11.7 C
Madrid
diciembre, jueves 8, 2022

Representantes del transporte aéreo juntos en París en la lucha por una aviación Net-Zero

El objetivo final de descarbonizar el planeta y cumplir así, con los objetivos del acuerdo de París de 2015 suscrito por 195 países de todo el mundo.

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.– Paris ha sido el escenario del encuentro “La lucha por una aviación Net-Zero”, organizado por Ardian, y en donde se han expuesto las distintas iniciativas e innovaciones de líderes de aeropuertos, aerolíneas, industrias y empresas emergentes, enfocadas al objetivo de la reducción de las emisiones de carbono del transporte aéreo, y la consecución de emisiones nulas de aquí a 2030 y a 2050.

¿Cómo abordar la descarbonización del transporte aéreo?

En los últimos años, una gran mayoría de países, organizaciones y empresas a nivel mundial, han iniciado una serie de iniciativas conseguir el objetivo final de descarbonizar el planeta y cumplir así, con los objetivos del acuerdo de París de 2015 suscrito por 195 países de todo el mundo, para contener los efectos del cambio climático, uno de los mayores retos medio ambientales.

Ardian ha sido la encargada de congregar a los distintos representantes de la industria aérea en ésta, su tercera conferencia anual sobre Infraestructura Aumentada, y en un momento clave para la industria del transporte aéreo, en el que se está replanteando el modelo de ecosistema y desarrollando nuevas innovaciones para acelerar la lucha contra el calentamiento global.

Además, se han presentado las principales conclusiones del estudio realizado por la compañía, que se centra en la posición estratégica para servir mejor a las necesidades de los usuarios en su principal imperativo de la lucha contra el cambio climático, coincidiendo, además, con la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, en Egipto, y cuyo fin es emprender acciones en cuestiones fundamentales para hacer frente a la emergencia climática.

Uno de los objetivos que se persigue, es limitar el calentamiento para alcanzar el desafío crítico para esta industria, por lo que se plantea entre otras, una solución que pasaría por reemplazar las calderas de combustible de hidrocarburos con el fin de alcanzar energía libre de carbono a través de la transición energética, y dar a su vez, prioridad a este importante desafío que enfrenta nuestra sociedad. Esta sería una manera de buscar como hacer real la reducción de la factura de la industria.

En este sentido, también se ha destacado el hecho de que más allá de la crisis del COVID19, el trafico aéreo global se ha incrementado para alcanzar los 10 mil millones de pasajeros en 2050, y si nos situamos en un escenario en el que la industria del transporte no tomase ninguna medida al respecto, esto se traduciría en un 22% de emisiones globales en 2050. 

Por ello y en respuesta a la emergencia climática, son muchos los países que han tomado conciencia y han alzado la voz. Otros, además, plantean los aspectos económicos y sociales de la aviación y demandan inversiones masivas en innovación para llevar a cabo esta transición necesaria, estimando una cifra aproximada de 1,5 billones de euros para conseguir la descarbonización del aire de la industria del transporte aéreo en 2050.

Además, todos estos objetivos dependen de la puesta en marcha de diferentes claves para conseguir que el camino a la transición de la aviación tenga el impacto acorde al cumplimiento de los objetivos previstos en 2050, y para lo que, en un primer momento, la descarbonización del sector, dependerá de la adopción de combustibles de aviación sostenibles a gran escala (SAF, por sus siglas en inglés), necesitando más de 330 millones de toneladas para conseguir el Zero neto en 2050.

Asimismo, será necesario contar con nuevos modelos de  aeronaves revolucionarios en cuanto a tecnología y que sean un antes y un después, como el ambicioso proyecto de Airbus del futuro avión con un motor de combustión directamente alimentado por hidrógeno, y para lo cual, se requerirá  un compromiso conjunto de toda la industria, ya que la transición al hidrógeno como fuente de energía principal para estos aviones conceptuales, requerirá una acción decisiva de todo el ecosistema de la aviación.

Este compromiso lleva parejo la necesaria renovación de las flotas y la remodelación de las instalaciones aeroportuarias, ya que será inevitable disponer de una nueva infraestructura de transporte y de abastecimiento de hidrógeno, y que situará a los aeropuertos en el centro de las interacciones y la innovación tecnología.

Estimaciones de Emisiones Co2

Ardian, ha aprovechado el encuentro para la emisión del video Air Carbon. Se trata de una plataforma de toda la industria que estima las emisiones de carbono y sugiere trayectorias de reducción coherentes. que se basan en datos operativos. Este sistema, que se puede implementar en cualquier aeropuerto, se actualiza constantemente para estar al día con la última metodología de cálculo de acreditación de carbono. Ya está en marcha en cuatro aeropuertos italianos, entre ellos, Nápoles y Milán.

A continuación, distintas personalidades representantes del sector, han expuesto sus ideas e iniciativa sobre la optimización de las operaciones y la transición del uso de los combustibles fósiles, al hidrógeno y los combustibles sostenibles.

Fátima Da Gloria, Vicepresidenta de Sostenibilidad en Air France-KLM, se ha centrado en la necesidad de la renovación de las flotas de las compañías, ya que esto se traduce en que “cada avión que llega tiene hasta un 20 a 25% menos de emisiones de CO2 combustible en la navegación”. Además, ha destacado el compromiso cada vez más exigente en Air France-KLM, con el objetivo de conseguir “un mínimo del 75%” en cuanto a las reducciones, además de asegurar que ya están preparando futuras instalaciones “para conseguir alrededor del 80%”.

Otro elemento a destacar ha sido la eficiencia operativa, “hemos estado trabajando en esto ya desde 2012, y nos hemos comprometido mucho ya que nuestros propios pilotos están haciendo lo posible para tener las emisiones mínimas de CO2 en su vuelo”. A parte, se está estudiando como optimizar otros elementos como la velocidad, el alcance de los aviones, e incluso el peso, que ha propiciado que ahora se tengan nuevos asientos, cocinas, incluso “vajillas de melamina y no porcelana”, para controlar el peso en todos y cada uno de los vuelos, ya que “el peso reducirá la cantidad de combustible que usamos”, y para que en un futuro se pueda contar con un avión en el sentido de que “básicamente no emita CO2”.

Pierre Jouniaux, director ejecutivo y fundador de Safety Line, Fátima Da Gloria, vicepresidenta de sostenibilidad de Air France-KLM, Michele Miedico, Responsable de Proyectos y Medio Ambiente de Salerno en GESAC (aeropuertos de Napoli y Salerno) y Jean-Philippe Beaujard, director ejecutivo de FlightWatching, entre otros participantes

Por su parte, Jean Philippe Beaujard, Ceo de FlightWatching ha puesto en valor el uso de los datos del avión, desde el primer conjunto de datos que obtiene justo después de que despega. Ha resaltado, además, que a pesar de ser expertos del protocolo que se utiliza entre el suelo y la aeronave, mientras ésta está en tierra, es importante conocer cómo se comporta y las características clave cuando vuela en pro de la NetZero, para optimizar su uso y crear acciones e incluso modificaciones, siempre contando con el software necesario. 

Asimismo, los participantes destacaron el papel relevante que juegan las soluciones tecnológicas aplicadas a la aviación, como los actuales sistemas biométricos, el sistema global de navegación por satélite además de los nuevos procedimientos de vuelo, entre otras, y con las que se puede ahorrar tiempo y toneladas de emisiones de CO2. 

La gobernanza del espacio aéreo fue otro de los temas abordado: la organización nacional del espacio aéreo, la elección del espacio aéreo civil y del espacio aéreo militar que cada país hace por su parte, y que no está en línea con la ambición de conseguir “un cielo europeo es en el que todos los países juntos en la Unión Europea estén de acuerdo” y que requiere cooperación civil y militar para ponerse de acuerdo sobre cómo organizar el sector aeroespacial.

Conversaciones políticas complicadas referidas a ¿cómo se organiza esa gestión del tráfico aéreo? o ¿cómo organizamos la responsabilidad si hay un incidente externo?, y en las que las aerolíneas deben colaborar y trabajar juntas para conseguir entre todos, realizar los vuelos directos más eficientes, para que contribuyan a organizar la gestión del tráfico aéreo de una manera realmente nueva y eficaz.

        

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies