DIFAS2017: Felipe VI visitará la Cuna Aeronáutica española… otra oportunidad perdida

Enrique Gavilán

0

Guadalajara, SP.- Ayer asistíamos en el Ayuntamiento de Guadalajara, a la presentación del desfile que el próximo 27 de mayo, Día de las Fuerzas Armadas, a partir de las 12 horas se celebrará en esta ciudad. La visita de Felipe VI, y su asistencia dentro del desfile general, a uno aéreo, a escasos metros de los edificios de la historia aeronáutica que aún conserva la ciudad, nos ha llevado a una serie de reflexiones sobre este acontecimiento, que desde un punto de vista de nuestra historia aeronáutica, científica y patrimonial, relacionada con los inicios de esta noble ciencia aérea, han hecho que sintamos algo de vergüenza, por el poco “cariño” con el que se trata nuestro Patrimonio Aeronáutico, coincidiendo con la visita regia.

Antonio Román, durante la presentación del DIFAS2017, junto a mandos militares organizadores del evento.
Antonio Román, durante la presentación del DIFAS2017, junto a mandos militares organizadores del evento.

Nuestro Alcalde, lo digo porque el suscribe vive en esta ciudad desde hace una década, el Sr. Román, apenas supo contestar a una sencilla pregunta de AD en el acto de presentación del Desfile en el marco del Día de las Fuerzas Armadas 2017. Sin intención alguna, mas que la puramente informativa, lanzamos la “complicadísima” pregunta de cúando se había producido la última visita Regia a nuestra ciudad, Cuna Aeronáutica Española (CAE), por un monarca… La intención era enlazarlo con las múltiples visitas relacionadas con temas aeronáuticos que la ciudad recibió desde 1904 en adelante, por parte de Alfonso XIII y su hijo el entonces niño Infante D.Juan, que entrega el primer estandarte aeronáutico en España a una unidad “aérea” española, precisamente el abuelo paterno del Rey Felipe VI, y padre del Emérito Rey Don Juan Carlos I.

Román nos respondía con un lacónico y poco entusiasta “en la inauguración de las Casas del Rey…“, sin por ejemplo aportarnos la fecha exacta, que fue nada menos que el 19 de abril de 1978, en plena Transición democrática en España. Hará 40 años en abril de 2018.

Pero la respuesta de nuestro Alcalde, aparte de indicar que no se había documentado demasiado al respecto, algo habitual en nuestra Piel de Toro entre políticos y tertulianos, deslizaba la confirmación de la fundada sospecha que tenemos de la poca importancia que el enlace de hechos históricos-quizás por desconocimiento- que tenemos en nuestro país está absolutamente instalado. Este es un síntoma del incierto futuro que podemos esperar. Esa respuesta tambien señalaba la poca sensibiidad oficial por un Patrimonio, el Aeronáutico, por este legado único en España que poseé y no guarda como un tesoro la ciudad, que va desapareciendo ante nuestros ojos, en la misma Cuna Aeronáutica que lo vió nacer desde la Academia de Ingenieros, auténtico epicentro de toda esta increíble Historia. No se trata de una cuestión de “frikis” de la historia de la Aviación, ni nada parecido. Se trata de que la incultura aeronáutica produce muchos monstruos difícilmente apaciguables. Se trata de que el desconocimiento conduce inexorablemente al embrutecimiento generalizado de una sociedad desconocedora de su pasado común. Y ahí es donde está la clave de muchos comportamientos posteriores.

Ese enlace de hechos históricos, nos lleva a la eliminación de los símbolos de País, y por consiguiente a la falta de sentimiento de lo común como ciudadanos. Tambien dentro de la comunidad aeronáutica española y global. Si Guadalajara tiene un sello distintivo es el que durante décadas la Aeronáutica, Aerostación y Aviación fue Guadalajara.

No hay sentimiento de País, porque desconocemos la Historia Común que nos corre por las venas, y este es un claro ejemplo, trasladado al campo de lo aeronáutico, su historia, e incluso de la Historia de la propia Monarquía española. La Familia Real en España, siempre ha estado estrechísimamente vinculada a la Aeronáutica, desde sus inicios, y de ahí que la oportunidad desaprovechada con motivo de la celebración del DIFAS17, y su Desfile aéreo (63 aeronaves de las que informaremos puntualmente en AD), suponga como vulgarmente se dice un “así se las ponían a Felipe II…”. Un gravísimo error, es el mensaje que tanto desde el propio Ayuntamiento, como desde Defensa encabeza los comunicados, señalando de forma imprecisa que Guadalajara es la Cuna de la “Aerostación” española, en lugar de “Cuna de la Aeronáutica Española”, algo precisado y explicado nada menos que por la máxima autoridad en estudios de este tipo como es el profesor González de Posada, que dió una Conferencia al respecto indicando porqué Guadalajara debe ser considerada la Cuna de la Aeronáutica española. El Sr.Alcalde no debió asistir… a pesar de sus vínculos familiares con gloriosos aerosteros.

Edificios del Patrimonio Aeronáutico en la ciudad de Guadalajara. En la parte derecha se ven dos fotos de la Academia de Ingenieros, en la que se formaron los pioneros de nuestra ciencia aérea, primera universidad politécnica en nuestro país. Un voraz incendio destruyó en 1924 la Academia…

El Desfile Aéreo sobrevolará una ciudad plagada de edificios relacionados con esta Historia Científico-Aeronáutica, con nuestra Industria Aérea, y con todos y cada uno de nuestros pioneros que pasaron por esos edificios formándose en ellos. La oportunidad la pintaban claramente para mostrar a Felipe VI precisamente eso la importancia de la Ciudad en la que se encontraba por su rango distintivo y único, como es que se trata de la Cuna Aeoronáutica Española, y que por ese mismo lugar su Abuelo y Bisabuelo Paterno, la visitaron hace ya más de 100 años en algunos casos, con todo lo relacionado con la Aeronáutica, Aeroestación y Aviación de la que ese día podrá disfrutar cuando asista al Desfile Aéreo, en una Avenida a escasos metros por ejemplo del Taller de Globos, del primer “Clúster” aeronáutico en España, el Polígono de Prácticas del Henares en el cercano Barrio de los Manantiales, y la Torre de Avistamiento o Chalet de Pilotos que se encuentra en el Parque Logístico que mantiene el Ejército, junto al Pabellón dormitorio para el Batallón de Aerostación. Hoy “vendado” y en un lamentable estado de conservación, como AD ha venido denunciando en todos estos años. Allí romperá el Desfile Aéreo sobre las cabezas de los asistentes.

Quizás el deplorable Estado de conservación patrimonial aeronáutico, hubiera podido mitigarse con una visita al recientemente restaurado Taller de Globos, organizársela con motivo de este evento a Felipe VI, en lugar de la visita protocolaria al Colegio de las Adoratrices, históricamente vinculado con la Infantería tras la Guerra Civil, en lugar de hacerlo a un edificio propiamente aeronáutico, más vinculado con la propia Monarquía española, y relacionado además con esa industria, que aunque muy cuestionado en su restauración por poco cuidadosa siendo benévolos, sí tiene el carácter de símbolo de un edificio relacionado con los pioneros de nuestra industria aérea.

Pero esa sensibilidad hay que educarla y de eso los distintos regidores locales han adolecido, con la excepción del Alcalde José María Bris  hace años. Recientemente una iniciativa de la oposición en el Ayuntamiento pide la protección como Bien de Interés Cultural o BIC, del edificio de la Hispano Guadalajara. AD lleva diez años denunciándolo, y por lo tanto se ha perdido un tiempo precioso por esos que teóricamente se dedican a los temas públicos. En estos años ha habido Patrimonio Aeronáutico ya irrecuperable.

Visitas Reales y Aeronáuticas a Guadalajara en la Historia Aeronáutica Española

(Aquí pueden ver una de las primeras visitas del Rey a Guadalajara, recogida por TVE1 http://rtve.es/v/2828454 de un documento conservado en la Filmoteca española)

Fue una Real Orden de 30 de septiembre de 1896 la que crea este Servicio, y a la que se le asigna el Cuartel de San Carlos como ubicación, y donde se conserva en uso el despacho de su primer Jefe, Pedro Vives Vich.

El 17 de septiembre de 1896 tambien por Real Orden, es decir con la firma del Rey, se crea el Parque Aeostático, en el Polígono de Maniobras del Henares donde se realizarán las primeras ascensiones

El 31 de diciembre de 1900 se producía la primera ascensión en globo libre que entre otras personas estuvo pilotado por Pedro Vives, primer Jefe del Servicio de Aerostación Militar.

Foto de principios de ¿1904? en la que se ve a Alfonso XIII en visita al Polígono de Prácticas de Aerostación de Guadalajara, pasando frente al hangar de globos...
Foto de principios de ¿1904? en la que se ve a Alfonso XIII en visita al Polígono de Prácticas de Aerostación de Guadalajara, pasando frente al hangar de globos…

El 26 de marzo de 1904 el Rey Alfonso XIII, bisabuelo de Felipe VI, visitó por vez primera oficialmente el Parque de Aerostación, elevándose el globo esférico Marte, el globo cometa Juno, autorizando el monarca el bautismo de otras dos unidades, uno con su nombre y otro con el de su madre, María Cristina, tatarabuela de Felipe VI.

Un año después, el 18 de mayo de 1905, con motivo de la fundación del Real Aeroclub de España, R.A.C.E., participaron durante un Concurso Aerostático en Madrid, como celebración de ese evento, globos y aerosteros de Guadalajara, con la asistencia de Alfonso XIII y toda la Familia Real Española.

El Torres Quevedo 2 en el Parque de Aerostación de Guadalajara entorno a 1907, muy cerca del lugar donde el 27 de mayo se celebrará el Desfile del Día de las Fuerzas Armadas 2017, con presencia del Rey D.Felipe VI
El Torres Quevedo 2 en el Parque de Aerostación de Guadalajara entorno a 1907, muy cerca del lugar donde el 27 de mayo se celebrará el Desfile del Día de las Fuerzas Armadas 2017, con presencia del Rey D.Felipe VI

Poco después en ese mismo Parque de Aerostación, en 1907 (12-13 de septiembre con los motores en marcha vuela), por ejemplo, se elevaría por vez primera un dirigible “Made in Spain”, el Torres Quevedo 1, un prototipo que por distintos motivos tuvo poca continuidad, terminando construyéndose en colaboración con la casa Astra en Francia, una enorme cantidad de unidades sobre las patentes del ilustre inventor español.

El 14 de junio de 1908, el Torres Quevedo 2, volaría en el Parque de Aerostación, denominado militarmente Polígono de Prácticas del Henares, con uno sólo de sus motores todavía cautivo.

El ingeniero Ortíz Echagüe, formado en la Academia de Guadalajara, es entre otras cosas el fundador de Construcciones Aeronáuticas,S.A., CASA, EADS en España y posteriormente Airbus Military y Space and Defense. Además tambien lo fue del SEAT. Un reconocido fotógrafo, que tomaba esta instantánea del dirigible España, en el Parque de Aerostación, junto al hangar, entorno a 1906-7
El ingeniero Ortíz Echagüe, formado en la Academia de Guadalajara, es entre otras cosas el fundador de Construcciones Aeronáuticas,S.A., CASA, EADS en España y posteriormente Airbus Military y Space and Defense. Además tambien lo fue del SEAT. Un reconocido fotógrafo, que tomaba esta instantánea del dirigible España, en el Parque de Aerostación, junto al hangar, entorno a 1906-7

El                      1920 Su Majestad Alfonso XIII, asistía a la inauguración de la Fábrica de la Hispano de Guadalajara. Cuando el próximo 27 de mayo, los C101 o el A400M sobrevuelen la ciudad, se producirá el simbólico hecho de que estas aeronaves, continuadoras de la tradición de la industria aeronáutica de España, iniciada con dicha inaguración, lo estarán haciendo sobre los restos de la Fábrica de la Hispano. Originalmente concebida como fábrica de motores para automóviles o camiones del Ejército, pero que finalmente construiría, a partir de esa fecha, los primeros aviones que se ensamblaron en España, como los de la serie de entrenamiento Barrón. Esa fábrica además contó con un proyecto específico denominado “Hispano Aircraft”, donde además había una pista o pequeño aeródromo para las unidades que se fabricaron.

Fotografía de la inauguración de la Fábrica de la Hispano Guadalajara, en la parte central se ve al Rey Alfonso XIII, con todo el equipo del personal de la misma, así como a personal militar destacado en Guadalajara.
Fotografía de la inauguración de la Fábrica de la Hispano Guadalajara, en la parte central se ve al Rey Alfonso XIII, con todo el equipo del personal de la misma, así como a personal militar destacado en Guadalajara.
Entrega del estandarte de Aerostación Militar en Guadalajara, por el Infante D.Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII, padre del Rey Emérito D.Juan Carlos I y abuelo del actual Rey, Felipe VI.
Entrega del estandarte de Aerostación Militar en Guadalajara, por el Infante D.Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII, padre del Rey Emérito. D.Juan Carlos I y abuelo del actual Rey, Felipe VI. En este acto el abuelo del actual Rey decía al Jefe del Regimiento: “Mi Teniente Coronel, os entrego este Estandarte, que España y el Rey confían a la Aerostación de Campaña, cuyo honor queda desde hoy vinculado a esta Enseña. Dios, que la bendice, os alentará en las horas gloriosas y en las de sacrificio, en todas os acompañará mi espíritu unido al vuestro en su entusiasmo por la gloria de nuestro pueblo”

El 20 de junio de 1923 el Infante Don Juan (con 9 años de edad), abuelo de Felipe VI, en presencia de Alfonso XIII entregaba el Estandarte del Servicio de Aerostación Militar. A este acto, al que asistía toda la Familia Real de entonces, tiene una especial relevancia histórico-aeronáutica desde el punto de vista de la Aeronáutica Militar, puesto que probablemente sea uno de los primeros estandartes (que no sabemos si se conserva o no aún) otorgado a un cuerpo militar relacionado con el arte de volar…

La Familia Real, y especialmente D.Alfonso XIII, realizaban anualmente una visita a Guadalajara con motivo el inicio del Curso en la Academia de Ingenieros, en la que dos sobrinos suyos cursaron estudios, los Infantes de Baviera. Además y en otras ocasiones la visita la realizaba asiduamente a la Entrega de Despachos a los ingenieros que habían conseguido su graduación. Estas visitas se produjeron a lo largo de los años, a pesar de que en 1924 se produjo un voraz incendio que destruiría la Academia de Ingenieros. Sus estudios se siguieron realizando en Guadalajara hasta su traslado definitivo de la ciudad.

 

 

Alfonso XIII en la barquilla del primer dirigible español en Guadalajara
Alfonso XIII en la barquilla del primer dirigible español

En estas visitas SM aprovechaba para pasar revista a las unidades que se encontraban en la ciudad, con la incipiente aviación. Según el historiador Alvaro González Gascón, muy probablemente en el Aeródromo Militar de Guadalajara (1912/13-1920), se produciría tambien un hecho relevante para la aviación militar española la creación de la primera escuadrilla de nuestro todavía incipiente arma de la Aviación. No en vano Guadalajara asistió al primer vuelo entre dos capitales españolas en 1910, con un avión pilotado por el socio de Benito Loygorri, Mauvais.

Una conclusión evidente

Dos Reyes, un uniforme... el del Ejército del Aire
Dos Reyes, un uniforme… el del Ejército del Aire

Como señalábamos en nuestro titular al decir “una oportunidad perdida”, tras estas pinceladas de la relación entre la Monarquía española, la industria aeronáutica y la ciudad de Guadalajara, evidentemente ésta última a través de su Ayuntamiento, tendría que haber aprovechado profundamente esta relación histórica existente para haber “vendido” a la desconocedora ciudadanía el orgullo de ser la Cuna Aeronáutica de España. Es una ciudad llena de símbolos de esa relación, y de la enorme sensibilidad que nuestra Monarquía desde los orígenes tuvo con el arte de volar. La oportunidad es enorme. Si por algo se distingue Guadalajara hoy desde un punto de vista histórico, es precisamente porque en esta ciudad se produjo todo el desarrollo tecnológico, entorno a la Academia de Ingenieros, que hoy en día podemos ver surcar los cielos del mundo, y la gran aportación de España a la conquista el aire. Aprovechar la visita de Felipe VI, para dotarla tambien del reconocimiento y conocimiento de esta Historia Científica y Aeronáutica de España, es una oportunidad única.

Cuando un C101 de la Patrulla Aguila, o un A400M surque los cielos de la capital guadalajareña el próximo sábado 27 de mayo, el resultado final de toda esta epopeya aeronáutica estará sobrevolando edificios que lo hicieron posible. La fábrica de la Hispano, el despacho de Vives, la Maestranza de Ingenieros, la Torre de Avistamiento, el Taller de Globos, la Academia, etc… Esta es la importancia simbólica de este Desfile Aéreo (también el terrestre la tiene pero no es el campo de este medio de comunicación). El espíritu de Alfonso XIII está unido desde 1923 a Guadalajara, a la Aerostación, a nuestra Aviación “por la gloria de nuestro pueblo”, señaló cuando entregó aquel Estandarte a la Aerostación de Campaña.

Lo dicho, una oportunidad perdida, que quizás lo que esté enmascarando ha sido el mal trato que han recibido sus edificios, sus legados documentales, fotográficos, etc… en todos estos años, y que realmente como ciudadano avergüenza no poder mostrar con el debido respeto honrando a nuestros antepasados y pioneros de esta ciencia aérea, en el debido estado de revista, a Felipe VI, en su visita histórica a la capital. ¿Quizás simplemente no tenemos solución?. Un país que no honra su pasado, deja de serlo…

 

 

 

 

 

Deja un comentario