El LANDSAT 8 fue lanzado con éxito esta semana

0

Madrid, SP, 16 de febrero de 2013.- GMV se encarga de la planificación, la programación, el análisis y el archivo de la misión LANDSAT de Continuidad de Datos de la NASA.

El pasado 11 de febrero la NASA lanzó con éxito el satélite de observación de la Tierra Landsat 8. El lanzamiento tuvo lugar a bordo del cohete de United Launch Alliance –Atlas 5– desde la base de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) en Vandenberg, California. Se trata del octavo satélite del programa Landsat, un programa conjunto de la NASA y el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

La misión, con un coste aproximado de 855 millones de dólares, continúa un legado de cuatro décadas de mantener en constante vigilancia los glaciares de la Tierra, los bosques y las costas desde el espacio.

Desde el lanzamiento del Landsat por primera vez en 1972, los satélites han sido testigos clave de la historia, la documentación de los años 1980 Mount St. Helens y la erupción de 1986 desastre nuclear de Chernobyl. A través de las décadas, los satélites Landsat han supervisado las condiciones de sequía, la producción mundial de cultivos, glaciares reducidos y los efectos de la expansión urbana.

GMV proporciona apoyo –desde el año 2008– a The Hammers Company, compañía que tiene un contrato con la NASA, para el desarrollo del elemento de operaciones de misión (Mission Operations Element, MOE) de la Misión Landsat de Continuidad de Datos (Landsat Data Continuity Mission, LDCM). La empresa de aeronaútica se encarga de la planificación, la programación, el análisis y el archivo de la misión, así como de la ingeniería de los sistemas, la asistencia técnica y el modelado de la memoria de abordo (Solid State Recorder, SSR) dentro del equipo de The Hammers Company.

El contrato con The Hammers Company incluye el diseño, el desarrollo, la integración, la prueba, la entrega y la instalación del MOE, soporte para la integración y prueba a nivel de sistema y misión, soporte para las actividades de certificación de operaciones, soporte de ingeniería durante el periodo de lanzamiento y puesta en órbita, así como un periodo de asistencia de ingeniería.

La LDCM es un elemento del programa Landsat realizado conjuntamente por la NASA y el USGS. Continúa con los objetivos programados en 1992, que consisten en proporcionar datos para el futuro suficientemente coherentes con los datos anteriores del Landsat para detectar y llevar a cabo una tipificación cuantitativa de los cambios producidos en/o sobre la superficie terrestre.

La LDCM se concibió como una continuación de la serie de misiones Landsat que llevan proporcionando cobertura de las superficies continentales terrestres desde 1972.

En palabras de Jorge Potti, director general de Aeroespacio de GMV, “la labor de GMV en la misión LANDSAT ha sido merecedora de elogios tanto por the Hammers Company como por los equipos de la USGS y de la NASA que participan en el programa. A ello se suma el orgullo que para GMV supone participar en este programa que tan importante contribución está realizando en la observación de la Tierra y que llevará a los científicos a entender muchos de los cambios que se están dando en los procesos naturales en nuestro planeta.”

Deja un comentario