Una de controladores y otros colectivos

0

Controlando que es gerundioCristina Antón acuñará con la serie de websodios de 5 minutos un nuevo término aeronáutico "cristinando"-explicar el control aéreo a la vecina de enfrente-. Nos llevará por caminos donde el humor y la profesionalidad no son incompatibles. Como la naturalidad y la técnica tampoco lo son. La sonrisa y el gesto de concentración de los distintos profesionales se verán reflejados en sus capítulos. Y un mensaje sobre la necesaria regeneración de la imagen pública de los colectivos profesionales aeronáuticos en España. El cansancio entre controladores, pilotos, tma, bomberos o tcp, sus "colegas" atsep aparecerá, y plantearán en que consiste su oficio y porqué, a pesar de todo, la mayoría lo aman a diario. Sigue teniendo algo especial. Sigue siendo algo como para sentirse orgulloso de hacerlo bien a diario.

La representación ha durado para los ATC españoles ya casi dos años tensos e intensos. Lo dijimos en una ocasión "por quién doblan nuestras torres". Quizás ahora se encuentre una respuesta con esta iniciativa. El ambiente es duro, y es distinto hoy, y probablemente se enrarece cada día que acuden a su trabajo cuando el "jack" de sus auriculares se conecta a la frecuencia. Las consolas cobran vida, con el sonido de los indicativos de aviones sobrevolando su porción de cielo. Su sector.

Su vida cotidiana es como la de cualquier persona. Eso "persona". El complicadísimo mensaje que pretenden lanzar es que detrás de cada controlador hay una persona. "No tenemos grandes orejas, ni la cara verde, ni los ojos enorjecidos por la ira… Somos eso, simplemente personas. No creo que sea tan difícil entenderlo" nos indica la propia Cristina al preguntarla sobre esta webserie.

Se tratará pues de un ejercicio de pedagogía aeronáutica muy necesario en un momento en el que la moral de la tropa en general en el sector está bajo mínimos, por un lado, y por otro, la imagen de estos colectivos ha pasado del "glamour" de hace años, a la demonización de sus supuestos privilegios que se ha instigado desde el poder establecido. Una forma de controlar a un personal, pastueño y cada vez más sumiso, que vió las barbas de su vecino quemar, y que ahora sufre de alopecia crónica social.

El mensaje técnico, con lenguaje técnico que se emplea en el sector ha de traducirse al coloquial, como se hace con otras profesiones técnicas. Esta será la clave del seguro éxito de esta genial idea, que nos llevará de la risa a la tensión de la seriedad de los momentos críticos sin darnos cuenta.
Quedan 32 días, y la red ya empieza a echar humo…

Deja un comentario