La falta de formación y el incumplimiento de la Ley, ponen en riesgo el servicio de rescate en helicóptero en Canarias

0

Las Palmas de Gran Canaria, SP, 30 de marzo de 2015.- La seguridad de los rescates del Grupo de Emergencas y Salvamento (GES) puede verse gravemente afectada porque el personal no cuenta con la formación adecuada y el material no se revisa bajo la normativa aeronáutica. Según denuncia la Confederación Sindical de Profesionales Aéreos, CSPA, a la que pertenecen varios colectivos que componen la cadena de la seguridad aérea, pilotos, ATSEP, TMAs, TPOs, bomberos, rescatadores, etc… es decir una organización que por encima de los distintos gremios que conforman la cadena de seguridad aérea, todos ellos contribuyen a reforzarla, mientras que la empresa FORESMA asimila a los rescatadores, considerados socialmente como auténticos héroes en los estados más avanzados de nuestro entorno, a la categoría laboral de “selvicultor”, (derivado del latín “selva”,”bosque”…) cuya dignísima función está relacionada con el cuidado de bosques, cerros o montes. La contradicción entre su clasificación profesional y la función que desempeñan resulta absolutamente inaudita, más aún si cabe en un entorno insular, como es Canarias, donde por desgracia su valioso servicio es requerido de forma continuada, como sucede en tantos entornos de nuestro país.

Se cuelgan de un helicóptero y trabajan en las condiciones más peligrosas con material sin certificar, fuera de la normativa aeronáutica, sin la formación adecuada y contratados bajo el epígrafe de selvicultores. Así es el día a día de los rescatadores del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias denuncian la situación que, además de ilegal, pone en riesgo su propia integridad y la de los ciudadanos que requieren su ayuda.

Estos profesionales, que son subcontratados por la empresa FORESMA, la cual forma una UTE con INAER Helicópteros, se ven obligados a desarrollar su labor con un a material de rescate que no se revisa de forma correcta por carecer del personal cualificado para ello, y sin los corrspondientes cursos de formación e instrucción por igual motivo, con lo que no se dispone de personal adecuado y certificado.

Asimismo, a los rescatadores adscritos al GES no se les realizan unos reconocimientos médicos acordes con una labor tan física, desconociéndose por tanto su estado actual de salud y la idoneidad para poder ejercer su delicado trabajo, situación que es a todas luces insostenible.

La razón de todo ello es que FORESMA no es una empresa aeronáutica de modo que no dispone del manual de operaciones obligatorio ni está cualificada para impartir los cursos necesarios.

Las irregularidades van más allá y la subcontrata contrata a los rescatadores dentro del estatuto agrícola forestal con la categoría de selvicultores, dejándolos fuera de los convenios y regulaciones aeronáuticas. Todo ello, a pesar de que estos profesionales vienen perfectamente definidos como personal de vuelo, en virtud de la normativa vigente establecida en el II Convenio sectorial para el sector del transporte y trabajos aéreos con helicópteros.

El trabajo de un selvicultor por supuesto es bien digno, pero en este caso esta cualificación laboral parece, cuanto menos, una broma de muy mal gusto. Estos rescatadores ejercen una labor extremadamente especializada y delicada que implica poner en riesgo sus vidas para atender al ciudadano en unas condiciones de trabajo a menudo extremas que nada tienen que ver con plantar árboles.

Tratándose de un servicio tan crítico y esencial como el rescate en helicóptero, es fundamental que se ofrezca a la población la mejor respuesta posible, con unos estándares de calidad y seguridad adecuados y donde los trabajadores desempeñen su labor de la forma más segura y eficiente.

El Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos (SLTA) ha denunciado esta situación irregular ante los organismos competentes del gobierno de Canarias y la Dirección General de Seguridad y Emergencia con la confianza plena que, siendo conocedores de esta situación, pongan en orden un servicio tan importante para el ciudadano.

Deja un comentario