El ERE de Binter: ¿Un plan de viabilidad o una estrategia empresarial?

0

José Luís ReinaLas Palmas de Gran Canaria, 26 de octubre de 2011.- El pasado 10 de octubre la dirección de la compañía Binter anunciaba al colectivo de trabajadores la solicitud ante la autoridad laboral de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 65 trabajadores (28 pilotos y 37 TCP,s). De aplicarse este ERE supondría la práctica extinción de la aerolínea canaria que se quedaría con 8 pilotos y 10 Tcp´s.

Según el grupo Binter las causas de este ERE serían económicas y tendrían como finalidad la viabilidad económica de la empresa, que se habría vistoabocada a reducir costes por la intensa competencia de las "low cost". Y es eneste punto, según SEPLA, donde surgen las contradicciones. En las CuentasAnuales de Binter Canarias, aprobadas el pasado 28 de junio, se hacereferencia a "una situación financiera saneada". De hecho, el patrimonio netode la entidad mantiene la tendencia creciente de los últimos años con más de 65 millones en 2010 y un ratio de solvencia de 42,6%. Además, el Grupo BinterCanarias sigue manteniendo la mayoría de las operaciones aéreas interinsulares, núcleo del mercado de Binter Canarias. La competencia de Binter Canarias se encuentra principalmente en las otras aerolíneas del grupo que, en todo caso, pertenecen a los mismos propietarios. Asimismo, hay que tener en cuenta que ha sido la propia Binter Canarias quien ha ido reduciendo artificialmente su presencia en el mercado insular, a través tanto del vaciado de producción propia a favor de Naysa y Canarias Airlines (las otras empresas del conglomerado), así como de la infrautilización de su flota y su personal.

Llama la atención que sólo unos meses después de esta aseveración de solvencia se argumente desde el grupo Binter la imposibilidad para "poner en valor" su estructura operativa, sin otro remedio ni plan de viabilidad diferente a instar un ERE. En este mismo sentido, resulta incomprensible la distribución de un dividendo cuando la Entidad prevé entrar en dificultades financieras.

Por otro lado, y siguiendo en esta misma línea de argumentación, destaca la distribución en 2010 de la totalidad del resultado positivo de NAYSA en 2009,por el importe de 6,04 millones de euros, dejando a la entidad a finales de 2010 con un nivel de fondos propios ligeramente por debajo del Capital Social, con un ratio de solvencia del 3,4%.

Estrategia empresarial vs plan de viabilidad

De todo esto se deduce que el interés real del grupo es convertir a Binter Canarias en la estructura patrimonial que permita mantener las garantías financieras de cara a los avales que mantiene con el leasing de aviones de Naysa y Canarias Airlines. Destaca también que el ERE presentado no venga acompañado de un plan de viabilidad para garantizar el futuro de la aerolínea distinto a la mera aplicación de un ERE de extinción y a la sistemática internalización de la producción a otros operadores de la misma Unidad de Decisión.

El ERE supone el último recurso de la empresa para deshacerse del convenio colectivo de los pilotos y apostar exclusivamente por las otras aerolíneas del grupo Binter cuyas plantillas carecen de garantías laborales esenciales, tales como la representación sindical.

Sobre Binter

Binter Canarias se crea en 1988 para asumir los vuelos interinsulares que hasta el momento realizaban Aviaco e Iberia. En julio de 2002, Iberia se la vende a un grupo privado canario. Hasta mayo de 2007 Binter Canarias contaba con 13 aeronaves pero desde mediados de este mismo año ha ido cediendo cada vez más cuota de mercado a Naysa, aerolínea adquirida poco tiempo antes por los propietarios de Binter. Actualmente la mayor parte de los vuelos del grupo Binter los realiza Naysa, con un total de 12 aviones, mientras que Binter Canarias opera con 7.

El 20 de septiembre el grupo Binter crea la tercera compañía, Canarias Airlines (CANAIR) a costa del personal y material de Binter Canarias. Como consecuencia el número de tripulantes de Binter Canarias ha disminuido progresivamente hasta pasar a tener 36 tripulantes técnicos y 49 tripulantes de cabina.

Deja un comentario