Una reflexión sobre SLTA y las Secciones Sindicales en Eural e Hispánica de Aviación

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Hace tiempo que venimos siguiendo al sindicato que está regenerando desde el punto de vista de la representación de los trabajadores, SLTA, el Sector de los TTAA en nuestro país, y especialmente el de la operación con helicópteros. El último paso que han dado en este sentido, el pasado mes de agosto, es el de constituir las Secciones Sindicales en Eural e Hispánica de Aviación. Llama la atención del planteamiento que hacen, a años luz del individualismo de los sindicatos profesionales “tradicionales”, y ni que decir tiene que los denominados “de clase” que se repartían el “pastel” de la representación de los trabajadores historicamente en las grandes empresas operadoras del Sector.

Lo señalan claramente “Persistir en el individualismo es la peor manera de defender nuestros propios intereses particulares“. Este cambio de concepto, es lo que realmente diferencia esta forma de hacer sindicalismo regenerador. Los reinos sindicales de taifas, pilotos comerciales, de pasajeros, de carga, pilotos de trabajos aéreos, de ala fija, de helicóptero… Esta segmentación que obvia otros gremios, Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves, Tripulantes, Bomberos Forestales, Rescatadores, Gruístas, etc… es lo que está haciendo evidentemente que la fuerza de la representación sindical se vea disminuída cada vez que un conflicto surge en el horizonte. A menos fuerza, menos seguridad operativa es la consecuencia.

La forma tradicional de hacer sindicalismo en el sector aéreo, en cada “cortijo” profesional, en lugar de que todos y cada uno de los elementos que conforman la cadena de seguridad aérea procuren desde sus distintos prismas la mejora de la seguridad con la que se opera, no ya sólo por caduca sindicalmente hablando, sino por anacrónica, puesto que los distintos gremios están tan entrelazados, que resulta difícil deshliar la madeja de dónde se pueden detectar las amenazas, con el único y loable objetivo de la mejora de la seguridad en dichas operaciones.

SLTA ha entendido desde el principio que una actitud ombliguista, parcial, de un concepto general como es la cultura justa de la seguridad aérea, pasa evidentemente porque todos los actores, todos los eslabones de esa cadena, intervengan proactivamente en su mejora. Las líneas rojas en aviación se pueden en cuestión de segundos convertir en líneas negras. Los compartimentos estancos en las cabinas de pilotaje (pilotos/copilotos), de pasajeros, de mantenimiento, etc… no conducen a la mejora del Sistema. La implicación de los distintos colectivos con un mismo objetivo, hacen que se mitiguen de forma más eficiente y eficaz las amenazas. La tendencia general es ésta en todo el mundo.

Sindicalmente hablando no existe un sólo ejemplo práctico en el que por ejemplo la precarización laboral de un determinado gremio, no acabe salpicando a todos los demás que conforman el sector. Tarde o temprano, de forma inexorable esto es así. Hay ejemplos como el de la aviación comercial de pasajeros. Hay ejemplos como el de compañías como Iberia sin ir más lejos, u operadores de helicópteros donde el intrusismo condenaba a la precariedad laboral no sólo a los pilotos, sino a TMAs, y demás colectivos que intervienen en la operación de una u otra manera. Un Bombero Forestal que se convierte en “tripulante”, no en un simple “pasajero”, sino parte activa en la seguridad de la operación, en el momento en el que embarcan, desembarcan, colocan los bambis, estiban correctamente el material, coordinan las descargas desde tierra, etc… ¿no tienen ninguna función en la seguridad con la que se opera…?¿no mejorarían con su formación aeronáutica la seguridad de la operación de la que quieren que sean simples sujetos pasivos?.

Los reinos de taifas en este sector han conducido a la desmotivación, la falta de reconocimiento profesional, la falta de autoridad en los mensajes de los profesionales a la sociedad, la falta de solidaridad intergremial, la falta de una clara empatía social hacia su labor, la falta de mejora en definitiva de forma más efectiva de todo el Sistema Aeronáutico.

Sindicalmente además, han debilitado la posición de los trabajadores frente a las distintas patronales u operadores. Socialmente se equiparan las reinvindicaciones por ejemplo en materia de mejora de la seguridad, a coartadas de índole económico. Sucede tradicionalmente con los pilotos, como sucedió con los controladores. Este último otro gremio que ha de abrirse a los otros elementos de la cadena, por ejemplo como recientemente están haciendo a los controladores del ámbito privatizado de Ferronats o SAERCO, o sin ir más lejos sus ATSEPs, Señaleros, TOAs, etc… ¿Porqué se empeñan en establecer fronteras de “clase” profesional?¿qué objetivo se busca?… El erróneo mensaje que se lanza es que se trata de la preservación de unos teóricos privilegios, y no de distintos escalones dentro de la misma cadena de la seguridad. Esto es lo que la Sociedad percibe, y ésto es lo que lastra finalmente su credibilidad y autoridad.

Tambien hay elementos comunes entre el lado aire de la operación y el lado tierra. Y esa generosidad última de cada gremio para empatizar con los problemas profesionales comunes, con el bien común que es la seguridad de las operaciones y de los propios trabajadores (incluída la salud psico-social), debería ser el objetivo a plantearse sindicalmente ya bien entrado el siglo XXI.

Aquí ya no existen las clases que defendían los sindicatos tradicionales, puesto que la tendencia es a la explotación de todos los colectivos al estar éstos cada uno haciendo la guerra por su cuenta, al compartimentarse en los terruños profesionales, que defendían los sindicatos exclusivistas profesionales autistas respecto a los demás colectivos. El escenario es distinto, mírese por ejemplo la ETF, en Europa, mírese quién la compone, o mírese por ejemplo en Francia si pilotos o controladores tienen una fuerza como profesionales cuando convocan sus acciones sindicales, paros o manifestaciones y el comportamiento de los demás trabajadores ante estas acciones.

En una ocasión asistimos a una manifestación relacionada con el Sector de los TTAA, de una sóla persona frente al Ministerio de Fomento. Aquella imagen no publicada, fue demoledora. Esa imagen es todo un símbolo de cómo son las cosas aquí… o de cómo los intereses particulares de los gremios han manejado esta cuestión hasta el día de hoy.

 

Deja un comentario