Algunas reflexiones sobre las reticencias profesionales con el CRM (Gestión de Recursos en Cabina)

0

Madrid, SP, 9 de abril de 2015. Estos días tras el circo mediático soportado entorno al accidente del vuelo 4U9525, donde se está mareando la perdiz bastante sobre los aspectos psicológicos que inciden en la seguridad de la operación aérea, quizás sea una buena terapia colectiva comenzar a leer algo sobre lo que los especialistas realmente en factores humanos en el ámbito de la aviación, como son los psicólogos aeronáuticos, dicen al respecto. STOP. La primera reticencia profesional es un salto casi metafísico a lo que es un puesto de trabajo (el cockpit) lleno de mandos, instrumentos, luces alertadoras, y una visión muy circunscrita hacia adelante, absolutamente poco panorámica en el fondo, donde los procedimientos evidentemente para los pilotos, y su estricto seguimiento, muy probablemente eviten que se desencadene y materialice todo lo que el sistema, su formación, y lo más íntimo de su alma de aviador, si es que aún tiene ese tipo de alma, la de Aviador, trata de evitar a toda costa. Ese salto de lo tecnológico que le rodea, de lo procedimentado en su rutina diaria, al menos en la aviación comercial, a su condición simple y complejamente humana, y por lo tanto a sus propias condiciones psicológicas a la hora de responsabilizarse de la vida de sus pasajeros, o de la suya propia, resulta complicado aceptar en su necesidad, para este perfil profesional con el condicionamiento humano del entorno en cabina, y de “la gestión de sus recursos, ya sea de equipos, procedimientos y personas, con el fin de lograr operaciones de vuelo seguras y eficaces”. En algunas ocasiones algunos profesionales del pilotaje nos han hecho llegar sus reparos sobre eso que llaman CRM. Otros, sin embargo, tambien nos han hablado de la armonía que se consigue al funcionar la tripulación técnica como un grupo íntegro, en lugar de sólo una reunión de personas técnicamente competentes. Así lo define OACI en 1989. Salvador Tomás Rubio, es un psicólogo aeronáutico español, en su estudio reflexivo sobre el CRM (Como parte de una cultura de la seguridad), expone toda una serie de debates abiertos entorno a esta herramienta tan cuestionada por los profesionales, pero tambien en el ámbito organizacional de los operadores. Estos últimos se limitarían a cumplir lo que la norma exige, mientras que los profesionales lo que hacen es “sufrirla” muchas veces sin tener un auténtico convencimiento de su utilidad/necesidad para la mejora de la seguridad aérea. Ese es el debate.

Salvador Tomás en su libro, que recomendamos leer a todos aquellos a los que les hayan surgido dudas razonables entorno a los FFHH, y quieran llegar a entender realmente la trascendencia de estos en su relación con la safety, llega a una serie de interesantes “Consideraciones Finales” en el capítulo 7.

Una básica es la impresión de este psicólogo de que todavía no se ha sido capaz de transmitir adecuadamente, la esencia del CRM, por lo que el piloto lo ve como algo necesario, pero por imperativo legal, dudando de su efectividad, como algo antagónico teoricamente con su profesión técnica, y viendo la imagen de los Facilitadores o “Instructores” de CRM de forma quizás poco humilde y crítica fundamentalmente hacia su labor. Entre el “obligar” y el “convencer” de la necesidad del CRM, citando a Ortega por parte del autor, el piloto en general, tiende a sentirse obligado. Esto no suele ser una buena forma de convencimiento íntimo.

Entorno a un 20% de los profesionales, hace mucho tiempo o no lo ha hecho nunca, han recibido un Seminario CRM.

El psicólogo hace una referencia muy curiosa a la forma de percibir que tienen los profesionales el CRM. Esta forma de percepción va muy en la línea de ese salto metafísico de lo técnico a lo psicológico en cabina, que señalábamos al principio. Dice S.Tomás, que para definir el CRM los profesionales se limitan a traducir literalmente las siglas, es decir Cockpit Resources Management, o pierdan la orientación con la idea de la “mejora del ser humano”, y por otra parte lo que califica de tópicas y típicas referencias a mejoras de la coordinación, trabajo en equipo y evitación de errores. Esto es según el psicólogo cómo lo perciben.

Por contra señala que poco dicen de cambios de valores, actitudes, comportamientos personales, operativos y señala “muy especialmente directivos”. Esta destreza genérica, señala S.Tomás, “no siempre tiene que circunscribirse a la cabina de vuelo” al contrario que una buena parte de los profesionales que consideran el CRM como una destreza “específica de cabina”.

Tambien señala que la percepción de los profesionales hacen que aunque a la mayoría, según su estudio, les gusta el CRM, los califican de aburridos, repetitivos, variaciones de temas conocidos, y sobre todo, excesiva teoría y poco prácticos. Tambien ponen sus reparos en función del Facilitador que imparta los cursos de CRM.

La mayoría de los profesionales, a pesar de todo, consideran como razonable el CRM y acertado, pero se dividen a la hora de percibir lo beneficioso de sus efectos, y aquellos que a veces sí los perciben y otras no. Obviando el mensaje final que el CRM está lanzando.

Resulta curioso ver el análisis psicológico que se hace de las reticencias. Hay quien piensa por ejemplo que puede llegar a atentar a la autoridad del comandante al mando, en casos extremos, y el resto opina que los que lo rechazan sí creen en ese atentado a la “Auctoritas”. El deseo de cambio, es un factor que deslizaron los encuestados en este estudio.

El escepticismo de los profesionales sobre la “garantía” del CRM para un uso efectivo de los recursos en cabina, incluso en algunos casos sin dar opción a esa posibilidad, es en sí mismo contradictorio con el fin que persigue el CRM, como es precisamente el uso efectivo de TODOS, humanos, técnicos y procedimentales, los recursos que concurren en una cabina.

Una importante cantidad de pilotos no acaban de entender/aceptar el CRM, señala S.Tomás Rubio finalmente.

Lo que descubre S.Tomás en su estudio en forma de libro, es que pese a que la valoración que se hace del CRM como parte de la cultura de seguridad sí mayoritariamente se percibe por el profesional como algo que limita la comisión de errores, fomenta el trabajo en equipo, mejora la comunicación, cambia el rol del papel del lider y mejora las relaciones interpersonales en cabina, y por contra, los que no lo consideran así, señalan algo muy importante como es que no creen en ello y menos aún en el apoyo de las autoridades y responsables de las compañías aéreas.

El piloto en general tiende a tener una verdadera intención de cambio en sus actitudes personales negativas, algo que el CRM debería propiciar. Los pilotos por ejemplo reconocen que se mejora la conciencia situacional, las capacidades de comunicación e interrelación, y afrontar con mejor criterio situaciones anómalas o de emergencia.

Pero finalmente de forma mayoritaria sí que parece que el estudio concluye con los resultados cuantitativos y cualitativos del mismo son positivos, aunque algunos han de corregirse evidentemente al no percibirse en positivo. Los enumeramos:

SI…

-Mayor y mejor integración en el equipo.

-Comunicación más eficaz, y más segura para el vuelo.

-Mejora las relaciones interpersonales

-Mejora la gestión de conflictos que puedan surgir dentro del equipo

-Aumenta el nivel de alerta situacional, individual y del equipo

NO…

-Conciencia, o al menos no lo hace adecuadamente, de la importancia de la salud física y psicológica

-No demuestra la importancia del beneficio que aporta una buena gestión de la carga de trabajo

-No parece que esté excesivamente claro que demuestre la importancia del beneficio que aporta una buena gestión del estrés.

-No es muy patente que amplie la visión en el proceso de toma de decisiones.

-No disminuye, o no lo hace adecuadamente, la percepción de estatus existente que demuestre sus efectos negativos para el trabajo en equipo

-No alerta adecuadamente sobre los peligros del sentimiento de invulnerabilidad y sus efectos negativos incrementando los riesgos en la operación de vuelo

-No alerta debiadamente sobre la importancia de las actitudes y el papel que desempeñan en relación con nuestro comportamiento

-No destaca suficientemente la importancia de la motivación y el papel que desempeña tambien en relación con nuestro comportamiento.

-No se define claramente como promueve sinergia.

Los pilotos según el estudio referido creen que los contenidos del CRM necesitan mejora y actualización. Necesitan adaptaciones culturales. Consideran que se le da poca importancial a nivel gerencial, cumpliéndose por ser requisito legal, no por convencimiento. Los pilotos no reconocieron adecuadamente los Marcadores Conductuales del estudio, por lo que se desestimó. Un buen resumen de los feedback captados por el estudio de este reputado psicólogo es la frase de P.Senge “Las personas no se resisten al cambio, se resistten a que les cambien”.

Hay en esto del CRM un margen para la mejora que debe analizarse e implementarse. En primer lugar la concienciación del piloto en sus beneficios. La necesidad de implementación desde la formación.Mayor concienciación de las autoridades, gerencias y mandos. Mäs caracter práctico. Actualización de los contenidos. Una muy interesante como es la de enfatizar y profundizar en la condición humana del piloto, sus actuaciones y limitaciones. La posibilidad de evaluación del beneficio con técnicas adecuadas, y finalmente, hace falta una definición clara de quién debe ser facilitador de CRM, titulaciones, competencias,concoimientos y experiencia exigible.

El estudio cuantitativo de S.Tomás se realizó entre junio de 2009 y 2010. La muestra de encuestas fue de 583, vía on-line y varios países sobre todo Latinoamericanos.

Ficha Libro: CRM. Como parte de una cultura de seguridad. Imagen y prospectiva.

Salvador Tomás Rubio. Cockpit Estudio.2011

Deja un comentario