Datos por satélite para que Europa alcance el 55 % en las emisiones de gases de efecto invernadero

ESA

0

Bruselas, BEL.- En mitad de la crisis por la COVID-19 y los problemas económicos derivados, la presidenta von der Leyen ha asociado la pandemia a la fragilidad de nuestro mundo: “Un virus mil veces más pequeño que un grano de arena ha demostrado lo delicada que puede ser la vida. Ha hecho que seamos más conscientes de la fragilidad del planeta, algo que vemos cada día en los polos que se funden, los bosques que arden y, ahora, en el planeta asolado por una enfermedad global”.

También ha destacado que, aunque la vida normal se ha detenido durante el confinamiento, el planeta ha seguido sufriendo las consecuencias del cambio climático, por lo que esta lucha es importantísima.

Del Pacto Verde Europeo, plan director para esta transformación, la presidenta von der Leyen ha dicho: “Es central para nuestra misión, que es convertirnos para 2050 en el primer continente con efecto neutro para el clima, por lo que tenemos que hacer las cosas rápido y bien. La Comisión Europea propone incrementar el objetivo de reducción de las emisiones para 2030 al menos hasta el 55 %”.

El director de los programas de observación de la Tierra de la ESA, Josef Aschbacher, ha comentado sobre el discurso: “El nuevo objetivo es indudablemente ambicioso, pero el cambio climático está aquí, es real y da miedo”. 

“Aunque la ESA no fija políticas, la gran cantidad de información que proporcionan los satélites ofrece datos fehacientes de los cambios que están teniendo lugar: información esencial a la hora de tomar decisiones”.

“Es evidente que monitorizar los cambios es importante, pero los satélites también ofrecen datos para comprender aspectos específicos del funcionamiento de nuestro planeta en tanto que sistema, como el ciclo de carbono, que son clave para desentrañar intrincados circuitos de realimentación y evaluar posibles riesgos”.

“De cara al futuro y teniendo en cuenta la necesidad de monitorizar directamente las emisiones de gas de efecto invernadero, la misión europea Vigilancia del Dióxido de Carbono Antropogénico de Copernicus discriminará las emisiones debidas a la actividad humana y será clave para seguir los esfuerzos por descarbonizar Europa.”

Cuando hablamos de las causas del cambio climático, se tiende a pensar en las plantas industriales que emiten gases nocivos a la atmósfera, las carreteras congestionadas y la destrucción de las selvas tropicales para hacer sitio a actividades como la ganadería. 

Aunque esto es cierto, acciones como estas tienen consecuencias que van mucho más allá del calentamiento inmediato de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. 

Por ejemplo, algo menos evidente y más difícil de medir de forma directa es la liberación de metano a la atmósfera por la fusión del permafrost.

Este conserva restos orgánicos de flora y fauna que se congelaron antes de descomponerse. Los científicos calculan que el permafrost mundial contiene casi el doble de carbono del que en estos momentos hay en la atmósfera.

Determinado por la temperatura, el permafrost constituye una variable climática esencial. A través de la Iniciativa sobre el Cambio Climático de la ESA ESA’s Climate Change Initiative, se están recopilando los datos de temperatura recogidos a lo largo de los años para perfilar tendencias y saber más sobre la función del permafrost en el sistema climático.

Esta iniciativa recaba y suministra productos de datos muy variados, estables y a largo plazo sobre variables climáticas esenciales a partir de múltiples conjuntos de datos satelitales mediante una colaboración internacional: algo esencial no solo para comprender las alteraciones debidas al cambio climático, sino también para las políticas climáticas.

Los océanos cubren más del 70 % de la superficie de nuestro planeta, por lo que no es de extrañar que desempeñen un papel fundamental para el clima. Lo que sí puede llegar a sorprender es que, en los últimos 50 años, hayan absorbido más del 90 % del calor extra de la atmósfera causado por los gases de efecto invernadero procedentes de la actividad humana. También han contribuido a enfriar el planeta reduciendo alrededor de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono de origen humano. Pero esto no es necesariamente algo bueno.

Los científicos lo han descubierto usando información de misiones satelitales como SMOS de la ESA, la serie MetOp de Eumetsat y Sentinel-3 de Copernicus, que ofrecen mediciones de la salinidad, las velocidades superficiales del viento y la temperatura de la superficie marina.

El problema es que el aumento en las temperaturas de las aguas oceánicas lleva a una subida del nivel del mar debido a un fenómeno denominado “expansión térmica” y a la fusión del hielo continental. Además, cuanto más dióxido de carbono se disuelva en los océanos, mayor será su acidificación, un problema medioambiental grave que dificultaría la supervivencia de ciertas especies marinas.

Satélites como Sentinel-2 de Copernicus hacen un seguimiento de los cambios en la vegetación y el uso del suelo, otro factor que contribuye al cambio climático y a la pérdida de hábitats. La próxima misión Biomass de la ESA será capaz de determinar la cantidad de biomasa y carbono almacenados en los bosques.

Estos no son más que algunos ejemplos de cómo la información que proporcionan los satélites es vital para completar las piezas que componen el puzle del clima.

Europa se encuentra en una posición privilegiada para vigilar y estudiar nuestro mundo cambiante, especialmente a través del programa Copernicus de la Comisión Europea, la mayor iniciativa de vigilancia medioambiental del mundo. En el marco de este programa, la ESA desarrolla y construye las misiones satelitales que suministran datos básicos para numerosos servicios medioambientales, incluido su Servicio de Cambio Climático

Volviendo a la cuestión de la pandemia por coronavirus y la recuperación económica, que también ha constituido uno de los temas principales del discurso de la presidenta von der Leyen, la ESA ha sido instrumental a la hora de desarrollar la plataforma Acción Rápida frente al Coronavirus Rapid Action on Coronavirus Dashboard y Observación de la Tierra de la ESA, NASA, JAXA Dashboard. 

Deja un comentario