1 de cada 3 controladores muy gravemente, y 6 de cada 10 gravemente tenían dismuída su capacidad tras el 3D2010

0

CIMA(CAPITULO 1/Dictámen Médico CIMA).- El Doctor D.Juan Carlos Salinas Sánchez, era hace años, la máxima autoridad médico-aeronáutica de la Administración General del Estado del C.I.M.A.(Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial) que pertenece al Ministerio de Defensa, y, por lo tanto debería ser un organismo independiente, cuyos dictámenes se circunscriben exclusivamente al ámbito científico.

La defensa de los controladores aéreos le habría encargado un Dictamen Médico Pericial, que pone la base científica, a lo que desde AD ha sido nuestra máxima preocupación en estos dos largos años ya. El estado psico-físico de estos profesionales. El Dr.Salinas, con la amplia experiencia de los años en que pertenecía al CIMA, ahora dictamina cientificamente que nuestras más que fundadas sospechas, tras varias decenas de conversaciones con controladores españoles en estos dos años, tienen un fundamento cientifico-médico real, y que por lo tanto dichas intuitivas sospechas estaban fundadas.

La conclusión de Salinas es que tras un estudio de la situación los controladores españoles como colectivo, tras los sucesos del 3 de diciembre de 2010, el 61,8% de éstos, sobre una muestra de 160, habían sufrido de forma "importante y grave" los efectos del impacto de dicha situación. Y, en un 35,3% la incidencia era de mayor gravedad, en la escala de la "subevitación". Estamos en un país donde evidentemente la parte de la salud psicológica de los trabajadores parece que no tiene gran importancia. Pero lo que resulta palmario es que una institución médico-militar como el CIMA, que no se anda con "remilgos" al respecto, y si un médico que perteneció durante años a esta institución, es capaz de detectar la disminución psico-física en un sector tan crítico desde el punto de vista de la seguridad operativa, como es este, no es una suposición o una opinión simplemente. Se trata de algo con una base científica importante, incluyendo la experiencia adquirida de este profesional en sus años de servicio en el propio CIMA.

El estrés y el agotamiento de este colectivo era patente para cualquiera que tuviera cierto trato con ellos, antes, y tras el cierre del espacio aéreo del 3 de diciembre. Pero aparte, había toda una serie de síntomas fisiológicos que avalaban el dictamen de este médico como eran las naúseas, jaquecas, diarreas o taquicardias, por poner ejemplos clínicos detectados por el responsable del CIMA, amén de toda una serie de situaciones individuales o circunstancias particulares, que se acreditarán por su defensa ante el Juzgado de Instrucción nº3 bis. de Madrid.

Si nos detenemos un momento en las circunstancias vividas por estos profesionales, concurrían, según el escrito de alegaciones presentado, algunas de ellas influirían incluso de forma mucho más crítica en aquellos que, y esto es trascendente, no hayan superado las pruebas de acceso a esta profesión tan exigentes desde el punto de vista del equilibrio psíquico. Las modificaciones constantes de sus condiciones laborales mediante innumerables decretos y leyes, "sin acuerdo, sin período de adaptación y sin estudios de seguridad previos"(esto último denunciado a nivel europeo por ATC Petition), indica el escrito, "vinieron a alterar sus ciclos de trabajo, sus períodos de sueño y de descanso…", los ritmos circadianos.

Pero por otra parte, alegan, que cualquiera que eche un vistazo a las hemerotecas, incluída muy especialmente la de nuestro medio, se podrá percatar de la salvaje presión política y social-mediática a la que se les sometió durante todo el año 2010. Esto, "provocó un retraimiento social y aislamiento" de los controladores españoles.

Si a esto añadimos que éstos cumplieron con la presentación del famoso formulario en el que aducían una disminución psico-física, posteriormente a los pasos que los responsables de AENA estaban dando, según el escrito de alegaciones, tenemos un cóctel explosivo desde el punto de vista del cumplimiento o no de la LSA del 2003.

AENA, según el escrito, habría incumplido el protocolo de actuación en estos casos. Y a pesar de esto, como se intenta acreditar, éstos no abandonaron sus puestos.

Las patologías de los controladores habrían sido reconocidas y adveradas o por médicos externos, e incluso por los de la propia AENA, dice la defensa en sus alegaciones.

Todo lo anterior debería haber tenido un complemento con el fin de evitar el cierre del espacio aéreo el 3 de diciembre, RATE 0, como fue la aplicación del Plan de Contingencia de la propia AENA. No se hizo. Aunque a este asunto le dedicaremos un artículo aparte.

No deja de ser significativo que los protagonistas "oficiales" de esos hechos, el ministro Blanco, J.I.Lema (presidente de AENA), la ex-directora de NA, Carmen Librero, y los Sres.Torrecilla, Novelles o Almodóvar, por ejemplo, como indica en el caso de éstos tres últimos, el escrito de alegaciones a la demanda, sigan ejerciendo al día de hoy cargos públicos en todos estos casos o relacionados con el Ente Público AENA incluso. Teniendo en cuenta que tambien existe un procedimiento abierto en concreto por el cierre del espacio aéreo en la fecha, esto es la palmaria muestra de la poca relevancia que a la seguridad aérea se le presta en nuestro país. Pero hay un término en el escrito de alegaciones que por primera vez califica el cierre del espacio aéreo, como un "cierre patronal".

La seguridad aérea en España, estuvo seriamente en peligro, de ser cierto lo que se alega en el escrito, en aquellas fechas. ¿Quién nos garantiza que hoy no lo está?. Pero lo que es más trascendente, si no se toman medidas concretas, sobre los que actuaron o sobreactuaron en aquel fatídico 3D, de acreditarse finalmente con una sentencia ejemplificadora, no tendremos las máximas garantías de que por las circunstancias h o y aquello no pueda volverse a repetir mañana. Efectivamente, hablamos de depurar las responsabilidades a las que haya lugar, y no cerrar en falso un gravísimo hecho, fundamentalmente desde el punto de vista de la seguridad aérea, como fue el cierre del espacio aéreo español.

Deja un comentario