Echegaray y la “peligrosa” puerta giratoria del Nº3 de Aena

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- El sindicato CSIF-Aena suele hacer incómodas preguntas a la empresa medio pública sobre aspectos que se podrían encajar dentro de la habitual práctica de las puertas giratorias. En este caso se refieren al Número 3 de AENA, Fernando Echegaray, que ha sido fichado por ADP (Aéroports de París, S.A.). Se trataba nada menos que del Director de la Red de Aeropuertos. Es decir una persona con toda la información sensible que puede desear la competencia en este mundillo aeroportuario, y que se pretende conocer hasta qué punto puede utilizarse ahora contra los intereses de AENA. 

Por su parte el diputado Félix Alonso, de En Comú Podem, ha tomado la información disponible para plasmarla en forma de pregunta parlamentaria, de la que fundamentalmente se deduce que se trata de un caso claro de “puertas giratorias”, pero en este caso, con una información sensible desde el punto de vista comercial, es decir, que afecta al 51% estatal de esa Red de Aeropuertos de Aena, y tampoco está claro, por lo que cuestiona si Echegaray estaría sujeto a algún tipo de cláusula de confidencialidad, y en qué condiciones económicas se ha producido su salida o cese de la empresa mediante una liquidación en bonos, compensación, productividad o retribución. Cuando el río suena, normalmente algo de agua lleva, y no creemos que la pregunta de Alonso sea simplemente un brindis al sol, sino más bien en sus preguntas probablemente encontremos aquello a lo que el Gobierno no contestará con claridad argumentando tal o cual norma formal, pero no contestando directamente, sobre todo, a lo de la cláusula de confidencialidad. Más de lo mismo en esta habitual práctica de puestos a dedo que terminan en empresas privadas en España. Es decir decisiones políticas sobre el interés público.

Esta pregunta probablemente sirva de “trainning” para cuando Vargas acabe de ordeñar la vaca de los aeropuertos del país y salga con destino a tal o cúal empresa una vez haya cumplido con su deber con el 49% de los accionistas de los aeropuertos hasta hace poco de todos los españoles. Eso de “Fomento no paga a traidores…” debería figurar grabado en la cabecera de los ministros que deambulan por Castellana 67, y eso del Código de Buenas Prácticas, debería aplicarse con especial rigurosidad en todo lo que huela a público en este país donde hasta los presidentes del Gobierno se sientan a dar explicaciones a los Magistrados… eso sí, en una posición que no les corresponde, de igual a igual con los que imparten justicia. Una repugnante imagen para los creyentes en el Estado de Derecho. ¡Qué vamos a esperar!

 

Deja un comentario