Un ex socio de Díaz Ferrán deja en la calle a 190 periodistas del diario argentino ‘Crítica’

0

Antonio Mata, ex-presidente de Aerolíneas Argentinas, ex-socio de Pascual y Díaz Ferrán, ex-presidente de Quantum Air, deja en la calle a 190 periodistas del diario argentino "Crítica". Casi 200 trabajadores del diario Crítica de la Argentina no dejan sola la redacción del periódico ni un momento por miedo a que la empresa proceda a su cierre casi inexorable. Antonio Mata, es el accionista mayoritario de la editora Papel 2.0 S.A., dueña del 78% de las acciones del diario. En Facebook ya se le conoce como "el vaciador de empresas" y "Mata Empresas".

Antonio Mata

Antonio Mata dejó de pagar la nómina de sus 190 trabajadores. La semana pasada se les comunicó a todos los empleados que no se pondría más dinero en la editora Papel 2.0 S.A., y según los trabajadores "Mata aseguró que no se haría cargo de las deudas que mantiene con el personal y sus proveedores", deudas que según un portavoz del empresario español ascienden apenas a 76 euros.

Los trabajadores han denunciado que en mayo, la asamblea de accionistas "resolvió pedir el concurso de acreedores y anunció en un comunicado que no pondrá más dinero en la sociedad".

También han llamado la atención sobre el incumplimiento en el pago de los salarios. Desde hace siete meses, han estado cobrando su sueldo con demoras y en cuotas. No han recibido todavía el correspondiente a los meses de abril y mayo y los colaboradores no cobran desde octubre de 2009.

En un vídeo, los periodistas explican:

"Los trabajadores permanecemos pacíficamente durante las 24 horas en nuestro lugar de trabajo desde hace dos semanas"

"Ya hemos iniciado las respectivas gestiones para que atiendan nuestra situación"

Los trabajadores de Crítica de la Argentina relatan en un blog los movimientos de su protesta.

Un compañero que dejó el diario relata en una carta:

  • Hoy, el diario Crítica enfrenta una interrupción. Por supuesto que, tarde o temprano, saldrá fuerte de este percance para volver a ser esa voz independiente que nunca tuvo que ser silenciada por sus dueños. Porque allí están los trabajadores esperando volver al ruedo.
  • Es muy fuerte verlos como los vi ayer a todos sentados en sus puestos de trabajo, sacando la hermosa música de sus teclados, como si estuvieran armando el diario, ese diario que, seguro, segurísimo, saldrá algún día.

Deja un comentario