11.9 C
Madrid
mayo, jueves 23, 2024

La FAA invierte 121 M$ para mejorar la seguridad operacional en sus aeropuertos

Pretenden reducir el riesgo de incursiones en pista, que han sufrido un incremento muy preocupante en lo que va de año

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Antonio Olmedo / Aviación Digital,  Sp. – La Administración Federal de Aviación ha concedido más de 121 millones de dólares a aeropuertos de todo el país para reducir el riesgo de incursiones en pista. Los proyectos reconfigurarán las calles de rodaje que puedan causar confusión, instalarán nuevos sistemas de iluminación y proporcionarán más flexibilidad en los aeródromos.

La FAA se toma muy en serio la erradicación de las incursiones en pista y están destinando importantes recursos a esta tema. No cabe duda, de que la mejor manera de hacer frente a los riesgos de seguridad es modificar o reconfigurar los aeródromos existentes y estas inversiones están directamente dirigidas a mejorar esas situaciones.

Mientras que las autoridades europeas, incluida la española, se pierden en burocracia ineficaz, reglamentos y gastos superfluos, las autoridades americanas abordan los peligros en aviación de frente. Los peligros en aviación son latentes, y se corrigen de raíz o se convierten en un serio riesgo de seguridad.

Parece adecuado comentar qué es peligro y qué es riesgo. Un aeropuerto puede ser peligroso, por su ubicación, su meteorología, su mala infraestructura, su orografía o simplemente por su diseño. Pero, en la práctica, no tiene ningún riesgo. El riesgo aparece cuando los intereses comerciales, políticos o de cualquier otra índole te obligan a utilizarlo comercialmente.

Veamos un ejemplo muy sencillo. Una curva de carretera por ejemplo, mal peraltada,  está señalizada con la señal de curva peligrosa. Si tomas la curva caminando, difícilmente corres ningún riesgo. Si la tomas a 120 Km/h el riesgo de accidente aumenta potencialmente. Pues bien, a esto se dedican nuestra autoridades aeronáuticas, a poner señales de peligro, pero no a solucionar los peligros latentes. Sin duda es más barato poner una señal que arreglar el peralte.

Causa mucha envidia como las autoridades americanas de aviación, la FAA, analizan y descubren los peligros en su infraestructura aeroportuaria. Los trabajan, los estudian, se comprometen y los resuelven. Sí claro, con dinero. Pero invertir en seguridad no es gasto, es ahorro. No hay nada más caro que un accidente.

Los proyectos de inversión en mejoras aeroportuarias recientemente anunciados estos días por la FAA parecen nimiedades, de poco peso, pero da idea de la importancia de corregir pequeños detalles en los aeropuertos que protejan la seguridad operacional. Aquí nos dedicamos a poner mármoles y crear infraestructuras faraónicas en las terminales, o crear nuevos aeropuertos absolutamente infrautilizados. Parece que esto tiene más redito político por no mencionar otro tipo de intereses.

El pasado mes de marzo, más de 200 responsables de seguridad de todo el sector de la aviación de EE. UU. se reunieron en sesiones específicas para debatir formas de mejorar la seguridad de los vuelos, en el marco de la Cumbre de Seguridad Aérea de la FAA celebrada en McLean, Virginia.

Pues bien, las sesiones se centraron en las operaciones comerciales, el sistema de tráfico aéreo, las operaciones aeroportuarias y en tierra, y las operaciones de aviación general. Cada grupo estuvo dirigido por un miembro del sector y un experto de la FAA. En su discurso de apertura de la sesión plenaria abierta a un amplio público, el Administrador en funciones de la FAA, Billy Nolen, que el pasado 21 de abril comunicó su intención de abandonar el cargo este verano, instó al sector a observar todos los aspectos de sus operaciones con nuevos ojos y a «cuestionar la sabiduría convencional«, examinando al mismo tiempo las formas de seguir mejorando la seguridad aérea.

«No hay duda de que la aviación es asombrosamente segura, pero la vigilancia nunca puede tomarse el día libre«, dijo Nolen. «Debemos hacernos preguntas difíciles y a veces incómodas, incluso cuando confiamos en que el sistema es sólido«.

Nolen convocó la cumbre para centrar la atención del sector tras una serie de recientes incidentes de seguridad, especialmente los relacionados con incursiones de aviones en la pista activa durante el rodaje.

Nolen instó a los asistentes a debatir y estudiar las medidas concretas que podrían adoptar en sus respectivos ámbitos para reforzar aún más la ya de por sí sólida red de seguridad del sector de la aviación estadounidense.

Durante las sesiones de trabajo, los grupos de la industria aeronáutica reunidos se centraron en la reciente serie de incidentes publicados por la FAA, para buscar formas de abordar las áreas en las que los sistemas de seguridad existentes podrían reforzarse para prevenir futuros incidentes.

Las incursiones en pista activa pueden provocar accidentes catastróficos. Los errores de pilotos durante el rodaje, provocados por una mala señalización, débil iluminación, baja visibilidad, mala información en las cartas de navegación, o instrucciones de control no suficientemente claras, pueden llevar a una situación catastrófica al invadir inadvertidamente la pista en servicio.

La FAA ha abordado este tema corrigiendo defectos menores, es decir abordando el tema de raíz en su red aeroportuaria y realizando inversiones millonarias.

En el aeropuerto de Boston Logan International ha invertido 44,9 millones de dólares para simplificar el trazado del aeródromo eliminando parte de las calles de rodaje, tal y como se identificó en el plan de mitigación de incursiones en pista del aeropuerto. El proyecto también prevé reacondicionar el pavimento de algunas calles de rodaje y los 10.083 pies de la actual pista 15R/33L para mantener la integridad estructural del pavimento y minimizar los restos de objetos extraños.

En el Aeropuerto Internacional Ted Stevens de Anchorage, la inversión alcanza los 39,8 millones de dólares para simplificar el trazado del aeródromo, eliminando parte de las calles de rodaje y realizar mejoras geométricas. También tiene previsto instalar un nuevo sistema de iluminación en las calles de rodaje para mejorar la seguridad de las operaciones en condiciones de baja visibilidad.

En el Aeropuerto Nacional Ronald Reagan de Washington, la inversión prevista es de 5 millones de dólares para la construcción de nuevas calles de rodaje.

En el Aeropuerto de Willow Run, Detroit (Michigan) es de 12,8 millones de dólares para construir una pista de rodaje paralela de 6.720 pies con el fin de eliminar la necesidad de que los aviones retrocedan en la pista.

Otra inversiones son en el Aeropuerto Eugene F. Kranz Toledo Express (Ohio), 4,6 millones, en el Aeropuerto Internacional de Richmond (Virginia) de 5,6 millones de dólares, en el Aeropuerto de Jackson Hole, (Wyoming), 2,6 millones de dólares para construir una pista de rodaje de 1.500 pies que elimine igualmente la necesidad de que las aeronaves tengan que retroceder en la pista.

Por último en el Aeropuerto Municipal de Naples (Florida), 3,5 millones de dólares para reconfigurar la pista de rodaje en la intersección con la pista para mejorar la geometría.

Son ejemplos de como se puede mejorar la seguridad operacional a pequeña escala, con intervenciones de mejoras directamente aplicadas a las infraestructuras aeroportuarias. Menos mármol y más seguridad.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos