El presidente de Spanair no se presenta al Barça, pero controlará una candidatura

0

El número uno de Spanair, Ferran Soriano, dedicará su tiempo a trabajar a tope para la aerolínea y no encabezará ninguna lista para presidir también el FC Barcelona. Pero tampoco se quedará de brazos cruzados, ya que en los últimos tiempos ha mantenido intensos contactos para que se presente otra candidatura que pueda disputar el sillón que en junio deja libre Joan Laporta, según ha podido saber El Confidencial de fuentes solventes. Ver artículo completo en COTIZALIA.

"La lista no será encabezada por Alfons Godall ni por ninguno de los nombres que hay sobre la mesa, sino por una persona que tiene tirón y cuyas posibilidades de ganar son muy elevadas. Pero todavía se está trabajando en ello", añaden las mismas fuentes. Soriano, de momento, no formará parte de ella, pero trabajará "como si la encabezase".

Sin embargo, tuvo buen cuidado en señalar que siempre estará a disposición del Barça y que apoyará "incondicionalmente" al presidente que surja de las elecciones de junio. De momento, los candidatos mejor posicionados son el ex vicepresidente Sandro Rosell, que todavía no ha oficializado su candidatura, y el actual vicepresidente Jaume Ferrer, que desde esta semana cuenta con el apoyo de Laporta para constituirse en la candidatura oficialista.

En las últimas semanas, el también vicepresidente Alfons Godall era el candidato oficialista, secundado por el tesorero, el economista Xavier Sala i Martin. Godall, sin embargo, ofreció la cabeza de lista a Soriano, lo que contrarió a Laporta. Fuentes internas del club señalaron a este diario que Soriano "estaba encantado con formar tándem con Godall", pero puso como condición hacer una lista nueva eliminando a los demás integrantes de la de Godall. En otras palabras, sólo salvaba a éste. Por eso, Laporta intentó que la lista oficialista continuase adelante sin Godall, pero con Sala i Martin a la cabeza. El economista se negó y al presidente culé no le quedó más remedio que dar su apoyo a Ferrer, ya que todos los demás candidatos podrían considerarse críticos con él.

Presiones de los accionistas

Desde otoño pasado, sin embargo, el núcleo duro de accionistas de Spanair presionaba a Soriano para que no presentase candidatura, ya que la delicada situación de la aerolínea necesita que se le dedique todo el tiempo del mundo. "Si la compañía estuviese ya encarrilada, no habría problema, pero en estos momentos interferiría en la estrategia, que se encuentra en su momento más crítico. A él se le dijo que era presidente de Spanair porque se necesitan ejecutivos con talento que le dediquen todos sus esfuerzos. Si se presentaba de candidato a las elecciones del Barça, por mucho que se diga, iba a repercutir en su gestión y no estaría al 100% en la compañía, que es lo que interesa en estos momentos", señalaron a este diario fuentes cercanas a la empresa.

Un empresario que fue uno de los que negoció su incorporación a Spanair el año pasado es más categórico y afirma que "se le paga para que ponga en órbita a la compañía y hasta ahora ha hecho muy poco. Y no cobra un sueldo precisamente pequeño". Según algunas fuentes, el salario que percibe de la aerolínea sobrepasa los 300.000 euros anuales, aunque otras fuentes elevan sensiblemente esta cantidad.

Fuentes cercanas a Soriano consultadas por El Confidencial destacan que "siempre había dicho que su prioridad era Spanair" y minimizaron las presiones. Y él mismo, en una rueda de prensa convocada ayer por la tarde, señaló: "La decisión más responsable, hoy, es no presentarme a la presidencia del Barça", ya que tiene un firme compromiso con la compañía aérea.

Las fuentes antes citadas señalan también que "su cargo en Spanair no es ejecutivo, por lo que ambas presidencias serían compatibles", afirmación que fue ratificada por el propio Soriano. Sin embargo, reconoció que esta fase de la estrategia requiere todavía mucha intensidad "y necesita mucho foco de su presidente". El máximo directivo de la aerolínea señaló que su decisión es individual y personal" y que expuso la situación a los miembros del consejo de administración obteniendo un "apoyo unánime" a su decisión.

También destacó la labor que se ha realizado durante el último año para mejorar la estrategia de Spanair, con la mejora de las conexiones aéreas, el recorte de costes y la financiación de 100 millones de euros a que se habían comprometido los accionistas cuando compraron la compañía al grupo sueco SAS. En este sentido, alabó la responsabilidad y el heroísmo de los empresarios catalanes y comparó el caso con el del aeropuerto de Barajas, donde, dijo, el mérito es de una compañía, Iberia, y no del tejido empresarial.

Deja un comentario