10.9 C
Madrid
febrero, miércoles 1, 2023

La falta de acuerdo de ENAIRE y los controladores deja «en el aire» la esterilidad de fanales y ACCs

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Madrid, SP, 12 de septiembre de 2014.- La falta de acuerdo entre los responsables de la recién parida ENAIRE (antes AENA) y sus controladores aéreos esconde una trampa, que salvando las distancias, no tranquiliza al sector como sucedía allá por 2010, y menos aún garantiza el ambiente estéril con el que los profesionales del control del tráfico aéreo, deben desempeñar la función que tienen, y que forma parte, no lo olvidemos, de la cadena de seguridad aérea. Lo realmente preocupante de esta falta de acuerdo es que ahonda aún más la incertidumbre de estos profesionales, al límite de la extenuación sobre todo mental, lo que unido a la desmotivación profesional, en el caso de como parece el tráfico aéreo remonte a niveles anteriores, tiene muy difícil optimizar su gestión con las máximas garantías posibles. Esta es la situación real hoy. Preocupante al menos.

De momento las negociaciones que USCA y SPICA están llevando a cabo con ENAIRE no fructifican. Los dos aspectos que les distancian se refieron basicamente a la Masa salarial, y a las horas de actividad de estos profesionales.


Según fuentes solventes de los controladores, éstos han realizado toda una serie de propuestas bastante imaginativas sobre ambos aspectos de debate fundamental. Los controladores dan por descontado todo lo que se les ha ido detrayendo respecto a sus salarios desde 2010. La cifra final podría rondar un 60%, todo ello basado en lo que el Laudo de Pimentel fijaba entonces. USCA defiende la ultra actividad y vigencia del Laudo a expensas de la firma de un nuevo Convenio Colectivo que deje sentadas las reglas de sus relaciones laborales con la patronal, ahora ENAIRE. "Esto implicitamente", según estas fuentes, "supone la voluntad de llegar a acuerdos a través de la negociación más allá del período de vigencia del Laudo". En ENAIRE no quieren ni oir hablar de plantear la ultra actividad. Para los controladores es innegociable, pues la ultra actividad está recogida en el Laudo, que es anterior a la Reforma Laboral, que luego impulsó el Gobierno, y a la que podrían estar pretendiendo acogerse en la patronal pública, y considerando que tiene carácter retroactivo. Esta temporización de la ultra actividad del Laudo es indefinida antes de la Reforma Laboral, mientras no se firme el III CC. En el sector, Air Nostrum por ejemplo sentó al respecto un antecedente jurisprudencial claro.

ENAIRE más cercana a los usos y costumbres en las relaciones laborales del pasado, pretendía nada menos que si el 24 de octubre no se alcanzaba un acuerdo se pasara a la tutela del Estatuto de los Trabajadores, la Ley 9/2010, RD1001/2010 o convenios sectoriales por Saerco y Ferronats. Ya lo anticipamos hace muchos meses este último aspecto de la intención última de que los controladores trabajen bajo el paraguas normativo laboral de un convenio sectorial, lo que sería su definitiva claudicación, y además abriría la puerta de los sindicatos generalistas, antes llamados de clase, y ahora con maneras amarillistas el caso de AENA, que en SAERCO o Ferronats, tienen el modelo de como hincarle el diente a la Navegación Aérea en España. Sería el fin de los sindicatos profesionales, y por lo tanto es absolutamente innegociable para USCA o para SPICA. Esta amenaza, la del convenio sectorial, ya se está materializando experimentalmente, y esta pretensión de ENAIRE lo pone de manifiesto, más aún teniendo en cuenta, el proceso privatizador actual. Aviso a navegantes.

Finalmente ayer ENAIRE proponía mantener la ultra actividad del Laudo, sin precisar el tiempo de duración, con el fin de prolongar la negociación. USCA ha pospuesto mientras tanto la decisión sobre la convocatoria de su Asamblea Nacional hasta la próxima reunión de su Comité Ejecutivo que se celebrará el próximo 29 de septiembre, y la posibilidad de la convocatoria de paros que se iba a plantear a la espera de la concrección por parte de ENAIRE. Tras la reunión del Comité Ejecutivo dependiendo de lo que ENAIRE proponga, se sometería a la Asamblea Nacional esa posibilidad de acciones de protesta en forma de paros, probablemente parciales. El 2 de octubre está convocada la Asamblea Nacional.

A todo esto habrá que ver lo que SPICA, el sindicato minoritario de controladores, pujante e incisivo, presente en esa Mesa de Negociación, y opine al respecto, y que quizás aclare aún más cúal es la exacta situación planteada.

USCA llama la atención sobre la disminución de la Masa Salarial de todo el colectivo, pues aparte de la disminución tras la "torticera" interpretación patronal de estos años, que ha supuesto un disminución además del 40% del sueldo general de los controladores, tambien se ha disminuído un 20% de esa Masa Salarial. Además, está el agravante relentizador de soluciones, que tanto retribuciones como jornadas se encuentran absolutamente judicializadas por ENAIRE. La judicialización de las relaciones laborales como método, tan de la época de Blanco, Lema y demás.

EL PROBLEMA DE LA EDAD EN EL CONTROL AEREO ESPAÑOL

USCA aunque ENAIRE lo ha rechazado contundentemente, habría propuesto incluso vincular los ingresos de los controladores sobre la Masa Salarial actual a fecha de 2014, a la productividad según el tráfico aéreo. Ante esto USCA plantea la reducción de la Masa Salarial (MS) respecto a 2010 en un 20% y la congelación entre 2014-2019, pues el número de controladores sigue siendo el mismo. Tambien propone un reparto más equitativo de la MS, con el fin de no segmentar en función de sus retribuciones distintas clases de ATCs, sobre la base de ante la misma responsabilidad, el mismo salario. El problema son las jubiilaciones frente a las incorporaciones. Las jubilaciones liberan cantidades enormes de MS, frente a las incorporaciones, lo que según USCA permite volver a dotar con holgura la Reserva Activa de controladores, para que entorno a los 57 años puedan retirarse sin sufrir una merma, como la actual en sus ingresos de más de un 60%. La RA se reconoce en todo el mundo mediante estudios que avalan la afectación de los controladores, y otros trabajadores, sometidos a turnos y con altas cargas de estrés, así como su repercusión en la salud. En EEUU la edad obligatoria de retirada de frecuencia es de 56 años por ejemplo. En España el problema es que los controladores ante el enorme hachazo de sus emolumentos tras su retirada, se pospone ésta, y en otros casos, ante la escasez, es la propia ENAIRE la que no les autoriza por la necesidad que tiene de controladores en frecuencia. USCA quiere con su propuesta que se renueve el número de controladores al pasar más ATCs a la RA. Pero no a cualquier precio.

Con esto, según USCA, se pretende además igualar las condiciones de los 100 controladores de SENASA incorporados en 2010, Promociones 29 y 30, y que actualmente cobran un 30% menos que sus compañeros, aunque realizan el mismo trabajo. ENAIRE hasta hace unos meses, según USCA, los tenía sin seguro médico, cosa que no sucede para el resto de los trabajadores. En definitiva la propuesta de USCA, señalan, que "no incrementa la Masa Salarial total, lo que garantiza la viabilidad financiera".

ENAIRE sin embargo propone a la baja, ir suprimiendo controladores y Masa Salarial, e ir incorporando ATCs lowcost. "Quitaría 10 de la MS por los que salen, y metería 5 por los que entran". Esto además abriría la puerta a un posible ERE para los controladores "caros", como ya ha hecho entre por ejemplo los ATSEP.

40% AUMENTA LA JORNADA, 40% DESCIENDEN LOS SUELDOS

En 2010 se rebajó el sueldo de los controladores españoles en un 40%, y se subió la jornada en un 40%. Pues bien esto situó a ENAIRE como uno de los proveedores más eficientes de Europa con las tasas más bajas de ruta. La empresa lleva varios años en números verdes. 80 millones en 2013 antes de impuestos. Tiene la tasa de ruta más barata de los cinco grandes proveedores de servicios de NA, según ENAIRE indicó en nota oficial de prensa recientemente, cumpliéndose todos los objetivos económicos de la CE antes del famoso 2019.

DEMORAS, INCORPORACIONES Y MALA GESTION

Por lo tanto, contablemente, no existe explicación alguna a seguir la presión desmedida sobre este colectivo, en algunos casos incluso con la soga judicial al cuello, lo que dificulta esa esterilidad en fanales y ACCs que antes indicábamos. Esto, las condiciones psicofísicas del colectivo, el Factor Humano, sí tiene clara incidencia en los estándares de seguridad con los que se opera el control aéreo español. Además está la falta de previsión de la necesidad de nuevos controladores según el tráfico aumente. Actualmente hay en algunos centros de control 50.000 movimientos menos que en 2007, y se generan 40.000 minutos más de demora, a 80EUR minuto de demora, según Eurocontrol. Calculen. La gestión se muestra bastante mejorable en la actualidad, y bastante gravosa para las compañías, que sólo focalizan en las tasas sus quejas a día de hoy.

JORNADA LABORAL/FATIGA

En los últimos 5 años no se ha contratado ningún ATC, y eso pese a que existe una previsión clara de aumento del tráfico aéreo en el espacio aéreo español. Aquellos que se fueron tras la liberalización de algunas torres han compensado a las jubilaciones. USCA insiste en que los españoles son los controladores que mayor jornada tienen en Europa, pese a lo que algunos centro como el de Barcelona registran récords de demoras por falta de capacidad ATC.

Además el Laudo de Pimentel ya dejaba claro que la jornada era muy superior a la media de los controladores europeos, por lo que, tras concluir la vigencia del Laudo, se debería tender a las 1.400 horas. Muy al contrario de lo señalado en el Laudo, ENAIRE pretende ahora una jornada laboral obligatoria de 1690 horas, de las cuales computarían 1670 como máximo según el RD1001/2010 de actividad y descanso.

USCA parte de las 1550 horas actuales, e ir bajando hasta las 1400 que señala el Laudo, progresivamente, para dar tiempo a ENAIRE a ajustar a la demanda de tráfico que vaya llegando.

El problema que USCA ve, y que le preocupa, es que si el tráfico crece de forma contundente, la situación que se plantearía sería muy parecida a la que sufrieron empezando por Santiago de Compostela, en 2010. Y esto hoy hay que preveerlo para evitar males mayores.

ACTITUD DE USCA

El Comité Ejecutivo de USCA, dado el inmovilismo de ENAIRE en esta negociación, evitó en agosto valorar la posibilidad de paros, debido a que nos indican no tienen intención alguna de perjudicar al turismo o la economía nacional con estas medidas en plena Campaña de Verano. Pero esa "paciencia" no puede ser eterna si ese inmovilismo negociador se perpetúa. Y lo peor de todo es que afecta a este eslabón de la cadena de seguridad que debe velar por esa seguridad, orden y eficiencia en el tráfico aéreo. No hay que olvidarlo. Tampoco la limitación del derecho a huelga de este colectivo, cuyos servicios mínimos llegan a superar la dotación de controladores de una jornada normal.
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies