Inicio Safety & Security La investigación del accidente aereo en Smolensk: un punto final o puntos...

La investigación del accidente aereo en Smolensk: un punto final o puntos suspensivos

0

Una vez hecho público en Moscú el informe del Comité Interestatal de aviación ( CIEA) sobre el accidente aéreo en Smolensk, el primer ministro polaco Donald Tusk interrumpió urgentemente sus vacaciones y regresó a Varsovia. Según los medios de comunicación de Polonia, este jueves el primer ministro realizará consultas con la comisión polaca que está investigando las causas de la catástrofe.

La aeronave Tu-154 del presidente de Polonia Lech Kachinsky se estrelló el 10 de abril de 2010. En esta catástrofe fallecieron 96 personas, entre ellas el propio presidente, su esposa y una parte de dirigentes del paìs.

La causa del derrumbamiento del avión presidencial fue la decisión de la tripulación de aterrizar la aeronave en Smolensk cueste lo que cueste. Según el informe de la CIEA, los controladores de tráfico del aeropuerto “Severny” en Smolensk habían advertido en reiteradas ocasiones a los tripulantes del Tu-154 sobre la escasa visibilidad. Los expertos rusos y polacos que habían investigado conjuntamente las causas del accidente, llegaron a la conclusión de que los pilotos estaban bajo una fuerte presión sicológica. En la cabina de los pilotos se hallaban una personas ajenas que les estaban dando las órdenes de aterrizarse sólo en Smolensk. Las “cajas negras” grabaron las conversaciones entre el director de protocolo presidencial y el comandante de las fuerzas aéreas de Polonia Andjei Blasik quien, según los expertos médicos, se encontraba borracho. “Si no hubiera esta presión, la catástrofe no hubiera ocurrido”, aseguró Magomed Tolboev, Héroe de Rusia y un emérito piloto de pruebas.

Ellos distraían la atención de los pilotos con sus instrucciones propias y las idas y vueltas en la cabina. La tripulación tiene que estar totalmente aislada. Cuanto más grave la situación, tanto más silencioso debe ser el ambiente en la cabina. Quién tiene la culpa? Los personajes políticos que estaban a bordo. En este caso los pilotos es un eslabón secundario que había sido reprimido tanto por condiciones meteorológicos, como por la presión de los políticos ( el fin de la voz).

Según la opinión de un perito independiente, secretario del Consejo Polaco de aviación, ingeniero Tomasch Jypka, el accidente no fue provocado por una sola sino varias causas graves. Entre ellas nombró “un desorden general en Polonia y la falta del deseo de los políticos de asumir responsabilidad por las decisiones adoptadas”. “La situación es tal que la irresponsabilidad de los políticos provoca la irresponsabilidad de todos los demás, incluyendo a los pilotos y a quienes preparan personalmente los vuelos”, asegura el experto polaco.

Es obvio que las escaramuzas políticas continuarán. Porque una parte quiere echar la culpa a los rusos, ganando “dividendos” y votos de los electores para el partido de oposición “Derecho y Justicia”, claramente rusofóbico. La otra es el gobierno que trata de quitarse de encima la responsabilidad, porque debe ser responsable de todo. Los pilotos se encuentran al final de este circuito donde se observa ya una ausencia de toda responsabilidad en todas las cosas, incluyendo la falta de una preparacón adecuada de pilotaje, instructores, combustible, etc. Pues, los políticos son los que no lo habían proporcionado todo eso. Aunque sabían que es un aeródromo de acceso restringido, no obstante habían decidido aterrizar justo allí. Quién debe responder por todo eso? Si Polonia quiere funcionar adecuadamente, hay que romper con esta tendencia, y, espero, que tarde o temprano estos políticos aparecerán. Quisiera recalcar lo que expresó el presidente Bronislav Komorovsky: ” La verdad es tal como es. Es trágica para los polacos, y toda la responabilidad recae en la parte polaca, incluyendo a los pilotos mal entrenados y una mala preparación del vuelo.” Pienso que esta verdad expresada por el presidente se irá abriendo paso, y una gran parte de la sociedad, preocupada por sus intereses, así como los hombres políticos, preocupados por su propia seguridad, lo tendrán en cuenta y la situación terminará por arrreglarse.

La investigación del accidente en Smolensk ya pasó desde hace tiempo al plano político. Lo podemos afirmar también porque en la sociedad polaca ya ha aparecido el término “smolenización” a raíz de tantas especulaciones políticas en torno a esa terrible tragedia.

Sin embargo, no hay motivos para cuestionar los resultados de la investigación del CIEA en la que participaron los expertos polacos. El ministro del interior polaco Ezhi Miller manifestó su satisfacción por la culminación del trabajo sobre el informe de la CIEA. “Este informe es un paso a la etapa siguiente: el esclarecimiento de las causa que provocaron la tragedia”, – expresó teniendo en cuenta la investigación polaca propia. Al mismo tiempo el ministro recalcó que el informe de la comisión polaca sería “más riguroso” con respecto a Polonia que el informe de los expertos rusos. Este jueves el primer ministro Donald Tusk presentará una conferencia de prensa en la cual daría su propia análisis del informe de la CIEA.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies