Foronda: Entre la ignorancia, la incompetencia y la “inteligencia”

0

Yo no fuiVitoria, SP, 20 de enero de 2013.- A ver si comenzamos a entendernos. El titular, corresponde a la opinión autorizada de los trabajadores del aeropuerto de Vitoria, sobre la situación a la que los gestores han conducido al aeropuerto de Foronda. Ellos pagan las consecuencias de esa mala gestión, y los responsables, los gestores, no asumen ningún tipo de responsabilidad sobre lo que han estado haciendo y por lo que ciudanos-pasajeros hemos estado pagando. Este es un problema global, nacional, en todo lo que se refiere a la gestión de lo público. AENA, sus aeropuertos, y los nefastos resultados son la muestra de una forma de tratar lo público, lo que es de todos, con una irresponsabilidad que civil, administrativa o penalmente no es punitiva en España. Ese es el verdadero problema.

Cuando lo público se ve "desamparado", la gestión se hace como si se tratara de un cortijo particular, y el ciudadano, el trabajador, ve que es el único pagano de los desmanes, la incompetencia, la ignorancia de los responsables, entonces, esa sutil línea entre la injusticia o no, se ve traspasada. Cuando la justicia de la responsabilidad deja de existir, comienza el bucle hacia el terrible camino de asumir la competencia de la justicia ciudadana.

(NP Trabajadores de Foronda)
ENTRE LA IGNORANCIA, LA INCOMPETENCIA Y LA INTELIGENCIA

El aeropuerto de Foronda fue pionero en el sector de la carga aérea, especialmente del perecedero. Esto se vio reflejado en un aumento del tonelaje transportado hasta el año 2002, año en el que empezó a disminuir.

Durante estos años hemos observado varios intentos de estimular el transporte de viajeros mediante subvenciones a compañías que en pocos meses desaparecían, a través de VIA sociedad de promoción, que a juzgar por los resultados, ha promocionado más bien poco y tan solo ha servido para que sus socios (Gobierno Vasco, Ayuntamiento, Diputación y Cámara de Comercio) se justificasen. A la par el sector carguero sufría una falta casi total de ayudas económicas. Mientras empresas privadas como DHL o Decoexsa invertían grandes cantidades de dinero en el aeropuerto alavés, en Zaragoza era el dinero público el que estimulaba el aeropuerto con subvenciones económicas y suelo industrial barato a empresas muy importantes y que han llevado al aeropuerto de Zaragoza a la situación en la que está.

Aquí el desinterés en el negocio de la carga por parte del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Gobierno Vasco y Administración General del Estado (AGE) ha ido en aumento.

Pero por el contrario, es llamativo como AENA ha hecho inversiones millonarias en infraestructuras aeroportuarias como sistema instrumental de aproximación, ayudas a la navegación, central eléctrica, recrecido de la pista de aterrizaje y el aparcamiento de vehículos por un valor aproximado de 30 millones de euros. Los mismos asesores y altos cargos de AENA que decidieron acometer esas inversiones ahora han decidido quitar el H24 en Foronda y recortar sus prestaciones.

En palabras del Delegado del Gobierno en el País Vasco "no es lógico que haya gente mano sobre mano", pero olvida que es su responsabilidad. Suya y de su secretario, su vicesecretario, sus asesores, el Subdelegado en Álava, sus asesores, su vicesecretario y el personal de secretariado de confianza que dirigen una AGE sin casi competencias.

Las suspensiones de los PIF (Puesto de Inspección de Fronteras) comunitarios son siempre temporales, de otra manera sería un deslistado definitivo. Viene aquí al caso el ejemplo ilustrativo de la pescadilla que se muerde la cola. Si no hay PIF, no habrá pescado y como no hay pescado, no habrá PIF.

La pérdida del H24 y el cierre del PIF supone cerrar posibilidades de negocio y una fuente de problemas para las compañías courier que soportan la actividad del aeropuerto, como son DHL y en menor medida TNT.

Como siempre, los responsables de este desaguisado miran para otro lado o directamente señalan como culpables a los trabajadores de AENA o a los inspectores veterinarios del PIF.

La duda que queda es si lo hacen por ignorancia, por negligencia o por inteligencia. Nos tememos que estas decisiones de la AGE forman parte de un esquema de reestructuración del sistema aeroportuario en el que el aeropuerto de Vitoria-Gasteiz no tiene cabida, despreciando el negocio presente y todo su potencial.

Deja un comentario