Rubalcaba utilizaba politicamente a Juan de la Cierva y Coslada le quita su calle

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Macarena Orosa, Presidenta de la Comisión Técnica de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Coslada explicaba ante las preguntas de este medio, porqué dicho Ayuntamiento incluía en el Catálogo de Vestigios el cambio de nombre de la calle que dedica ese municipio a Juan de la Cierva. Mientras la Asociación Juan de la Cierva Codorniú, que preside Laura de la Cierva, que intenta poner en vuelo de nuevo un autogiro C30, Proyecto Juanito C30, para lo que esta Asociación que cuenta con reputados pilotos e ingenieros están realizando todo un estudio de ingeniería inversa. Actualmente no hay ningún C30 en vuelo ¡en el mundo!. Los familiares y amigos de De la Cierva ya han manifestado su intención de recurrir semejante medida de retirada de la placa del inventor. El Ayuntamiento de Murcia, cuya Comunidad había aprobado la denominación del Aeropuerto como “Juan de la Cierva“, prepara una moción…

Tratándose como se trata el autogiro, de una de las mayores aportaciones españolas a la aeronáutica de todos los tiempos, y a toda la teoría de las alas giratorias, ¿cómo es posible la medida tomada por este Ayuntamiento sin tener en cuenta la relevancia tecnológica del invento de De la Cierva?.  Es más, en su respuesta a este medio, la Concejala Orosa, reconoce que “no se valoran ni discuten los logros profesionales, académicos, empresariales o de cualquier otro tipo de Juan de la Cierva que, por otra parte, son muchos y muy importantes...“. Luego no hubiera sido posible, por ejemplo, haber añadido en el Catálogo de Vestigios simplemente la condición de “Ingeniero” para haber puesto de relevancia sus logros en la placa de esa calle, como señala esta Concejala, o por ejemplo haber denominado simplemente esta calle “Autogiro Juan de la Cierva…”. ¿No hubiera sido esto más sencillo y lógico?. Hablamos de este caso, pero en esta disciplina de la ciencia aeronáutica hay varios ejemplos.

No aclara el Ayuntamiento en su respuesta una cuestión esencial sobre la interpretación que se hace de la Ley de la Memoria Histórica sobre cúal es el período que se considera está incluído en la misma. Antes, durante o después de la Guerra Civil exactamente y desde qué fecha. Y esta cuestión sí es relevante, puesto que de lo contrario nos podríamos remontar a períodos muy anteriores a la contienda del 36, la colaboración con Franco, al que no conocía de De la Cierva, de haberse producido, lo habría sido con anterioridad al inicio de la contienda, y por lo tanto esta interpretación de Coslada está extendiendo su ámbito de aplicación

Pero hay algo que llama la atención como es que el Objeto de esta Ley:

Artículo 1. Objeto de la Ley.
  1. La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.
  2. Mediante la presente Ley, como política pública, se pretende el fomento de los valores y principios democráticos, facilitando el conocimiento de los hechos y circunstancias acaecidos durante la Guerra civil y la Dictadura, y asegurando la preservación de los documentos relacionados con ese período histórico y depositados en archivos públicos.

Y es que en el Objeto tenemos precisamente elementos que nos indican que con ella se pretende el “fomento de valores y principios democráticos…” que todo lo envuelve, aunque ya estemos a una altura de la película por la que han pasado más 40 años del fallecimiento de Franco. Y es precisamente la interpretación que se hace en el Art. 15 lo que hace posible la supresión de la calle Juan de la Cierva en Coslada:

Artículo 15. Símbolos y monumentos públicos.
  1. Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas.
  2. Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley.
  3. El Gobierno colaborará con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales en la elaboración de un catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y la Dictadura a los efectos previstos en el apartado anterior.
  4. Las Administraciones públicas podrán retirar subvenciones o ayudas a los propietarios privados que no actúen del modo previsto en el apartado 1 de este artículo.

Pues bien evidentemente en el apartado 2. de este Artículo 15 podríamos encontrar precisamente una o varias razones para la no aplicación al caso de Juan de la Cierva e inclusión en el Catálogo de Vestigios relativos a la Guerra Civil. Sencillamente Juan de la Cierva residía desde tiempo antes en el extranjero (estaba allí precisamente porque en su país lo de desarrollar tecnología era prácticamente imposible), y la vinculación que se le hace con la contienda está bastante cogida por los pelos, como es la del asesoramiento para el alquiler de una aeronave con la intermediación del director de ABC…

En este sentido, por ejemplo se esgrime el criterio de la que señala el Ayuntamiento “reconocida historiadora” Mirta Nuñez. , hija de un notorio anticastrista y de la primera esposa de Fidel Castro. Uno de sus trabajos precisamente de esta “reconocida” historiadora segun el Ayuntamiento, junto a Antonio Rojas Friend, habla de los fusilamientos TRAS la Guerra Civil. La cuestión es que si la hija del “demócrata” Castro se hubiera molestado en investigar otros fusilamientos, DURANTE, también se hubiera topado con el de Ricardo de la Cierva, hermano preciamente de Juan de la Cierva Codorniú, y la cuestión de los fusilamientos sumarísimos bastante silenciados u ocultados por ciertos historiadores y poco explicados de Paracuellos del Jarama. Esperanza Aguirre en este video por ejemplo habla al respecto… de Mirta Nuñez y de errores históricos en relación con la LMH.

Tambien se le puede preguntar a su sobrino, y presidente de nuestro Premio anual de Periodismo sobre Aviación, Juan de la Cierva Hoces, sobre cómo tuvo que abandonar precisamente la Cuba de Castro, como si se tratara de un espalda mojada al ver peligrar su integridad y la de su familia.

En definitiva, establecer el grado de participación de algunos ciudadanos, en este caso CIVILES, y ejercer de “Tribunal” a la hora de interpretar dicha Ley, pues resulta bastante preocupante. Eso de interpretar la Ley hasta ahora era una función propia de los Magistrados y no de los políticos. Esto de los “Comisariados” da realmente un poco de miedo… Pero es que además una vez se pone uno manos a la obra desde un Ayuntamiento habría que realizar un análisis histórico total, y no parcial, de los comportamientos en el período que se está interpretando para alcanzar el propio Objeto de la Ley, que recordemos que además de intentar suprimir la división entre ciudadanos, tambien pretende el conocimiento de hechos y circunstancias… pero no restringe estos hechos y circunstancias a un sólo lado de los contendientes ni de la propia historia.

Rubalcaba admirador de Juan de la Cierva

Y es por esto quizás por lo que Rubalcaba en 2011, del PSOE utilizaba la figura de Juan de la Cierva, como inventor del autogiro, mediante un video, en su campaña por parte de las Juventudes Socialistas como candidato a la Presidencia del Gobierno situándolo a la altura de Premios Nobel y grandes inventores de España.

En ese vídeo se citaba a grandes investigadores e inventores españoles, entre ellos los Premio Nóbel Ramón y Cajal y Severo Ochoa, así como Isaac Peral (inventor del submarino), Juan De la Cierva (autogiro), Alejandro Goicoechea y José Luis Oriol (Talgo), para concluir que un país que ha dado nombres tan ilustres necesita un presidente del Gobierno a su altura: “Un país con grandes ideas se merece un presidente que las tenga: Rubalcaba“, remachaba la organización juvenil del PSOE.

Los familiares de De la Cierva mostraban entonces su estupor “asombrados por el descaro” de la organización juvenil del PSOE. “Nada más lejos del socialismo, de sus ideas y de todo lo que representan con la figura de Juan de la Cierva y Codorniu“, aseguraban, desautorizando el uso de su nombre para promover las perspectivas electorales de “cualquier partido político”.

El malestar entonces de los familiares contrastaba con la admiración de Rubalcaba por la figura de De la Cierva y sus “grandes ideas”, pero tambien entonces incluían en el paquete de admirados a Oriol, de Talgo, cuya calle tambien ha sido incluída en el Catálogo de Vestigios.

Entre los colaboradores de la prestigiosa revista Aérea, en 1930, vemos que coincidían por ejemplo Emilio Herrera, con Juan de la Cierva y Leonardo Torres Quevedo. Emilio Herrera llegó a ser presidente del Gobierno de la República en el exilio, y Torres Quevedo y Juan de la Cierva fallecieron ambos en 1936. Pero el ver más de 80 años después a todos como colaboradores de una prestigiosa publicación, independientemente de su teórica ideología, debería invitar a la reflexión. De hecho Herrera y De la Cierva coincidían en ser monárquicos, a pesar incluso de haber sido el primero presidente del Gobierno de la República en el exilio. El túnel aerodinámico de Herrera de Cuatro Vientos, fué utilizado para ralizar pruebas del autogiro en sus inicios. La ciencia estaba logicamente por encima de cualquier sesgo ideológico, y ni que decir tiene político.

Explicación del Ayuntamiento de Coslada en una respuesta a AD:

En relación a la aclaración que ayer pidió a través del responsable de Comunicación de este Ayuntamiento, le envío una breve explicación. Espero que la misma resuelva las dudas planteadas con respecto a la inclusión, entre las medidas previstas en el Catálogo de Vestigios, del cambio del nombre de la calle dedicada a Juan de la Cierva.

En primer lugar, hay que indicar que la decisión es colegiada, y en la misma han intervenido representantes de todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Coslada (PSOE, PP, C´s, Somos, ARCO) y concejales no adscritos, así como la responsable del Archivo Municipal, el responsable técnico municipal en materia de Urbanismo y la reconocida historiadora Mirta Núñez.

En segundo lugar, con respecto a la interpretación que se haga de la medida aprobada en Sesión Plenaria, la misma se refiere al hecho en sí de la ayuda e intermediación de Juan de la Cierva a los militares que se sublevaron en 1936. Desde su posición de experto en aviación, ese asesoramiento culminó con el episodio histórico y conocido del ‘vuelo del Dragon Rapide’, paso previo y definitivo para el inicio del levantamiento militar que dio lugar a la Guerra Civil.

En momento alguno, con dicha medida adoptada por el Pleno del Ayuntamiento de Coslada, se hace una valoración o se discuten los logros profesionales, académicos, empresariales o de cualquier otro tipo de Juan de la Cierva que, por otra parte, son muchos y muy importantes.

De nuevo se entra en el campo de la interpretación la decisión de circunscribir los efectos de la Ley de Memoria Histórica a una fecha concreta. Esa interpretación, en la que el Pleno del Ayuntamiento de Coslada y su Catálogo de Vestigios coincide con el Ayuntamiento de Madrid o distintas asociaciones de Córdoba (en ambos supuestos proponen la retirada del nombre a una calle y a un instituto de Educación Secundaria), depende de lo que fija la normativa estatal en la materia y, según esta, no se establece una fecha determinada para fijar a quién, quiénes o qué formaron parte, alentaron o ayudaron por acción u omisión al levantamiento contra el Gobierno legítimo de aquel momento.

De todas maneras, estamos en un Estado Democrático y de Derecho en el que quien no esté de acuerdo con determinadas decisiones dispone de vías para manifestarlo, aunque considero que lo único que hemos hecho desde el Ayuntamiento de Coslada es dar cumplimiento a lo que marca la normativa actual en esta materia.

Macarena Orosa Hidalgo/Concejala de Hacienda y Personal/Presidenta de la Comisión Técnica de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Coslada.

 

Deja un comentario