Las BRIF ante el Congreso: ¿Porqué miran los leones hacia otro lado?

0

Madrid, SP, 31 de julio de 2015.- Llevan ya cinco días de huelga indefinida. Pero siguen acudiendo de forma “voluntaria”. No han caído en la trampa… Defienden el respeto profesional de los que se juegan el tipo en la defensa contra el fuego para evitar que esta voraz amenaza acabe con vidas humanas entre sus conciudadanos y bienes de éstos. Son algo más de 500, pero representan el caos medioambiental que se adueñado de nuestra nación al poner fronteras al campo, y delimitar administrativamente la lucha contra el fuego. 17 terruños con sus minireyes firman contratos millonarios y no quieren soltar la pieza evidentemente. La Naturaleza no tiene fronteras, y los recursos son tan limitados, que dividir entre 17 el esfuerzo del contribuyente en este campo es una evidencia mal de la mala gestión de los asuntos básicos de los servicios públicos en España Además hay cerca de 35.000 personas de distintos cuerpos autonómicos, provinciales o locales que se baten el cobre cuando desde nuestro confortable lugar de veraneo vemos comodamente en la TV, todos los veranos, como proliferan por doquier estas bestias de color rojo, amarillo y naranja por nuestros montes.

Estos 500 son la infanteria que debe acudir a cualquier punto de España a “reforzar” de ahí su nombre de Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales. Deben acudir en el menor tiempo posible. Ya no son simples pasajeros de la operación aérea, ahora son parte de la tripulación. Ahora están afectados directa y legalmente por el famoso RD750/2014 de Trabajos Aéreos. Deben recibir cursos de forma continuada, certificada y supervisada por la propia AESA. Estadisticamente, tras los vuelos de Instrucción, son los que más siniestralidad potencialmente tienen como riesgo. En España más que en cualquier otro país de Europa historicamente, dicen las organizaciones profesionales de pilotos. Incluso según algunos su exposición al riesgo en el aire, estaría por encima de la de los propios bomberos forestales de las BRIF que siempre trabajan con el helicóptero como medio de transporte por su rapidez. Aunque este año hayan tenido que esperar semanas a que éstos se posicionaran en sus bases. Mientras tanto, la chapuza nacional, transportados por carretera y trayectos hasta de cuatro horas de ida y cuatro de vuelta. Eso sí, tras una jornada entera apagando el fuego…

El riesgo que asumen, se ve exponencialmente disparado tambien en el lado tierra. Mäs de un centenar ya han fallecido en los últimos 20 años en España.

La única forma de minimizar riesgos es la formación y el estricto cumplimiento de procedimientos en el lado aire y en la tierra. Nadie les debería engañar con que hay otra forma milagrosa de evitar su exposición a esos riesgos mas que consiguiendo un grado de profesionalidad cada vez mayor, y teniendo siempre en cuenta que su vida activa estará siempre limitada por los años, puesto que la dureza de este trabajo limita la actividad en las mejores condiciones posibles cuando empieza a llegar la madurez vital.

Hasta aquí las exigencias de estos profesionales. El problema empieza con los derechos con los que cuentan como contraprestación. A la temporalidad de su trabajo, meses generalmente, hemos de añadir quizás lo más sangrante, y que es algo que reclaman más allá de toda duda, el reconocimiento profesional como bomberos forestales. El grado de profesionalidad debe ir acompañado logicamente por unas retribuciones acordes con ese grado, la responsabilidad que asumen sobre vidas humanas y vidas medioambientalmente en la protección de la Naturaleza. Tambien como decíamos bienes. La contraprestación económica que reciben es tan indignante que da vergüenza tener que reproducirla. Sólo diré que no suele llegar a los “000”. Pero quizás lo que todavía resulta más inaceptablemente sangrante es que alguien sea capaz de poner por escrito en una nómina 3,5EUR/día de plus de peligrosidad, eso sí, contabilizando los días en los que se está apagando incendios. Los regates de los políticos de Magrama o Tragsa, todos ellos son puestos políticos, no engañan a nuestros bomberos forestales. Estos señalan en su web de ATBrif que “cabe destacar que una de sus propuestas es la creación de 10 puestos de trabajo con caracter técnico y de libre designación, que extrapolándolos a las tablas salariales actuales implicarían 300.000EUR…” y se preguntan “¿no hay dinero para aumentar los salarios por Ley, pero sí para meter a dedo dentro del colectivo a 10 personas afines a la empresa?”.

Hay dos cuestiones que llaman la atención de cómo está montado el chiringuito de los incendios en España. El de las 17 reparticiones de los escasos medios presupuestarios. Y el que la élite que debe complementar reforzando a las CCAA están tan mal retribuidas que resulta realmente vergonzoso tener que describir este panorama de precarización a todos los niveles de este servicio público esencial.

Muy probablemente si en el Congreso, al que ayer acudían las BRIF, y donde algunos diputados firmaban a las espaldas de estos bomberos forestales, de una vez interviniera para que el Medio Ambiente en España fuera un todo, sin fronteras, no estaríamos hablando de semejante situación. ¿Porqué?, sencilamente porque los recursos estarían mejor asignados, distribuídos, coordinados y gestionados, y no haría falta complementar en barbecho las carencias de las CCAA, puesto que habría un cuerpo de bomberos forestales del Estado, en condiciones, y no como parece ser el caso, parcheando, esclavizando a estas personas que generalmente por vocación realizan un trabajo a cambio simplemente de un reconocimiento social que no se refleja, como debería, en los Presupuestos Generales del Estado. Y de paso, estos Diputados que firmaban el manifiesto de las BRIF con los leones como testigos, tambien deberían plantearse la propia existencia de Tragsa, que visto lo visto, y leido lo que hemos leído, parece más bien una Agencia de colocación de políticos y amigos, que un complemento de lo que debería ser competencia exclusiva del Estado en la extinción y prevención de los incendios forestales.

Los leones miraban ayer para otro lado, muy probablemente porque saben que en este país la política medioambiental, se queda en eso, en política, y realmente de medioambiental tiene poco.

El modelo quizás esté a todos los niveles al otro lado del Atlántico en EEUU. Con casi 20 veces la extensión de nuestro país, en EEUU, existe un único Servicio Forestal, es una Agencia del Departamento de Agricultura.

Deja un comentario