La Agencia Estatal de Seguridad Aérea vuelve a dar la razón al Club Nimubs ante AENA

0

El 13 de junio del pasado año, la dirección del aeropuerto de Huesca-Pirineos interpuso 4 solicitudes de incidentes de tránsito aéreo ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), denunciando diversas actuaciones de socios del Aeroclub Nimbus. En un posterior escrito dirigido al Aeroclub, la dirección del aeropuerto calificó tales sucesos como "incumplimientos graves y peligrosísimos" de las más elementales Normas de Seguridad Aeronáutica. Tras analizar lo ocurrido, AESA da la razón al Aeroclub e insta a AENA a que tome medidas para evitar riesgos y que clarifique el servicio que se presta en el aeropuerto.

A requerimiento de los técnicos de AESA, el Aeroclub Nimbus y los pilotos afectados informaron razonadamente, argumentando que esos supuestos incidentes no eran tales sino que respondían a la operativa habitual a realizar con aviones sin propulsión propia (los planeadores) y al cumplimiento estricto de la Reglamentación vigente para el Vuelo sin Motor, que los responsables del aeropuerto parecían desconocer.
Ahora, ocho meses después de los hechos es la propia AESA quien ha hecho públicas las conclusiones de los cuatro expedientes en los informes definitivos resultantes de la investigación realizada. En dichos informes AESA ni tan siquiera reconoce dichos sucesos como "Incidentes de Tránsito Aéreo" afirmando en todos los casos que "no hay datos que indiquen que se ha producido un suceso de carácter grave relacionado con el tránsito aéreo, ni que la seguridad de la operación del aeródromo se haya visto comprometida" exculpando por tanto al Aeroclub Nimbus y a sus pilotos de toda responsabilidad.
Sin embargo, todos los expedientes terminan con una serie de "Recomendaciones" hacia el gestor del aeropuerto (AENA) invitándole a tomar medidas "Para evitar posibles riesgos derivados de la falta de coherencia entre la operación que de facto se lleva a cabo en el aeropuerto, y la información oficial publicada al respecto. Se recomienda a AENA que se clarifique el servicio que se presta en el Huesca-Pirineos, en la información aeronáutica oficial aplicable".
Fuentes del Aeroclub Nimbus han manifestado su satisfacción por la respuesta de AESA quien por segunda vez en pocos meses respalda sus argumentaciones. En su opinión, estas denuncias son una muestra más de la actitud de la dirección del aeropuerto hacia el Vuelo sin Motor pues aseguran que, lejos de aportar soluciones a los problemas de los usuarios del aeropuerto, aporta sistemáticamente problemas a las soluciones, dificultando la práctica del vuelo deportivo y llegando a intimidar a sus practicantes con denuncias sin fundamento.
Como ejemplo, desde el aeropuerto se denunciaba la presencia de personal en pista para empujar aviones, cuya causa es precisamente la prohibición por parte de AENA de utilizar los medios mecánicos empleados en todos los aeródromos deportivos del mundo e históricamente también en Monflorite-Alcalá hasta la apertura del aeropuerto. En otro incidente se pretendía que el responsable de operaciones del Aeroclub Nimbus, (un deportista que no tiene porqué tener conocimientos de control aéreo) asumiese responsabilidades propias de profesionales, tales como el control de la operación de un cruce de pistas del aeropuerto que la propia AESA califica como "intrínsecamente peligroso", o el facilitar información de tráfico del aeropuerto, lo que excede las atribuciones y capacitación de los pilotos de Vuelo sin Motor.
Los representantes de Nimbus afirman que la pista deportiva ha estado cerrada durante un mes, lo que interpretan como una nueva arbitrariedad de la dirección del aeropuerto, pues ello se ha realizado sin mediar ninguna explicación, motivo o reparación, causando una vez más graves perjuicios al Aeroclub al impedir además la operación en la otra pista disponible. Las mismas fuentes insisten en recordar la trascendencia del informe sobre la compatibilidad del Vuelo sin Motor en el aeropuerto de Huesca, realizado por la propia AESA el pasado mes de noviembre que concluye afirmando que es el propio diseño del aeropuerto el que al incumplir el mandato derivado del Plan Director implica posibles situaciones de riesgo, llegando incluso a proponer como mejor opción que la propia AENA favoreciese la salida del Vuelo sin Motor a otro lugar al objeto de evitar posibles reclamaciones judiciales.

Deja un comentario