¿Deberían suspenderse en Europa, todas las actividades con drones en la actual situación?

0

Madrid, SP, 20 de noviembre de 2015. AESA ha abierto según informa 24 expedientes sancionadores por incumplimientos de la normativa del uso de vehículos aéreos no tripulados, por un importe total de 185.500EUR desde que entró en vigor la nueva normativa, normativa realizada desde la provisionalidad, fundamentalmente por NO SER UN OPERADOR HABILITADO y SOBREVUELO DE ZONAS NO PERMITIDAS. Ante el estado de alarma sobre la seguridad en estos días, a nivel global, no sería una iniciativa descabellada la prohibición total de esta actividad, muy dificilmente controlable, por no decir imposible, a nivel Europeo. Se trata de prevenir evidentemente cualquier tipo de sobresalto relacionado con éstos ante la imposibilidad de supervisar eficazmente su uso generalizado, indiscriminado y de fácil accesibilidad. Como veíamos en el video publicado ayer en AD sobre el impacto en un vuelo comercial, la amenaza que suponen derivada de su fácil utilización es tan real, como preocupante en la actual situación.

En un comunicado, el Departamento que dirige Ana Pastor recuerda que el uso imprudente de un 'dron' puede tener consecuencias, ya que las sanciones por incumplir con la normativa pueden alcanzar los 4,5 millones de euros en función de la gravedad de los hechos.

España cuenta desde hace un año con una normativa que regula el uso civil de 'drones' y que establece una serie de requisitos que hay que cumplir para poder usarlos como herramienta de trabajo.

La AESA recuerda que para poder trabajar con un 'dron' es necesario habilitarse y estar registrado en la AESA, contar con un seguro de responsabilidad civil específico para aeronaves, ser piloto de 'drones', es decir tener conocimientos teóricos de aeronáutica y prácticos del 'dron' que se va a pilotar, además de tener un certificado médico en vigor y ser mayor de 18 años.

Además de ser un operador registrado, para trabajar con 'drones' hay que tener en cuenta que no se puede operar sobre zonas urbanas o aglomeraciones de personas. Los 'drones' para uso lúdico o deportivo no están autorizados para sobrevolar sobre aglomeraciones de personas tales como parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones o procesiones.

Tampoco pueden usarse de noche, ni cerca de aeropuertos, aeródromos, helipuertos o donde se realicen vuelos con otras aeronaves de baja altura, como las zonas de parapente, ultraligeros, paracaidismo, etc..

La AESA ha solicitado la colaboración de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para distribuir una serie de recomendaciones sobre qué hay que hacer para poder utilizarlos con el objetivo de evitar situaciones que puedan poner en riesgo la seguridad de las personas y bienes de tierra. En concreto, se explica qué requisitos debe cumplir una empresa o un particular para poder trabajar con 'drones' y dónde no se puede operar con ellos.

ADAPTARSE A EUROPA.

Hasta el momento solo existía una normativa que regulara estos usos emitida en el año 2011 por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en la cual se consideraba a los 'drones' como aeronaves, por tanto tenían que regirse por todas las normas europeas y nacionales referidas a la circulación aérea.

No se contemplaba la posibilidad de que una aeronave no tripulada realizara trabajos aéreos. Pero el desarrollo industrial y las expectativas de negocio hacen que la regulación de estos 'drones' se haga imperativa.

La UE ha presentado sus planes para crear una normativa que derive en que en 2016 estas aeronaves formen parte también en el espacio aéreo europeo.

Deja un comentario