spot_img
4.7 C
Madrid
noviembre, sábado 27, 2021

YAK-42: cobardía diez años después

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

(EL PLURAL.com/Luís Solana) 27 de mayo de 2013.- Jamás, en Democracia, las Fuerzas Armadas han sufrido una tragedia semejante a la producida el 26 de mayo de 2003 en Trebisonda (Turquía). Nada menos que 62 militares españoles perdieron la vida al estrellarse un avión Yak-42 en su viaje de regreso de una misión militar en Afganistán. Nadie, repito, nadie del Gobierno de España ni de la cúpula militar ha estado presente en ningún acto de recuerdo de semejante tragedia. Nunca pensé que unas personas fueran tan insensibles ante el recuerdo de tamaño drama de las Fuerzas Armadas. Desde hoy no me voy a creer ni un sólo gesto del PP en apoyo de las Fuerzas Armadas: seguro que será puro oportunismo.

o quiero entrar en el análisis del accidente, ni en los detalles de los contratos del dramático transporte, ni siquiera en analizar si hubo negligencias antes o después del accidente, no, sólo quiero resaltar el hecho que nadie del Gobierno de España, ni un solo general o almirante haya tenido el valor de organizar o estar presente en los actos que recuerdan a los 62 militares españoles muertos en territorio turco.

Lo más triste es que todo apunta a que nadie estuvo en esos actos sencillamente por cobardía.

Es muy duro tener que sospechar que Mariano Rajoy y Pedro Morenés y el almirante García y el general Dominguez pueden ser unos cobardes.

¿Hay alguna otra razón por la que ni el presidente del Gobierno, ni el ministro de Defensa, ni el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, ni el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra hayan aparecido públicamente junto a los familiares de nuestros 62 soldados muertos hace diez años? A mí no se me ocurre ninguna que no sea el miedo a mirar de frente a los parientes de esos muertos. Y tener miedo a un acto de recuerdos como ese, es propio de cobardes.

Ya se que seguramente se hubieran podido producir escenas de protesta. Pues se aguanta, que algunas razones existen. Ya se que se podrían haber escuchar gritos y hasta insultos. Pues se aprietan los puños y se recuerda el dolor de unos españoles parientes de militares.

Puedo aceptar que se puede ser presidente del Gobierno siendo algo temeroso; llevaría mal que el ministro de Defensa fuera algo miedica; pero me cuesta una enormidad sospechar que un almirante y un general de las Fuerzas Armadas españolas pueden tener miedo.

Hoy, diez años después de la muerte de 62 militares y visto el silencio oficial, tengo todo el derecho a sospechar que en los máximos niveles de mando del Gobierno y de nuestras Fuerzas Armadas, alguien (o más de uno) no es valiente.

O que me lo expliquen de otra manera, pero que lo expliquen.

Luis Solana es militante socialista y promotor de Nuevas Tecnologías
http://www.luissolana.com

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies