USA.- (Si Julio Verne levantara la cabeza…)El SpaceShip Two, VSS Unity, está entrando en la siguiente etapa de prueba. Durante esta nueva fase, se ampliará el rango en altitud, velocidad, las cargas y calentamiento. Está planeado que los pilotos y naves espaciales alcancen una altitud espacial por primera vez. La naturaleza de este hito puede llevar aún un poco más de tiempo. The Spaceship Company ha invertido años de diseño y fabricación para llegar a esta emocionante etapa, la cual ha requerido la prueba de todas las partes y subsistemas.

Una vez completadas todas las pruebas con el vehículo de tierra, se tomó la unidad en el aire; primero se acopló a la aeronave cargadora y su túnel de viento móvil “VMS Eve”, después una serie de pruebas de planeo y finalmente a los tres exitosos vuelos supersónicos completados este año.

Los programas de pruebas de vuelo progresivos son, por definición abiertos, cada prueba depende en gran medida de los datos de la prueba que la preceden. No hay garantía de que todo funcionará perfectamente a la primera e inevitablemente habrá momentos en que las cosas no salgan según lo planeado. La mayor prioridad del equipo es utilizar una planificación y preparación meticulosa para garantizar que las etapas se manejen de manera segura y que cada resultado fundamente y mejore el desempeño futuro.

En cualquier programa de vuelo espacial humano se presta una gran atención a la seguridad de la tripulación, que incluye no solo lo que sucede cuando todo funciona según lo planeado, sino también cuando ocurre algo inesperado en cualquier etapa del vuelo. En Virgin Galactic, este enfoque se demuestra claramente por el hecho de que SpaceShipTwo está tripulado por dos pilotos. Esto significa que las circunstancias pueden requerir que el equipo cancele o cambie los planes, ya sea antes del despegue o en vuelo, para que nuestros pilotos y la nave espacial puedan regresar a casa de manera segura. Sin embargo, nada de esto elimina la emoción, la anticipación y el gran orgullo de estar a la vanguardia de una nueva era espacial y de la historia en ciernes.

Prueba de objetivos de vuelo del cuarto cohete de propulsión

Entonces, ¿cuáles son los planes para el próximo vuelo? La ventana para el cuarto vuelo de prueba con motor se abrirá el 13 de diciembre de 2018. A un nivel básico, este vuelo apuntará a volar más alto y más rápido. Se planea mantener el cohete en funcionamiento más tiempo que nunca antes en vuelo, pero no en toda su duración. En las etapas finales de la combustión del cohete, en el aire de la mesosfera y con las velocidades que esperamos alcanzar, se incrementa rápidamente la altitud. Esto da como resultado nuevos e importantes puntos de datos, en particular relacionados con las cualidades de manejo supersónico y la dinámica térmica, y ambos los estaremos vigilando de cerca en la cabina y en el centro de control de la misión. Estas observaciones determinarán en gran medida en qué etapa decidimos apagar el motor del cohete. Los pilotos experimentarán un período prolongado de microgravedad como las naves espaciales de SpaceShip Two al apogeo, aunque permanecerán aseguradas en todo momento. También tendrán vistas espectaculares que esperamos que salgan a la luz tan pronto como sea posible después del vuelo.

En esta etapa del programa de pruebas, se quiere comenzar a simular la distribución del peso comercial en la nave espacial representada por nuestros futuros pasajeros. De manera emocionante, se está logrando en parte en el próximo vuelo llevando cuatro cargas útiles de investigación que forman parte del Programa de Oportunidades de Vuelo de la NASA.

Ya sea completados todos los objetivos durante el próximo vuelo o haya que esperar un poco más, Virgin Galactic está comprometida a completar las etapas finales de este extraordinario programa de prueba de vuelo lo más rápido, pero lo más importante, con la mayor seguridad posible.

 

 

 

Deja un comentario