«Por debajo de 20.000 pies los vuelos son más caros, pero igual de seguros»

0

La obligación de volar por debajo de los 20.000 pies en buena parte de la península va a obligar a una importante reorganización del tráfico aéreo, pero no supondrá ninguna merma en la seguridad de los vuelos, según ha indicado Luís Lacasa, decano del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (Copac). Los aviones comerciales suelen volar entre los 20.000 y los 35.000 pies (entre 7.000 y 11.000 metros) porque es la zona del espacio aéreo donde menos combustible se consume y también menos turbulencias se producen. Sin embargo, la concentración de cenizas a esa altura en buena parte del país obliga hoy a desviar los aviones por la zona más baja.

«Cerrar el tráfico por encima de los 20.000 pies es un problema adicional al tráfico aéreo, pero no lo es para la seguridad de los vuelos», apunta Lacasa, quien indica que tal vez Aena se vea obligada a suspender algún vuelo porque una situación «especial» como la de hoy «obliga a algunas limitaciones», explica. Un vuelo normal entre Madrid y Barcelona, por ejemplo, puede subir hasta los 9.000-10.000 metros. A esa altura consume menos combustible y estás más libre de las nubes de desarrollo, que son las que provocan las turbulencias. «Si hoy ese vuelo tiene que ir a menor altura, será más incómodo y más caro para la compañía, pero igual de seguro», dice Lacasa. Lacasa solicita que, para minimizar las consecuencias de la nube de ceniza, se perfeccionen en el futuro los modelos matemáticos, a la vez que se invierte en sistemas de radar con otras frecuencias para que los datos sean los más exactos.

Deja un comentario