Roma, IT.- El futuro de la aerolínea italiana Alitalia está nuevamente bajo el foco de atención al anunciarse que Easyjet se retirará del proceso que buscaba asegurar el atormentado futuro de la aerolínea. Easyjet con sede en el Reino Unido formaba parte de un consorcio, que incluía a Delta Airlines, que estaba en conversaciones con Ferrovie dello Stato, socio negociador del gobierno italiano, para inyectar el capital necesario para rescatar de la quiebra a Alitalia.

Alitalia ha estado a la venta desde 2017, cuando se declaró en bancarrota, la segunda vez en una década. Ryanair inicialmente mostró interés en la aerolínea, pero pronto se retiró. Se rumoreó que el consorcio actual formado por Delta y Easyjet estaba interesado en Alitalia en Noviembre de 2018 y se anunció oficialmente el pasado mes de febrero. En Noviembre de 2018, cuando se informó por primera vez sobre la idea de un consorcio, el Director Ejecutivo de EasyJet, Johan Lundgren, dijo que cualquier adquisición de los activos de Alitalia tendría que ser “estratégica, operacionalmente viable y tener sentido comercial”.

Esta semana no se hizo ningún anuncio formal ni se dieron razones para la retirada de Easyjet. El Financial Times informó que Easyjet  “sigue comprometido con Italia como un mercado clave para la compañía, donde actualmente transporta 18,5 millones de pasajeros cada año y emplea a 1400 pilotos y tripulaciones, todos en los contratos locales “.

The Telegraph informó el sábado que funcionarios italianos viajaron la semana pasada a Atlanta para negociar una posible inyección de capital de 400 millones de euros. Preocupaba que Easyjet, que, según se informa, estaba principalmente interesado en vuelos de corta distancia desde el aeropuerto de Linate en Milán, estaba a punto de abandonar cualquier acuerdo. Bloomberg informó que Delta continuaba “explorando formas de trabajar con Ferrovie dello Stato manteniendo nuestra asociación con Alitalia en el futuro”. La aerolínea italiana y la estadounidense son socios en la alianza estratégica global de aerolíneas SkyTeam.

Los acontecimientos de esta semana surgen al aproximarse la fecha límite de abril en la que  Alitalia deberá pagar los 900 millones de euros que recibió del gobierno italiano. Cualquier otra inyección por parte del gobierno daría lugar a una revisión de las ayudas estatales por parte de la Unión Europea que evaluará si Alitalia, tiene una ventaja injusta sobre sus competidores al recibir la financiación. La Comisión Europea permite la inversión y la ayuda operativa bajo ciertas condiciones, pero investiga cualquier posible incumplimiento del principio de economía de mercado dentro del sector de la aviación.

El gobierno italiano ha establecido como fecha límite finales de marzo para que Delta y Ferrovie dello Stato presenten un paquete de rescate para Alitalia.

Deja un comentario