese requisito de las 1.500 horas para los pilotos de aviación “ligera” o general, “haría más difícil para el tipo de pilotos a los que representa su organización, ser contratados por las aerolíneas comerciales. Esto tambien se debe a que la nueva Ley requería experiencia de los pilotos en entornos similiares a los de los aviones de pasajeros“. Y aquí está la clave precisamente del debate. De nuevo Economía VS Safety. Esa es la auténtica cuestión.

El accidente de Colgan fué trágico y evitable“, escribió Landsberg en 2012 “hubo un fallo sistémico que debía abordarse, pero el resultado es decepcionante. Se usó un instrumento sin punta cuando un bisturí dejaría menos cicatrices y promovería una más rápida curación. A veces incluso la buenas intenciones tienen como resultado algo indeseable...”

Esto precisamente es lo que llevó a la RAA (Regional Airline Association) a utilizar como argumento, señalando además que el requisito de las 1.500 horas causaría la escasez de pilotos y limitaría por tanto la contratación en las aerolíneas regionales que hasta entonces tenían más sencilla la precarización laboral de sus tripulaciones.

Ese punto de vista de Landsberg podría convertir su confirmación para el cargo como Vicepresidente de la NTSB (luego podría llegar a Presidente en 3 años) en un auténtica batalla en el Senado. La pasada semana el senador Schumer y su colega demócrata Kirsten E. Gillibrand, junto con otros cuatro senadores, enviaron una carga a Landsberg para que explique con precisión su punto de vista sobre este asunto. Gillibrand lo ha dicho muy claro “no apoyaré a ningún candidato a la NTSB que no muestre su apoyo a las Familias del Vuelo 3407

La Senadora se mostró “consternada porque un candidato a la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) para hacer recomendaciones para la mejora de la seguridad de nuestro sistema nacional de transporte sugiera que la capacitación de horas de vuelo del primer oficial no es un problema…” “No es coincidencia que no hayamos tenido una tragedia como esta en los últimos 8 años, ya que las nuevas normas están funcionando y han hecho que los viajes en avión sean más seguros. Ahora no es el momento de hacer que retrocedan”.

Aunque el Senado confirmara la candidatura propuesta por Trump por un período de 5 años en la NTSB, con los 2 primeros como Vicepresidente, éste no tendría realmente ninguna posiblidad directa de revocar o alterar la normativa de seguridad conseguida como consecuencia de la tragedia del Vuelo 3407.

Las familias por boca de Karen Ecker señala que “obviamente estamos totalmente en desacuerdo con su posición escrita” sobre la normativa de las 1.500 horas “dado que la NTSB no es una Agencia reguladora, si se confirma, contamos con él como con todos los demás miembros de la NTSB para investigar a fondo cada accidente, así como para extraer conclusiones sólidas sobre las causas probables, hacer recomendaciones de seguridad, en ocasiones difíciles pero necesarias, para evitar futuros accidentes…”

Sin embargo si se confirma su nombramiento hay un actor que puede ser una nueva voz, es decir una amenaza, para el requisito de las 1.500 horas para los nuevos pilotos comerciales en EEUU, ya que el mes pasado, un Panel de Asesores de la FAA recomendó revisar esta norma diciendo que “impone costes que exceden los beneficios…” con lo que las alarmas aún se han encendido más. Y en el Senado, el Senador republicano de Dakota del Sur, Hohn Thune, que es además presidente del Comité de Comercio, que supervisa los asuntos de la aviación, ha estado presionando al respecto tras la entrada en vigor del cambio legislativo en 2013.

Los que se posicionan favorablemente a la modificación de la norma actual argumentan que es necesario para que las aerolíneas regionales más pequeñas puedan disponer de suficientes pilotos para continuar prestando servicios a las comunidades más pequeñas. Pero aquí los sindicatos de pilotos, logicamente, se han unido como una piña a las Familias del Vuelo 3407 en la firme defensa de las 1.500 horas.

Los sindicatos han creído durante mucho tiempo que el requisito no sólo pone a los pilotos más experimentados en cabina, sino que también obliga a las aerolíneas a pagar a los pilotos más que los salarios a menudo insignificantes que generalmente reciben los primeros oficiales de las aerolíneas regionales. La primer oficial del Vuelo 3407, Rebecca Shaw, ganó solo $ 23,900 al año.

Trump nominó a Landsberg para la Junta de Seguridad a mediados de septiembre, y su selección parecía rutinaria en ese momento.

La National Business Aviation Association elogió su selección.

“Landsberg, un galardonado experto en seguridad de pilotos, ha escrito cientos de artículos sobre seguridad aérea y ha ayudado a desarrollar docenas de cursos en línea”, dijo el grupo de Aviación Ejecutiva. También ha trabajado con agencias reguladoras y otras partes interesadas en la seguridad operacional de la aviación, incluida la Administración Federal de Aviación, la Asociación Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo y el Servicio Meteorológico Nacional, así como varios grupos industriales“.

Pero también blogueó en oposición al requisito de experiencia de 1.500 horas para pilotos, sin siquiera mencionar las otras disposiciones de la Ley de Seguridad de la Aviación implementadas por las familias del Vuelo 3407 en 2010. Esa medida también reforzó dramáticamente la capacitación de pilotos e implementó un nuevo régimen para que las tripulaciones de vuelo estén más descansadas.

Es probable que Landsberg se vea obligado a explicar sus ideas sobre la Ley de Seguridad en su audiencia de confirmación ante el Comité de Comercio del Senado el martes. Vamos la transparencia normal en un país normal a años luz en esta materia de sin ir más lejos España que padece la CIAIAC y el sistema opaco y “digital” de nombramientos… sin control alguno de Congreso o Senado, como precisamente está proponiendo en España la AVJK5022.

Aunque ni Schumer ni Gillibrand se sientan en ese panel, los otros cuatro senadores demócratas que escribieron a Landsberg para preguntarle sobre el gobierno de las 1.500 horas: los senadores Cory A. Booker de Nueva Jersey, Richard Blumenthal de Connecticut, Margaret Wood Hassan de New Hampshire y Tammy Duckworth de Illinois – todos sirven en el Comité de Comercio.

En todo este asunto tambien hay otro tipo de presiones derivadas, como por ejemplo el de los pilotos de USAF… Pero eso será objeto de otro capítulo. Sully, por ejemplo, se ha posicionado claramente en contra de semejante propuesta de nombramiento de Trump. Gente que se viste por los pies en la Aviación USA. El sabe muy bien lo que supone la experiencia.

 

 

 

 

Deja un comentario