Desvelando misterios: ¿Por qué Airbus patenta un avión hipersónico?

0

(UGEC Blog/Javier Bujalance) Córdoba, SP, 7 de agosto de 2015.- Hace unos días nos despertábamos con un titular absolutamente amarillista en la prensa española, y digo española porque escudriñando la red no he encontrado peores coberturas que las patrias, que decía algo así como: Airbus patenta un avión supersónico que uniría Madrid y México en 3 horas. O su versión alternativa: Airbus patenta un avión para conectar Nueva York y Londres en una hora. Buscando ese sensacionalismo barato (sale gratis escribir sandeces) cada vez se iba reduciendo más el tiempo. En el siguiente vídeo podéis ver una explicación muy clarificadora del planteamiento de esta idea:

Dicho esto, os he de dar una mala noticia. Ni los titulares de los periódicos y ni el título de este post son “correctos”, pero, como diría Mourihno: “¿Por qué?” La respuesta, muy simple, es que Airbus aún no ha patentado nada, en el sentido de darle uso y difusión, sino que ha ganado o registrado una patente. Si bien en un sentido lingüístico los titulares son correctos (según la Real Academia Española de la Lengua), no ocurre así en el aspecto práctico. Esta reflexión nos lleva a las dos preguntas preceptivas:

¿Por qué Airbus patenta un avión hipersónico? Para llegar más alto, más lejos, más rápido, consumiendo menos y ganando más.

Pero la pregunta que buscamos, y, lo que quiero que quede claro en este post, es: ¿Por qué Airbus registra la patente de un avión hipersónico? Piénsalo bien y concluirás como yo, que la respuesta es totalmente distinta a la anterior.

Comparación entre el Concorde-1 y la futurista nueva aeronave denominada oficiosamente Concorde-2 (Gráfico tomado de “The Telegraph”)

Airbus, como tantas grandes compañías, registra la patente para en el futuro tener la propiedad exclusiva para poder desarrollarla. Y, ¿cuándo es “el futuro”? El futuro llega en el momento en el que la compañía conoce y domina la técnica y la tecnología lo suficiente como para poder trabajar en la idea, es decir, que en estas circunstancias lo que se registra es la autoría intelectual, pues realmente no hay más. Además, Airbus inició los trámites en 2010, con lo cual podéis observar como éste no ha sido un proceso instantáneo.

Como ya he dicho, registrar las ideas muchos años antes de poder desarrollarlas no es exclusivo de Airbus. De hecho, Boeing ya registró en 1979 una curiosa estructura de dos fuselajes, algo similar a lo que hizo Airbus con un diseño propio en 2010 (Airbus inscribe patente de extraño avión de “doble fuselaje”); Airbus propuso este nuevo diseño para superar las limitaciones que ofrecía el diseño de Boeing.

Diseño de un avión de 2 fuselajes propuesto por Boeing (1979)

Otra patente realmente interesante, quizás aquélla con el desarrollo más cercano en el tiempo, fue la creación de motores basados en la tecnología nuclear por parte de Lockheed Martin. La compañía trabaja de manera ardua en este desarrollo y quizás podamos verlos en acción como prototipos en cuestión de 4-5 años. Airbus se ha hecho eco de este macro-proyecto y también está trabajando en él. Si todo esto sale adelante, que saldrá, muy posiblemente cambiará la Humanidad para siempre; cada vez se hace más significativo el hecho de que la energía nuclear es la energía del futuro.

Si estáis interesados en conocer las patentes de las grandes compañías os recomiendo que leáis prensa especializada en lengua inglesa, aunque os adelanto que no conoceréis muy a fondo de qué se trata pues parte de la gracia se encuentra en la confidencialidad.

Os dejo algunos enlaces interesantes:

Airbus applies to patent 'flying saucer' plane

Concorde Mark 2: Airbus files plans for new supersonic jet

Could we fly from London to New York in an hour?

Lockheed Martin's new fusion reactor might change humanity forever

Lockheed Developing Truck-Sized Nuclear Fusion Reactor

Cierto es que no sabemos qué nos deparará el futuro pero este brainstorming aeronáutico supone, sin duda, un gran comienzo para la apasionante época de avances que está por venir.

Deja un comentario