Nuevas reglas para evitar interrupciones por la ceniza volcánica

0

El Reino Unido aplica desde este martes una nueva regulación diseñada para minimizar el impacto en el tráfico aéreo causado por la nube de ceniza volcánica. La Autoridad Civil de Aviación (CAA en sus siglas en inglés) autorizó a algunos vuelos a que pasen un tiempo limitado volando a través de mayores densidades de la nube de ceniza de lo que se permitía previamente. Artículo completo en BBC Mundo

Vuelos cancelados

La nube de ceniza volcánica ha cancelado miles de vuelos en Europa en el último mes.

Las aerolíneas necesitarán el acuerdo de los ingenieros de la industria aeronáutica que fabricaron el avión. De momento sólo Flybe, una compañía británica, cumple los requisitos para beneficiarse de esta resolución.

La nueva medida ha sido bien recibida entre las aerolíneas, los reguladores y los fabricantes de aviones, después de que miles de personas se volvieran a quedar el lunes en tierra en el Reino Unido a causa de la nube de ceniza, que lleva interrumpiendo vuelos en Europa durante un mes.

Carrera contrarreloj

Según informa la reportera de la BBC Lisa Hampele, en las últimas semanas las investigaciones sobre el impacto de la ceniza en el motor de los aviones se han producido en una carrera contrarreloj, a medida que aumentaban las presiones por parte de las aerolíneas.

Tras el resultado de las investigaciones la CAA decidió el mes pasado relajar las reglas: desde este martes se permitirá a los aviones atravesar por el doble de cenizas en la atmósfera antes de tomar la decisión de dejarlos en tierra firme.

La CAA trata de esta forma de minimizar las interrupciones tras haber sido acusada de haber sobre reaccionado y ser extremadamente cauta en esta situación.

Situaciones sin precedentes requieren nuevas medidas y el desafío planteado por el volcán no puede ser subestimado

Andrew Haines, Director Ejecutivo de la CAA

Los jefes de las aerolíneas han criticado duramente las medidas de suspender totalmente los vuelos y cerrar todos los aeropuertos.

El director ejecutivo de la CAA, Andrew Haines, declaró a la BBC que "situaciones sin precedentes requieren nuevas medidas y el desafío planteado por el volcán no puede ser subestimado".

"Los científicos más prestigiosos del mundo nos dicen que no podemos simplemente asumir que el efecto de este volcán será el mismo que otros que ocurren en otros lugares: su proximidad con el Reino Unido, la cantidad de tiempo que está continuamente en erupción y las pautas de temperatura son todos aspectos excepcionales", explica.

Según Haines, la respuesta sólo puede venir de los ingenieros aeronáuticos y los fabricantes de aviones que establecerán qué nivel de cenizas pueden tolerar sus aparatos.

Doble de ceniza

Las reglas establecidas por la Organización Internacional Civil de Aviación, que no han cambiado, establecen que cualquier cantidad de ceniza en el aire debe forzar a los aviones a quedarse en tierra.

En abril, tan sólo seis días después de la peor crisis que ha sufrido la industria de las aerolíneas tras la segunda guerra mundial, la CAA decidió subir la densidad tolerable para los aviones de 0 a 0.002 gramos por metro cúbico de aire.

Si tomamos como ejemplo lo que ha ocurrido en las últimas 48 horas, se cancelaron 380 vuelos con las viejas reglas. Pero con las nuevas, se habrían cancelado únicamente 21, lo que obviamente es una gran diferencia

Mike Rutter, aerolínea británica Flybe

Ahora la CAA vuelve a subir esa tasa de 0.002 a 0.004, tras llegar a un consenso con científicos e ingenieros que ven este índice como tolerable durante un número limitado de tiempo.

Mike Rutter, de la aerolínea británica Flybe, dio la bienvenida a esta medida que, afirma, tendrá un gran impacto.

"Si tomamos como ejemplo lo que ha ocurrido en las últimas 48 horas, se cancelaron 380 vuelos con las viejas reglas. Pero con las nuevas, se habrían cancelado únicamente 21, lo que obviamente es una gran diferencia".

Las aerolíneas llevan semanas presionando para que se revisen las reglas de la Met Office (la Oficina Meteorológica del Reino Unido), que impone la prohibición de los vuelos.

El jefe ejecutivo de British Airways, Willie Walsh, afirmó que la imposición de no volar era una "sobre-reacción con respecto a un riesgo muy pequeño" y reclamó un enfoque con mayor sentido común.

Desde que la nueva erupción del volcán Eyjafjallajokull sembrara el caos en los aeropuertos europeos el pasado mes, miles de vuelos han sido cancelados o retrasados en toda Europa, debido al miedo de que la ceniza pueda bloquear el motor de los aviones y su correcto funcionamiento.

Se estiman en más de US$1.700 millones las pérdidas que esto ha generado a la industria de la aviación y el turismo.

Deja un comentario