16.7 C
Madrid
mayo, martes 28, 2024

Modernización de los sistemas de monitorización de altura de vuelo

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Indra, la multinacional de TI número 1 en España y una de las principales de Europa, se ha adjudicado un importante contrato con Eurocontrol para modernizar los tres sistemas de monitorización de altura (HMU) que posee la agencia.

El nuevo sistema será instalado en tres localidades: Nattenheim (Alemania), Ginebra (Suiza) y Linz (Austria). Los dos primeros emplazamientos ya utilizan la tecnología Vigilance de la compañía británica Roke que Indra comercializa. Ahora estos sistemas se modernizarán incorporando las nuevas técnicas de multilateralización y sincronización de última generación, que mejoran la precisión con que se determina la posición vertical de las aeronaves. Por su parte, los equipos que existían hasta el momento en Linz serán sustituidos por la misma solución de alto rendimiento Vigilance de Indra.

Más de 90 países han dotado sus centros de control y aeropuertos con tecnología puntera de gestión de tráfico aéreo de Indra. El derecho exclusivo sobre la patente del sistema Vigilance de Roke que tiene Indra abre las puertas a la compañía a un mercado en expansión en todo el mundo. Actualmente el sistema que Indra comercializa es el único que cumple íntegramente la normativa técnica.

El contrato que la multinacional de TI ha ganado para modernizar y mantener los tres HMU principales de la Agencia Regional de Monitoreo de RVSM (Separación Vertical Mínima Reducida) tiene un plazo de ejecución de dos años. Los sistemas que implantará superarán en rendimiento a los escasos equipos de este tipo operativos actualmente en el mundo.

Acerca de la separación vertical mínima reducida (RSVM)

La separación vertical mínima reducida (RSVM) es un término empleado en aviación para describir la reducción de la separación estándar vertical necesaria entre aviones- de 2.000 a 1.000 pies- que vuelen a una altura de entre 29.000 y 41.000 pies. Desde que fuese introducido en el año 2000, ha aumentado el número de aeronaves que pueden volar de forma segura en un espacio aéreo determinado, reduciendo la congestión y los retrasos. Además, los niveles de vuelo que se añaden facilitan que más aviones puedan volar cerca de la altura óptima, lo que reduce el consumo de combustible, costes, contaminación y las emisiones de CO2.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos