ALA acoge favorablemente el Plan de Impulso al Turismo, con matices

NP ALA/La reducción adicional de las tarifas aeroportuarias y la prolongación de los ERTE, dos medidas reclamadas por ALA tras la presentación del Plan de Impulso al Turismo

0
Madrid, SP.- La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que operan en España, incluyendo 9 de las 10 de más tráfico, da la bienvenida al Plan de Impulso al Turismo presentado por el Gobierno, pero matiza la necesidad de contar con medidas mucho más ambiciosas para el sector aéreo.
Entre las medidas que propone ALA se encuentra una reducción adicional a la presentada de las tarifas aeroportuarias que contribuya de forma efectiva a estimular el tráfico aéreo, además de la prolongación de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) de fuerza mayor al menos hasta el 31 de diciembre, y deseablemente hasta el 31 de marzo de 2021, en los mismos términos que los que hay actualmente vigentes.

El nuevo plan presentado hoy por el Gobierno, cuyo acto ha contado con la presencia del presidente de ALA, es un paso adelante, pero insuficiente, para impulsar al turismo. Concretamente, desde ALA se valora de forma positiva la reducción de la tarifa de aterrizaje prevista, si bien la situación sin precedentes que está viviendo el sector aéreo requiere adoptar bonificaciones mucho más amplias y menos condicionadas en las tarifas aeroportuarias para estimular la demanda y la llegada de turistas.

En este sentido, la Asociación aboga por bonificaciones adicionales en las tarifas aeroportuarias que no estén condicionadas a la actividad de las compañías aéreas, como sucede en la propuesta de reducción de la tasa de aterrizaje, sino que apliquen a la totalidad de las operaciones sin un umbral mínimo. Estas medidas adicionales, que deberían incluir entre otras también la tarifa de pasajeros, podrían ser sufragadas con parte de los fondos del plan de respuesta a la crisis de la Comisión Europea, o incluso utilizando los cerca de 600 millones de euros de dividendos del ejercicio 2019 que le correspondería recibir al Estado español en caso de que AENA finalmente decidiese su reparto. En ambos casos se beneficiaría al sector sin afectar al resultado del operador aeroportuario, muy afectado por la pandemia.

Otra de las medidas solicitadas por ALA es la ampliación al menos hasta final de año de los ERTE por fuerza mayor, con el objetivo de mantener el empleo y facilitar la reactivación de las organizaciones empresariales.

“La situación de excepcionalidad requiere medidas ambiciosas que contribuyan a acelerar la recuperación del sector aéreo y, por tanto, del turismo y de la economía en su conjunto”, ha afirmado Gándara.

La recuperación económica necesita al sector aéreopage1image48643840

Y es que el sector aéreo es, junto al turismo, el que está sufriendo con más intensidad esta crisis del COVID-19. El cierre de fronteras y la consiguiente restricción de vuelos para evitar la propagación del COVID-19 ha provocado una caída del tráfico aéreo sin precedentes. Hasta un

95% de los vuelos previstos se han suspendido, reduciéndose a un exiguo 5% los vuelos operados, limitándose a aquellos esenciales, de repatriación y de carga aérea, principalmente de material sanitario.

“La recuperación económica no podrá darse sin la previa recuperación del sector aéreo”, ha afirmado Gándara, quien ha puesto de relieve el valor y peso que tiene el sector aéreo, no sólo para el turismo, sino para la economía y el empleo y para ello es necesario mantener las estructuras empresariales y el empleo mediante los ERTE, facilitar liquidez mediante el crédito y bonificaciones a los costes operativos para impulsar la actividad.

En este sentido, el presidente de ALA ha recordado que el transporte aéreo es un sector estratégico en España, fundamental para el desarrollo del turismo, que emplea al 13% de la población y representa más del 12% del PIB, teniendo en cuenta que más del 80% de los turistas internacionales vienen a nuestro país en avión. El sector aéreo posibilita 2 millones de empleos directos, indirectos e inducidos en España. Por tanto, es clave para la generación de riqueza y de empleo. Y también para la conectividad.

Como consecuencia de esta inactividad están en riesgo 900.000 empleos, y se ha cifrado en 14.300 millones la caída de ingresos del sector en España como consecuencia de la pérdida de casi 114 millones de pasajeros, un 41,4% menos que hace un año (según cifras de IATA). Además, se calcula una pérdida del 4,4% del PIB español por la inactividad del sector aéreo, lo que puede suponer hasta 55.000 millones de euros, también según datos de IATA.

Deja un comentario